www.diariocritico.com

Año Nuevo, ¿vida política y Gobierno nuevos?

Año Nuevo, ¿vida política y Gobierno nuevos?
Ampliar

> Todo indica que, salvo milagro, tanto Podemos como los partidos de la casta seguirán funcionando como en 2015 y antes: sin saber dialogar y abocándonos a nuevas elecciones

viernes 01 de enero de 2016, 08:53h
Parecía que tras las elecciones generales del 20-D uno de los tópicos mayores de cambio de año, el que asegura aquello de que llegaba la vida nueva, se iba a cumplir en un aspecto tan determinante para todos los españoles como el político. Sin embargo, el relativamente sorpresivo resultado de los comicios está echando por tierra las previsiones de cambio radical de hacer política y de Gobierno, ya que se sigue obrando a la antigua: ningún partido cede en sus postulados.


Aunque a lo largo de estos primeros días de 2016 esta previsto que va a continuar la negociación o, mejor, los intentos de la misma y, echando mano de otro tópico, la esperanza es lo último que se pierde, por intentar ser optimistas, a pesar de que se sabe que un pesimista es un optimista con información. Mas todo indica que la única salida, salvo inesperado milagro, serán nuevos comicios. Año nuevo, vida (política) vieja.

De modo que, con mucha suerte, el nuevo Gobierno tendría que esperar, en el mejor de los casos, a bien entrado este mes de enero o incluso a febrero -lo que, a su vez, está incidiendo en las presiones internas a Pedro Sánchez y sus aspiraciones a gobernar- , una vez que a partir del día 13 se constituya el (ese sí) nuevo Congreso de los Diputados.

Porque, aunque con el trasfondo de acordar un nuevo Ejecutivo, la marcha forzada de las negociaciones -como aconteció en los últimos días de 2015- en estos albores de 2016 se va a centrar más en la presidencia y la Mesa de la Cámara Baja. Dejando así, pues, para después el intento del cada día más improbable acuerdo sobre el Gobierno.

Aunque en lo que ya hay una novedad indiscutible en este 2016, eso sí, nacida a partir del 15-M y crecida a lo largo del año que acaba de despedirse, será en el bautizo parlamentario y la obligación de 'mojarse' en tantos temas como abarca la agenda política para los dos partidos emergentes, Podemos y Ciudadanos. O sea, hacer política, con sus pros y sus contras -e incluso contradicciones- a nivel nacional, una vez que se han estrenado ya en la autonómica y municipal tras los comicios del pasado mes de mayo.

Días de descanso

El grupo de Pablo Iglesias, que iba a traer aire fresco a la política nacional, según prometió desde su nacimiento de las brasas del 15-M, ha caído en lo mismo que denunciaba: en la vieja política de no dialogar. O sea, marcar una línea roja como el refréndum en Cataluña, que sabe que es innegociable para PP y PSOE, para no llegar, ni siquiera iniciar, a acuerdos.

Mientras tanto, los máximos dirigentes políticos de los cuatro grandes partidos se han tomado una pequeña tregua en estas negociaciones para descansar a lo largo de Nochevieja y este primer fin de semana del año a fin de retomarlas este próximo lunes 3 de enero.

Incluso Mariano Rajoy abandonó la Moncloa para marcharse a Pontevedra, donde hace más de tres décadas inició su carrera política. Aunque en su última comparecencia, tras el Consejo de inistros del miércoles 30, volvió a inisitir en su derecho a formar un Gabinete "de amplia base". Pero, claro, dirigido por él y su partido que para eso ha ganado las elecciones. Año nuevo, vieja vida política.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios