www.diariocritico.com
Un debate monótono, soso y sin sorpresas en las formas: cada uno fue cada cual
Ampliar
(Foto: Antena 3)

Un debate monótono, soso y sin sorpresas en las formas: cada uno fue cada cual

lunes 07 de diciembre de 2015, 22:59h
Se torea como se es, que dijo Juan Belmonte. Y se habla y se gesticula. O, como canta Serrat: "cada uno es cada cual". De ahí que desde el inicio del 'debatazo' las indumentarias de la terna aspirante a destronar al PP llevaran impreso, a la par, un código de futuro y de captación de votos dentro de 13 días. Muy protocolarios y con pinta de (futuros) presidentes de Gobierno, con chaqueta y corbata, Albert Rivera y Pedro Sánchez; con pinta de ciudadano normal en camisa y con vaqueros, Pablo Iglesias. Y, luego, la vicepresidenta actual vestida de... ¿De qué iba vestida Soraya? En definitiva que no hubo ninguna sorpresa noticiable especialmente, ningún minuto de oro, ningún trending topic...en las formas.

Tampoco hubo sorpresas en la forma de hablar y gesticular. Más pasional pero casi siempre sonriente, ayudado de su ya famoso bolígrafo -¿era un mítico Bic cristal?- Pablo Iglesias, que casi nunca se enfadó. Más racional y frío, pero punzante sobre todo con la vicepresidenta estuvo Albert Rivera. Más sosote y con menor capacidad de epatar e incluso a veces enfadado -esas expresiones repetidas de ¡Madre mía! cuando no le gustaba lo que decían sus rivales- anduvo Pedro Sánchez. Pero para enfados e interrupciones al resto de oradores, con esa cara de indignada -no del 15-M, claro, sino su antítesis, por supuesto- y de repipi sabelotodo Soraya Sáenz de Santamaria.

Eso sí, los cuatro con un denominador común: las manos, las manos, ¿qué hacer con las manos, ya que no se las podían cortar? Aunque fue Iglesias el que lo solucionó mejor, jugueteando con su boli, un gesto bastante más natural que incluso ayuda a esconder o disimular los nervios. También los cuatro coincidieron en no sentarse, una opción que podían escoger, y en no utilizar casi el atril o mesa auxiliar a la derecha de cada uno.

Es verdad que a veces se enzarzaron entre los teóricos tres aspirantes a derrocar a Mariano Rajoy, es verdad. Pero en muchas más ocasiones fueron todos contra la vicepresidenta, cosa normal, por otra parte, ya que por su cargo es responsable -junto a su jefe, claro- de los fallos que le achacaron. El más incisivo fue Pablo Iglesias, mirándola fijamente, aunque sonriente, casi siempre sonriente -qué bien le han aconsejado sus jefes de imagen que lo han cambiado de aquel Pablo hosco y con el colmillo fuera-, aunque en el tema de la corrupción fue Rivera el más duro al tomar de la mesita una reproducción de la ya histórica portada de El Mundo con los sobresueldos de los dirigentes del PP, Rajoy incluido, que les pagaba Luis Bárcenas.

También el líder de Ciudadanos utilizó un recurso similar, minutos antes, con el tema del paro estructural y el porcentaje de contratos temporales, que enseñó a la cámara y a Sáenz de Santamaría. En línea más cutre, como el boli, y también seguramente estudiada, el líder de Podemos cogió un pequeño papel -parecía una hoja de bloc- para leer la lista de peesonajes que utilizaron las puertas giratorias, en la que daba leña no sólo al PP, sino también al PSOE. De modo que el partido que más y mejor utiliza las redes sociales, hasta para financiarse -de lo que presumió Iglesias- apostó por los 'antediluvianos' lápiz (boli, realmente) y papel ¿...?


Luis Aragonés y la Eurocopa

Decíamos/escribíamos líneas arriba que fueron tres contra una, pero... -ea, siempre o casi siempre hay un pero- hay quien piensa que fueron cinco. Porque es justo y necesario destacar que a los dos periodistas que hicieron las preguntas, Vicente Vallés y Ana Pastor, se les vio el plumero. Ya que las más duras e incluso las repreguntas fueron para la vicepresidenta. La explicación más que por la inclinación ideológica -o por la pertenencia de Pastor a la Sexta- es también periodística: la responsabilidad de lo que ocurre es de quien gobierna, no de la oposición -Sánchez-, ni de los aspirantes (a gobernar, claro, no a la oposición); por tanto es lo lógico obrar así. En cualquier caso, muy bien los dos con un alto nivel en el resto de preguntas y moderando a la perfección el debate.

Destacar, por último, que no se ha sabido cómo trabajaron asesores y directores de imagen de tres de los políticos, pero sí de uno de ellos: Albert Rivera. El líder de Ciudadanos se ha motivado y preparado antes del debate viendo vídeos de Luis Aragonés, cuando a su vez espoleó a sus jugadores y preparó la Eurocopa de 2008, que ganó La Roja. Según fuentes de la formación, esta manera de entrenarse es habitual en su jefe antes de los grandes actos. ¿Será un símbolo adelantado de que ganará también Rivera? La respuesta el 20-D.

- Vote en la encuesta o vea resultados - ¿Quién ha ganado el debate?:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios