www.diariocritico.com
Málaga vive una jornada histórica con el estreno de un metro que llega corto, con retraso y sobrecoste

Málaga vive una jornada histórica con el estreno de un metro que llega corto, con retraso y sobrecoste

miércoles 30 de julio de 2014, 18:39h
La aspiración era la de tenerlo en 2007. Después, se fijó por contrato para 2009. Luego, se anunció el famoso 11 del 11 del 2011 y, finalmente, este miércoles 30 de julio a las 12.35 horas será recordado como el día en que Málaga disfrutó al fin de su metro. Eso sí, es un trazado corto, con muchos sobrecostes y que debe completarse a toda costa.
Eran las 12.34 cuando la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, conectaba a través de videoconferencia con el centro de control del metro. Al otro lado, el coordinador, Juan Ocaña, se encargaba de transmitir la orden de iniciar el primer viaje oficial del suburbano. A las 12.35, el convoy avanzaba hacia el Martín Carpena pilotado por Virginia Ganado, que pasará a la historia por ser la primera conductora. A bordo del tren, cuarenta trabajadores de la concesionaria, todo un gesto de homenaje a quienes con tanto esfuerzo se han empleado para que el proyecto cristalice. Entre ellos, como nota curiosa, Vicente Ruiz, un hombre de 90 años que fue el último conductor del tranvía de Málaga.

La temperatura en la estación de El Perchel, frente a la terminal de tren María Zambrano, era elevada y el aire, denso (algo que quizás habría que revisar). Las autoridades corrían a hacerse la foto. El metro ya funcionaba y la Joven Orquesta de Málaga interpretaba los sones del himno compuesto para la ocasión por Manuel Marvizón. Era el momento de salir a la superficie para realizar la anunciada suelta de globos. Pero, quién sabe si por el protocolo o por las concentraciones de protesta de diversos colectivos como los bomberos forestales y los agentes de empleo, el acto terminó ahí.

El macroacto, conducido por los periodistas de Canal Sur Juan Carlos Sánchez y Mariló Maldonado, había comenzado pasadas las diez y media de la mañana en las llamadas cocheras del metro (en realidad, sede técnica, con talleres, centro de control, hangares...) Además de la proyección de vídeos, tuvieron lugar los discursos del presidente de la concesionaria, Metro Málaga, Javier Pérez; del director general del Banco Europeo de Inversiones (cuya financiación ha hecho posible la obra), el malagueño Carlos Guille; el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre; la consejera de Fomento y Vivienda, Elena Cortés; la ministra de Fomento, Ana Pastor, y la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz.

En prácticamente todas las alocuciones, estuvo presente el recuerdo de Verónica Frías, tristemente fallecida la víspera a manos presuntamente de su expareja, a la que ya había denunciado por maltrato en 2009.

Posteriormente, periodistas, autoridades e invitados (la cifra de asistentes superó los 400), se dirigieron a tomar varios convoyes que les trasladaban a la estación de El Perchel, donde tuvo lugar la puesta en escena final.

Como nota curiosa, había quienes se agolpaban en las estaciones en superficie de la zona de El Cónsul y Teatinos. Sin embargo, su turno no había llegado. Fue a partir de la una de la tarde, con las autoridades ya en retirada cuando los malagueños pudieron probar su metro, que durante la jornada del miércoles es gratuito.

Entre los invitados, se encontraban políticos, representantes vecinales, de colectivos, de colegios profesionales y algunas personas clave en la historia del suburbano, como Enrique Urkijo, el primer director gerente. Quien fue su sucesor, Enrique Salvo, que también impulsó el proyecto como delegado de Obras Públicas prefirió no asistir.

El metro en cifras

Han sido necesarios 13 años desde que se redactó el proyecto, 10 desde que se adjudicó el contrato y 8 desde que se iniciaron las obras para que Málaga se convierta en la séptima ciudad española con metro. Pero, ni el metro llega al Centro, ni mucho menos a la Malagueta ni ha costado los 400 millones previstos. De hecho, quedándose de momento en Renfe, la inversión supera los 600 millones, a los que habrá que añadir los 138 para que en 2017, si el plazo se cumple, el suburbano alcance la Alameda, a la altura de la Casa del Guardia. En esa fecha, también tiene que estar en servicio el ramal que parte del entorno del Corte Inglés y llegará al Hospital Civil, que no estaba estipulado en el contrato inicial. De La Malagueta, nada se sabe. Ni se sabrá en mucho tiempo.


Actualmente une la estación de Renfe con el Palacio de Deportes Martín Carpena (futura línea 2) y la ampliación del Campus de Teatinos (futura línea 1). De momento, hasta la puesta en servicio del siguiente tramo funcionará en línea única. Tiene 17 estaciones que abarcan 12 kilómetros, el 81% del trazado previsto y se espera que por ellas pasen cada año 15,5 millones de viajeros hasta 2016.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios