www.diariocritico.com

7-N, desmontando clichés machistas: los maltratadores no están enfermos y no todos son adultos

7-N, desmontando clichés machistas: los maltratadores no están enfermos y no todos son adultos
(Foto: Agencias)
viernes 06 de noviembre de 2015, 13:17h

Al pensar en la lacra de la violencia machista, por lo general, viene a la cabeza la idea preconcebida de un hombre de mediana edad con cargas familiares y problemas mentales. Sin embargo, un informe de la Universidad Internacional de Valencia pone de relieve el alarmante rejuvenecimiento de estos fenómenos y un dato esclarecedor: sólo el 10% de los maltratadores tiene algún tipo de trastorno psicológico.
El informe de la Universidad Internacional de Valencia (VIU) destaca que "la realidad existente en los últimos años refleja que ha habido un incremento de maltrato entre la juventud" entendida, según la OMS, como la población entre los 10 y los 20 años.

El estudio realizado por la doctora María Jesús Hernández Jiménez, Profesora de Psicología y Coordinadora del Máster de Terapias de Tercera Generación en la VIU, destaca que sólo el 10% de los maltratadores sufren algún tipo de trastorno mental, si bien "la mayoría de estos presenta unas características psicológicas peculiares en las que es necesario profundizar para poder prevenir y erradicar esta lacra". Este matiz es especialmente significativo para atajar a edades tempranas un fenómeno cada vez más prevalente.

El Instituto Nacional de Estadística cifra en 500 los casos de mujeres menores de 18 años que fueron víctimas de violencia de género en 2013 y recibieron algún tipo de orden de protección o medidas cautelares.

Por ello, Hernández insiste en que la violencia en la adolescencia o en la juventud es tan grave o más que la que se presenta en la vida adulta y destaca que suele ser en el noviazgo cuando comienzan a forjarse los primeros cimientos machistas.

Este informe trata así de desterrar dos clichés muy comunes al abordar el tema de la violencia machista: el referido a la edad y el que trata de hacer comprensible la actitud violenta escudándose en una enfermedad ajena a su voluntad. Dos ejes en los que se necesita trabajar en el plano de la prevención.

Si bien Hernández reclama someter los programas de intervención a una evaluación rigurosa para contrastar su eficacia, el informe destaca que con los datos disponibles puede concluirse que la participación en programas de desarrollo positivo durante la adolescencia está relacionada con un mayor compromiso social durante la adultez temprana. Esto es, atajar factores de riesgo como la ansiedad o el temperamento difícil de los jóvenes y fomentar sus relaciones interpersonales enseñándoles a exteriorizar sus pensamientos y a mejorar sus técnicas de comunicación pueden evitar el desarrollo de roles machistas con sus parejas distinguiendo qué es saludable que esperen de ellas y qué no.

Contra este tipo de violencia se manifestarán distintas organizaciones este sábado 7 de noviembre. Al mediodía discurrirá por Madrid la Marcha Estatal Contra las Violencias Machistas desde el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad hasta la Plaza de España.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios