www.diariocritico.com

De Navidad a Pascua, camino del verano y seguimos sin gobierno

lunes 28 de marzo de 2016, 08:12h

Tengo un amigo que vive muy bien y divide el año en tres fases correspondientes con las vacaciones de Navidad, Semana Santa y verano. Aunque no he hablado con él hace tiempo, seguro que si le pregunto cuando hay elecciones, me dice que en verano, porque así le pilla de vacaciones y se evita el bochorno de votar y que no le sirva para nada.

Aquellos estrategas que pensaron que era buena fecha parea los intereses del Partido Popular celebrar la elecciones un 20-D con las fiestas navideñas encima, los funcionarios celebrando su paga extra recuperada y con la esperanza de que dos días después les tocase el Gordo, no solo se equivocaron, sino que debieron estar pensando que nada mejor que unas lecciones para azuzar las cenas de navidad en familia que llevaban unos años muy aburridas. Los abuelos del PP, los padres entre PSOE y C`s, los jóvenes de Podemos, los niños de Bob Esponja y en medio una fuente de langostinos congelados de Carrefour, dispuesta para tirarse el marisco a la cabeza los unos a los otros en un ejercicio digno de tal noche de paz.

Después de Reyes, pues antes no estamos para cosas importantes, se comienza a preparar la el primer pleno de investidura como si fuese el asalto al Palacio de Invierno, pues ya no estamos para perder el tiempo con bobadas. Aquella jornada inaugural con Carolina Bescansa y su niño en brazos, los abrigos sobre los sillones, la cara de estupor de Celia Villalobos viendo al Bob Marley de Canarias entrando por la misma puerta que ella y Rajoy sorprendido ante tanto cambio, quedará para los anales de la historia como el verdadero pleno del cambio…..a menos de las costumbres.

Ese hemiciclo de los nuevos políticos donde los guapos ya no son solo Moragas y Pedro Sánchez, sino que se han incorporado il bello Albert Rivera y el antiguo cámara de televisión Miguel Vila, el diputado que les gusta a las chicas del PP porque ven en él ese punto revoltoso que tanto les pone. Bueno, pues ni aun así, este parlamento tiene pinta de servir más que para quedar en plan amiguetes para verse las caras por los pasillos y convocar ruedas de prensa absurdas a las que acuden los periodistas en un ejercicio de profesionalidad admirable, pues la verdad es que solo recogen titulares sin respaldo informativo que permita dar luz a alguna noticia de interés para el devenir de España.

En este tiempo se vio a Rajoy haciendo una vez más el Don Tancredo, pasándole el encargo real de la investidura por su lado sin inmutarse y mirando al tendido del hemiciclo, cual Jesulín en tarde gloriosa. Le siguió un conato de investidura fallida, que recordaba la moción de censura de Hernández Mancha en tiempo de Felipe González donde el resultado estaba más anunciado que la salida de la Pantoja de la cárcel, pero sin Paquirrín que le diese ánimos.

Pero otro de los episodios de la sinrazón se produce antes, durante y después de Semana Santa, protagonizado por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias que en un intento de aproximación de posturas, seguramente para no avanzar un milímetro de donde estaban, hemos escuchado estupefactos que “no han podido cuadrar agendas” y por eso quedan para el día 30……. ¡Vergüenza me da escuchar semejante argumento! ¿Qué cosas más importantes tienen por delante que tratar de buscar acuerdos? Que vengan Monedero y Oscar López que los dos tienen gafas y me lo cuenten.

Parece que no hay prisa y queda poco más de un mes para que esto se solucione de una vez, o vayamos a unas elecciones en junio para votar parecido según dicen las encuestas. Todo se reduce a que se haga un acuerdo a la andaluza (PSOE, C`s) a la madrileña (PP, C`s) a la valenciana (PSOE, Podemos, IU y…) o a la alemana (PP, PSOE y ¿C`s?). A este paso me parece que estamos más cerca de un pacto a la ucraniana, si, en ese parlamento donde se interrumpen los discursos, asaltan el estrado y hasta llegan a las manos, algo que no ocurrirá en el Palacio de la Carrera de san Jerónimo, porque aquí somos más finos y además no tomamos vodka. Me sigue dejando perplejo esta situación inédita en la reciente democracia española, donde surgen tantos recelos en la clase política para llegar a un acuerdo de coalición o a un pacto de investidura, donde todos recelan de todos.

Impagable ha sido la Semana Santa con su buen tiempo que nos permitió ver como en el Madrid de Manuela Carmena las procesiones no han sido sustituidas por titiriteros, como auguraba la derecha cavernícola y sus voceros apocalípticos y donde hasta Kichi salió en Cádiz en procesión con un cirio en una mano y su madre colgada del brazo, pues las tradiciones en el sur de España están más arraigadas que el turrón en navidades y ni el Podemos más radical, puede con ellas.

Todo pasa y todo queda que decía Machado, pero lo nuestro es pasar y yo creo que los españoles estamos pasando de todo este mal ejemplo de convivencia política que lleva paralizando a nuestra sociedad desde el mes de diciembre pasado. Nadie da un paso en sentido positivo y seguimos oyendo el mismo discurso de siempre con argumentos rancios de tan pasados como están. Me gustaría que ahora con la primavera, tiempo de flores y alergias pudiésemos ver a alguien dar un paso en la dirección que corresponda (al frente, al lado o atrás) y poner fin a este periodo de orfandad poselectoral.

Decía la Alcaldesa de Madrid que había un exceso de testosterona en el camino de no encontrar soluciones a los pactos, pero yo creo que es una mezcla de arrogancia, soberbia y egoísmo lo que domina la situación, más propia de niños que de hombres con las hormonas a tope.

Es por otra parte curioso, que la fecha tope para encontrar solución a la situación actual, sea la del glorioso Dos de Mayo, fecha del levantamiento popular contra los invasores franceses, antesala de la Guerra de la Independencia y tal vez necesitemos una Manuela Malasaña que nos arengue a los políticos, nuestros representantes legítimos, para que se ganen el sueldo trabajando de verdad en la búsqueda de soluciones y entiendan de una vez que cuadren a no sus agendas, lo prioritario es hablar y buscar un pacto razonable y no son capaces, que lo digan inmediatamente y se disuelvan las Cortes mañana mismo y no agotemos plazos inútilmente. Cada día que pasa, su credibilidad se resiente.

JOSE JOAQUIN FLECHOSO

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios