www.diariocritico.com

Negociación partidista versus movilización ciudadana

lunes 26 de septiembre de 2016, 12:18h

Todos los partidos habían diseñado su estrategia, pensando en obtener una victoria electoral que les situara en ventaja frente a sus oponentes tras las elecciones vascas y gallegas. Y así, diseñar una estrategia a seguir en los siguientes días para favorecer una coalición que les termita formar gobierno a nivel nacional o, por el contraria, potenciar ir a unas nuevas elecciones que en teoría les serían favorables en votos. La decisión de cada partido de ir o no ir a unas nuevas elecciones dependiendo del provecho que calculen pueden tener para su partido.

Sin embargo, todos nos dirán, en sus discursos,que su comportamiento se adopta por el bien de España, cuando en realidad están mirando los votos posibles. Dicho enfoque es demagógico e insultante para los españoles que los estamos viendo actuar, según sus intereses de partido, desde hace más de medio año, sin interesarles para nada si eso perjudica la situación del país. Y después de estas elecciones seguiremos igual.

Y los ciudadanos,¿que estamos haciendo duranteeste largo e improductivo año político? Nos dejamos influenciar por los medios de comunicación, por los tertulianos, por demoscopia, hemos ido otra vez a las urnas. ¿Qué nos queda por hacer? Lo más democrático, LA MOVILIZACIÓN. Propongo movilizarnos en todas las capitales de provincia y ciudades importantes,exigiendo que socialistas, Podemos y Ciudadanos, se sienten a negociar un programa mínimo común que les obligue a renunciar a parte de su programa para llegar a un acuerdo mínimo en transparencia, eliminando la corrupción, introducir mejoras sociales, reforma de la Constitución, entre otras.

Si somos capaces de preparar en una semana o dos dicha movilización que se desarrollaría en cada capital de provincia de todo el territorio el mismo día. Tal vez conseguiríamos poner fin a este desastre nacional de nuevas elecciones, que tras los comicios gallegos y vascos parece que serán inevitables. El problema es que nadie importante lo sugiere y el movimiento 15 M, ya está domesticado por sus líderes. Por lo tanto, hay pocas esperanzas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios