www.diariocritico.com
Solsticio de invierno y equinoccio de primavera

Solsticio de invierno y equinoccio de primavera

martes 13 de enero de 2015, 18:34h
No sé si se acordarán de la boutade que pretendieron instaurar hace unos años algunos miembros de Izquierda Unida encabezados por su entonces portavoz en el Ayuntamiento de Sevilla, Antonio Rodrigo Torrijos cuando quisieron cambiar la denominación de las fiestas navideñas por las del solsticio de invierno con el fin de quitarle cualquier connotación religiosa. Aquello dio lugar a centenares de chistes y comentarios que obligaron a sus promotores a dar marcha atrás y hacer desmentidos antes de que el personal los corriese a gorrazos por la Plaza Nueva. Bueno, pues parece que algunos no aprenden y como el hombre (o la mujer) es el único animal que tropieza dos veces en las misma piedra, la secretaria general de Podemos en Sevilla, una tal Begoña Gutiérrez, (de tal palo, tal astilla) ha iniciado su mandato con una propuesta similar a la del camarada Torrijos pero que, en esta ocasión, va más allá ya que afecta a un mundo que es clave para entender la sociedad sevillana, el de los capillitas y las cofradías. Dice la tal Begoña Gutiérrez (cuyo nombre y apellido coincide con el de una amiga mía que nada tiene que ver con la ínclita en cuestión) que si Podemos gobierna alguna vez en Sevilla, "serían los ciudadanos y las ciudadanas quienes decidirían si hay o no Semana Santa".
 Con la Iglesia hemos topado, amigo Sancho, que diría don Quijote. Esta mente lúcida quiere instaurar ahora las fiestas del equinoccio de primavera y que los cien mil nazarenos que salen en penitencia en Semana Santa acompañando a las imágenes del medio centenar de cofradías, se queden en sus casas llorando como si lloviera a mares o se vayan unos días a la playa. ¡Vamos, anda! Yo no sé si esta señora ha nacido aquí o en un rincón perdido de la cuenca del Amazonas, lo que sí sé es que es una inculta del mil pares de cojones. La Semana Santa de Sevilla, sea uno creyente o no lo sea, la comparta o no, es algo tan arraigado en la ciudad y en sus tradiciones, tan imbricado en la sociedad sevillana, que ni siquiera en la época mas anticlerical de la Segunda República se atrevieron a suspenderla. Así que menos lobos Caperucita Roja. Otra cosa es que estos de Jodemos, perdón, de Podemos, quieran convertir la política en un movimiento asambleario permanente porque lo preocupante de sus manifestaciones no son las tonterías que se le ocurren a sus dirigentes sino que pretendan convocar referéndums por cualquier chorrada para que la gente decida como tienen que gobernar ellos. Ya les digo, como ganen nos vemos todos un día sí y otro también en la Plaza Nueva para votar si cambian los bancos de la Puerta de Jerez, si amplían el carril bici hasta Marinaleda, si derriban el bodrio de las Setas o si okupan la Torre Pelli.

En serio, uno pensaba que estos muchachos del Pablo Iglesias, el Errejon y el Monedero eran gente más o menos inteligente y cultivada intelectualmente que estaban comprometidos con la regeneración democrática, con la lucha contra lo que ellos llaman la casta, con el poder para el pueblo pero sin el pueblo, con las dictaduras bolivarianas, cubana e iraní, con el control de los medios de comunicación, con la nacionalización de la banca, pero me da a mí que lo único que quieren es el "quítate tú para ponerme yo" y poder llevárselo tan calentito como se han han estado llevando los otros durante décadas. Hombre, tal y como se estaban poniendo las cosas y anunciando las encuestas, me da a mí que las declaraciones de la tal Begoña han puesto a cada uno en su lugar y los sevillanos ya saben a lo que se arriesgan si votan a Podemos. Tal y como comentaba un twitero, "que los de Podemos se dejen de tonterias, aquí lo único capaz de suspender la Semana Santa no son ni ellos ni la Iglesia ni el Papa, sino que venga un temporal de lluvias".

Mientras tanto, nuestra querida superpresidenta, Susana Díaz, tan preocupada ella por el bienestar de sus súbditos andaluces, lleva una semana peleándose con su segundo, el vicepresidente Diego Valderas sobre el pretendido viaje de éste al Sahara. Como ven, todo un ejemplo de como perder el tiempo en discusiones bizantinas entre los dos socios de Gobierno mientras los ciudadanos asistimos embobados a esta manera de gobernar la nada sin hacer nada de nada. Estupendo. Estamos encantados de haberla conocido.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
1 comentarios