www.diariocritico.com

Postverdad y presandez

viernes 18 de noviembre de 2016, 15:56h
Suelo mantener que la verdad no existe entre otras razones porque los humanos solamente disponemos de nuestra capacidad ficcionadora para defendernos de la hostilidad del hábitat y porque nada es como lo perciben nuestros sentidos. La realidad son los ríos, los árboles y los lobos y ni una cordillera es una frontera ni el código civil verdad alguna: el río, el árbol y el lobo pasarán por los Pirineos sin mayor problema y se comerán al insensato por mucho código civil napoleónico o franquista que enarbole.

El palabro coronado este año por Oxford como la voz del 2016, post-verdad, se dice inventada en el 2010 por el ecologista David Roberts, aunque la he encontrado citada en el New Yorker durante los 50 sin autoría clara. Según el propio diccionario Oxford “se refiere a circunstancias en las que los hechos objetivos tiene menor peso que las creencias personales”.

O sea, que Florinda, la hija violada por el rey Rodrigo, fue realmente la causa de que el conde don Julián, el afrentado padre, traicionara a los cristianos y causara la “pérdida de España”; nada tuvo que ver que Rodrigo fuera un animal, que se hiciera con el trono tras asesinar a varias familias nobles incluida la heredera y que Agila II y Witiza, que se la guardaban desde entonces, lo traicionaran mediada la batalla del Guadalete.

Supongo que en tiempos de Rodrigo Díaz de Vivar la verdad imperaba y por eso ha pasado a la historia como el “buen vasallo si oviesse buen señor” y no como el mercenario sanguinario, tramposo, venal y ladrón que realmente fue.

O Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, conocidos en la historia como los Católicos a pesar de ser los únicos reyes de todas las monarquías que han mandado en esta península que fueron excomulgados oficialmente por el papa de entonces.

Tampoco debió tener nada que ver el carácter miedoso y pusilánime de Daladier y su incapacidad militar con el avance de Hitler, que de seguro fue un tontorrón estúpido y excéntrico que todavía nadie se explica cómo pudo poner en jaque al planeta entero con solo dos neuronas mal avenidas.

Si, hasta ahora la verdad ha sido reluciente y esplendente en la historia de la humanidad, ahí están monumentos como la historia de los Doce Césares de Suetonio o todos los libros de César Vidal que rezuman verdad desde las galeradas, igual que los de Flavio Josefo que siempre dijo la verdad por más que fuera la que convenía a la familia Flavia que le pagaba y no la de los hebreos a los que traicionó.

Ahora, cuando despertamos del sueño de la verdad y nos sumimos en la pesadilla de la post-verdad, resulta que Trump es resultado de esta nueva moda, al igual que el Brexit y el No a la Paz de los colombianos. Supongo que es cuestión de microsegundos que los Alfonso Rojos de nuestra piel de toro reclamen el invento para el mismísimo Mariano Rajoy que cuando nos dice que no tocará los impuestos solo está haciendo postverdad, igual que cuando nos dicen que es normal que un tipo con gemelos hiperdesarrollados cobre diez mil veces lo que un investigador médico.

¿Post verdad? No, claro que no: la verdad no existe, es solo un concepto resbaladizo que se puede escribir y transmitir según convenga. Trump presidente es el resultado de la rabia colectiva, pero no lo fue menos Obama por mejor que nos caiga. El colegio no es una etapa de formación sino una fase de acoplamiento social para homogeneizar nuestros comportamientos y que seamos gobernables desde la post verdad.

Los seres humanos somos sandios y tendemos a sobrevalorar la palabra escrita, la inteligencia y la vida como si sobre tales pilares se asentara nuestra esencia, pretiriendo el compromiso, el cumplimiento y la solidaridad. Que Trump sea presidente no cambia nada: trabajará para sí mismo y sus intereses y haga lo que haga dará exactamente igual a efectos matemáticos: cuando acabe su mandato seguirá habiendo el mismo porcentaje de ricos y pobres que ha habido desde las cavernas porque a la postre lo único que realmente es verdad, preverdad y postverdad son las matemáticas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios