www.diariocritico.com
El órdago

El órdago

miércoles 04 de febrero de 2015, 08:09h
Para algunos cinéfilos, la "ambición rubia" no es otra que Marilin Monroe, para otros es la cantante Madonna, pero para los andaluces la ambición rubia tiene un nombre Susana y dos apellidos Díaz y Pacheco, es trianera de nacimiento y no es otra sino la superpresidenta de la Junta de Andalucía. La señora, que no ha sabido hacer otra cosa en su vida que vivir por y de la política desde los dieciséis años, acaba de cumplir cuarenta, está embarazada de cuatro meses y se está preparando para afrontar su primer reto importante, enfrentarse a las urnas, algo que nunca ha hecho. Resulta cuando menos curioso que Susana haya llegado hasta donde ha llegado, nada más y nada menos, que a presidir los Consejos de Gobierno de la Junta en el imponente Palacio de San Telmo sin que nadie la haya votado jamás, sin el necesario respaldo del pueblo que es algo inherente a las democracias. Será por eso por lo que le ha entrado de repente tanta prisa en disolver el Parlamento y convocar con toda la urgencia posible, como si estuviera a punto de romper aguas, las elecciones andaluzas para el próximo 22 de marzo. A ella le da igual ocho que ochenta, le da lo mismo que los andaluces nos gastemos doce millones de euros en unos comicios en solitario cuando podríamos habérnoslos ahorrado si hubiese esperado un par de meses (tampoco es tanto después de aguantar durante tres años a los socios de IULV-CA) hasta el 24 de mayo y hacerlas coincidir con las municipales. Dicen los expertos que ha sido un antojo. Yo hubiese preferido que le apeteciese mejor unas gambitas de Mariscos Emilio, una pringá de la Bodeguita Romero o un menudo de Casa Cuesta, pero qué le vamos a hacer.

No sé si han podido ver las dos encuestas que han publicado el pasado fin de semana sendos diarios nacionales, el ABC y El Mundo, sobre las elecciones andaluzas. Aunque yo no me fío mucho de los sondeos dados los precedentes en esta tierra, ambas coinciden en darle la victoria al PSOE que conseguiría en torno a 45 escaños mientras el PP lograría unos cuarenta. IULV-CA obtendría 7 u 8 y Jodemos, perdón, Podemos, entre 15 y 17. Ninguno de los dos grandes partidos, por lo tanto, se haría con la mayoría absoluta, 55 diputados, con lo que caben dos posibilidades, o que pacten entre sí o que alguno de los dos se alíe con ese incómodo socio que pueden ser los muchachos de Pablo Iglesias, algo harto improbable en estos momentos tanto para Susana Díaz como para Juanma Moreno. Una tercera vía sería dejar que gobernase el partido más votado, en este caso el Socialista, y que contase con apoyos puntuales del PP o de Podemos, según el caso, en asuntos claves como la aprobación de los presupuestos. Ello supondría una especie de arriegado juego de funambulísmo político que conduciría casi sin remedio a la convocatoria de otras elecciones anticipadas en breve espacio de tiempo. Y ha mí me parece que el país no está para más citas electorales en este año que, con las catalanas en otoño, vamos a salir de campañas hasta la mismísima coronilla.

Por todo ello me parece a mí que el caprichoso adelanto electoral de Susana Díaz mintiendo descaradamente a sus súbditos andaluces, es una especie de órdago a las grandes que espera ganar antes de que, por un lado, mejore ostensiblemente la situación económica y suba el todavía escaso conocimiento del candidato popular, y por otro antes de que el fenómeno Jodemos, perdón, Podemos, que en Andalucía tiene en contra la escasa habilidad política de sus dirigentes regionales y sus continuas meteduras de pata, alcance una mayor presencia. Con todos mis respetos me da la impresión que Susana lo ha apostado todo al 22, rojo y par, creyéndose lo que le cuentan sus asesores y cogecosas sobre su indudable liderazgo. Es cierto que el tirón Susana, por primera vez, va a pesar en esta ocasión más que la marca PSOE, pero la pregunta es ¿será suficiente para alcanzar esos cincuenta diputados necesarios para gobernar aunque sea de nuevo con el apoyo Izquierda Unida? Lo dudo. El órdago le puede salir caro a la "ambición rubia" y de camino a todos los andaluces que nos vamos a ver metidos en un verdadero lío sin comerlo ni beberlo. Al tiempo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.