www.diariocritico.com
Con la vista puesta en la primavera

Con la vista puesta en la primavera

viernes 13 de diciembre de 2013, 09:52h
Aunque el tiempo no acompañe y los frios invernales nos provoquen insufribles catarros que conviertan los ágapes navideños de las "entrañables" en una especie de salas de espera de consultorios, todo apunta a que muchos están pensando ya en lo que puede ocurrir en Andalucía en la próxima Primavera: Desde que tomó posesión, hace ahora unos cien días, he repetido en diversas ocasiones y en varios foros que Susana Díaz adelantaría las elecciones andaluzas para hacerlas coincidir con las Europeas del año que viene. Vayan comiendose los turrones deprisa porque una vez pasados los Reyes Magos va a comenzar el tiroteo de ls presunta campaña preelectoral. Conforme avanza la legislatura cada día estoy más convencido que lo hará fundamentalmente por tres motivos.

Primero, porque esta rutilante nueva estrella del firmamento socialista hispano, curtida en cientos de batallas internas y en la fontanería del partido, necesita un respaldo popular del que carece y que pueda colocarla como referente innegable para poder aspirar a más altas cotas. Un triunfo electoral en Andalucía, aunque no fuese por mayoría absoluta, le daría el respaldo necesario para afrontar con garantías de éxito los nuevos retos. Si Susana, como es previsible, vuelve a conseguir una victoria sobre el PP, superaría el trauma con el que se fue Pepe Griñán, el de ser el único candidato socialista que no logró la victoria en Andalucía en los últimos treinta años. Segundo, porque el PP andaluz sigue indeciso a la hora de buscar un candidato y si, como casi todos nos tememos, éste al final va a ser un casi desconocido para los electores, Susana tendría ante sí un adversario facilmente batible por mucha marchamo de corrupción que marque la jueza Alaya. Y tercero, porque buena parte del PSOE andaluz está hasta la coronilla de que sus socios de Gobierno, la coalición IULV-CA, se apunten los tantos demagógicos de decisiones impuestas en el Consejo de Gobierno  y escasamente rentables para los socialistas. Susana quiere quitarse de en medio cuanto antes su dependencia de Valderas, Gordillo, Maillo y compañía que lo ùnico que pueden aportarle es un robo de votos. Tres razones incontestables que avalan un adelanto electoral. Tres razones que, si no surge un traspiés que las modifique, van a marcar la hoja de ruta de la presidenta de la Junta.

Mientras tanto, el tsunami de corrupción que invade a la UGT andaluza comienza a afectar a otros agentes sociales. Aquí, al sur de Despeñaperros, no se libra ni Dios de los escándalos. Políticos, sindicatos, empresarios, presidentes de clubes de fútbol, todos están inmersos en una dinámica de escándalos que parece no tener fin y que pone a esta comunidad como ejemplo del deterioro del sistema democratico. Ahora, la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) ha visto como su presidente, Santiago Herrero, ha tenido que dimitir de su cargo por los últimos escándalos que han afectado a su organización y que tienen mucho que ver con lo que está pasando con la central sindical filosocialista. Una fallida inversión en viviendas que ha dejado "colgados" a más de un centenar de propietarios que han perdido el dinero ha sido la espita que ha disparado un escándalo que, desde hace tiempo, se veía venir. A casi nadie le ha sorprendido la dimisión de Herrero y su sustitución por el "empresario" malagueño de souvenirs turísticos Javier González de Lara, un hombre de paja que tampoco parece que pueda poner un poco de órden en el actual desorden de la CEA.

La cuestión clave es cómo ha sido posible que los agentes sociales, empresarios y sindicatos, hayan podido subsistir y crecer sin que sus afiliados les pidieran cuenta de sus acciones. Lo que menos contaban eran la cuotas  de sus socios porque unos y otros han vivido en el noventa por ciento de los casos de las subvenciones que la Junta les ha dado a manos llenas en los Acuerdos de Concertación para ganarse sus apoyos y la llamada "paz social". El abismo creado y fomentado por la propia Administración entre los dirigentes de sindicatos y empresarios y sus afiliados ha sido tan grande que les ha permitido no tener que dar cuenta de sus actuaciones, muchas veces incluso delictivas. Al final, la mierda era tan abundante y apestosa que, en uno y otro caso, UGT y CEA, ha salido a la luz. Ye veremos si este último escándalo no acaba también en manos de la Justicia y con importantes personajes imputados.

Lo dicho. De seguir a este ritmo, en Andalucía van a quedar escasos sectores sociales que no acaben imputados. No es ya un problema de algunos chorizos, sino un verdadero problema de la propia sociedad auspiciado por un régimen monolítico y pseudodictarial que ha gobernado ininterrumpidamente durante los últimos cuarenta años que ha hecho la vista gorda cuando no ha fomentado la sinvergonzonería y la desfachatez de sus afiliados y aliados. Por desgracia, y si nosotros mismos no logramos cambiarlo, es lo que hay y lo que los andaluces nos merecemos por nuestra propia desidia.    
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios