www.diariocritico.com
Día internacional de la Felicidad

Día internacional de la Felicidad

jueves 20 de marzo de 2014, 17:15h
Ayer se celebró el Día Internacional de la Felicidad. En otras fechas del calendario hay días internacionales e incluso mundiales por la infancia, ya que hay millones de niños que mueren de hambre, son maltratados o son mano de obra inhumana. Existe el día de la mujer trabajadora porque a igual trabajo sueldo más bajó para ellas; el de la lucha contra el cáncer porque los avances científicos no logran evitar millones de muertes; el de la lucha contra la violencia de género porque todos los años mueres miles y miles de mujeres a manos de quienes, encima, tienen la desvergüenza de decir que las quieren. La lista es larga. Tan larga como las carencias, las injusticias, los dolores que afligen a la humanidad.

El Día Internacional de la Felicidad se celebra para poner en valor, nada menos, eso tan complejo y, a veces tan difuso, que es la felicidad. La encuesta de Eurostat nos dice que nosotros, los españoles, somos los séptimos más felices de Europa. Por encima de Italia, Francia y la poderosa Alemania. Nunca he creído demasiado en las estadísticas. Si no formas parte de las mismas son música celestial. Por eso creo que habrá millones de europeos y de españoles que no se sienten en absoluto felices.

Hay situaciones en las que la felicidad debe ser imposible. ¿Cómo ser feliz si ves que un ser querido ser esta muriendo, si un amigo te traiciona, si quien amas nunca te ha amado?. No obstante muchos estudiosos de la psiquis humana mantienen que a pesar de todo y de todos, uno puede llegar a ser feliz. Basta, aseguran, con ver el lado bueno de las cosas, con saber esperar contra toda esperanza. Que sí, que aunque cueste creerlo se puede ser feliz.

Y a eso, cuando menos, hay que aspirar, a ser feliz pero a serlo sabiendo tus propios límites, acomodando las expectativas a lo posible, sustituyendo los SMS por un café mano a mano, dando por bueno y suficiente lo que uno tiene --no incluyo aquí a quienes nada o muy poco tienen-- aunque esto sea menos de lo deseado, sin enfadarse cuando te miras al espejo para poder mirar a los que te rodean y a los que menos tienen, a los más débiles con una pizca más de empatía de lo habitual. ¡Cuantas lecciones dan los pobres, los que sufren...!


Si no se dio cuenta de que ayer fue el Día Internacional de la Felicidad, celébrelo hoy. Una confidencia. Mi padre, que era un hombre sabio, que supo envejecer con dignidad y murió de pie siempre me decía: piensa por un momento lo que la vida te puede quitar en un segundo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios