www.diariocritico.com

Bien para Rajoy, regular para Iglesias, mal para Sánchez y peor para Rivera

lunes 26 de septiembre de 2016, 12:00h

Si lo que ha ocurrido este domingo en Galicia y Euskadi se analiza en clave nacional y con la mirada puesta en las posibles y terceras elecciones generales del mes de diciembre, hay que decir que los resultados son buenos para Mariano Rajoy; regulares para Pablo Iglesias; malos para Pedro Sánchez; y muy malos para Albert Rivera.

El presidente del gobierno en funciones ha tenido una presencia constante e importante en la campaña gallega. El principal mèrito de la nueva mayoría absoluta es de su compañero Feijóo pero él puede presumir de su granito se arena. En su tierra tiene su mejor defensa, al igual que los socialsitas lo tienen en Andalucía. Es una nueva victoria que se suma a las de las dos generales, cuando hace dos meses desde el PP daban por perdido el gobierno y el mandamas gallego no quería repetir de candidato.

En Euskadi el PP ha perdido, es el menos votado pero no se ha hundido. iguala en escaños al PSOE y sólo pierde un asiento en el Parlamento de Vitoria. Podía ser peor y ya habian descontado la derrota. Los populares están mal en el País Vasco pero no peor de lo que estaban hace cuatro años. En unas generales lo normal es que mejoren los resultados de junio.

Todo lo contrario le pasa a Sânchez y a su futuro. El PSOE pasa a cuarta fuerza en Euskadi, empatado con su gran rival a nivel nacional, lo que no ocurría desde hace muchos años. Y pasa a tercera fuerza en Galicia, sobrepasado por Podemos en Votos y escaños, sin que la formación de Pablo iglesias pueda presumir demasiado. Creían que iban a tener mejores resultados en las dos comunidades y que junto a otras fuerzas de la izquierda llegar a los gobiernos autonómicos.

El líder del PSOE va a tener problemas internos y falta por saber si habrá algún compañero/a que le presente batalla frontal. Su objetivo tras lo que ha pasado en Galicia y Euskadi es mantenerse al frente del partido y como candidato electoral. Y con el no a Mariano Rajoy por delante.

Las dispuestas internas de Podemos en plena campaña electoral, un infatilismo político basado en las ambiciones personales de sus dirigentes, que podían haber esperado a la próxima semana para despertar a las dos " almas" que habitan en su interior. Flaco favor les han hecho sus compañeras de Madrid a los candidatos de En Marea y de Podemos. Y tanto Iglesias como Errejón tendrán que analizar junto a sus màs fieles lo ocurrido si no quieren que se repita esa cierta desilusión en una pröxima cita con las urnas.

Si lo ocurrido es malo para el PSOE, peor aún lo es para Ciudadanos y la estrategia que puso en marcha Albert Rivera en el mes de diciembre. Si sus votos de entonces provenían en su mayoría de antiguos votantes del PP, puede que esos mismos ciudadanos decidan regresar a su lugar de origen, pasado ya el efecto de la corrupción a nivel político aunque no lo sea a nivel judicial.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios