www.diariocritico.com
¿Son necesarias las marchas del orgullo gay? Editorial
(Foto: DC)

¿Son necesarias las marchas del orgullo gay? Editorial

sábado 04 de julio de 2015, 14:18h
Se produce en Madrid una nueva manifestación del orgullo gay. Lo tomamos como una jornada más lúdica que reivindicativa, porque la homosexualidad, en nuestro país, es un hecho perfectamente adaptado a la normalidad: quedan muy atrás decimonónicos debates sobre el matrimonio homosexual o sobre la posibilidad de que los homosexuales adopten niños. Es este un momento apropiado para recordar al recientemente fallecido Pedro Zerolo, que tanto luchó por la igualdad y la no discriminación por las tendencias sexuales de cada individuo. Hoy, carecen de sentido tantas polémicas absurdas, injustas y hasta crueles, propias de países inciviles donde ser homosexual es un estigma.

Por eso mismo, nos parece anacrónico plantear el día del orgullo gay como una manifestación reivindicativa. Más bien se trata, entendemos, de una jornada lúdica, para la celebración callejera de un espíritu libre y festivo, que tiene a veces unos reflejos estéticos que gustarán más o menos a unos u otros, pero que no son, desde luego, lo esencial de lo que estamos comentando. Está demostrado que casi un tercio de la humanidad se siente atraído, de una u otra manera, por personas del mismo sexo: ¿quién, bajo qué pretextos religiosos, morales, prácticos o hasta económicos, se atreve a poner freno a algo que es una realidad? Puede que ya no sea necesario siquiera mostrar esa realidad una vez al año en las calles, en las banderas arcoíris en los balcones; manifestaciones como la de este sábado en Madrid, en otros tantos puntos, ya no son necesarias desde el punto de vista con el que inicialmente fueron convocadas, muchos años atrás. Hoy, síntoma de modernidad, de democracia, de todas las mejores cualidades que adornan al ser humano, es el hecho de que con toda normalidad se acepta al que es diferente, porque la diferencia nos enriquece y fortalece, paradójicamente, la idea de la igualdad.

A partir de ahí, que cada cual se divierta en la calle como quiera y con quien quiera. ¿No es esa la mejor expresión de la tolerancia, lejos de victimismos, de vindicaciones, de tensiones?
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

3 comentarios