www.diariocritico.com

Solo aciertan cuando rectifican

viernes 09 de febrero de 2018, 19:13h

Muerto Franco en noviembre de 1975, nuestra máxima ilusión al inicio de 1976, era celebrar todos el Aberri Eguna en Iruña como prueba de fuerza democrática. Había que ir rompiendo las costuras del régimen con actos cívicos y conjuntos. Pero no contábamos con una ETA enloquecida que en lugar de dejar en ese momento las armas, secuestró en Elgoibar al director-gerente de Estarta y Ecenarro (Sigma) para asesinarlo el 8 de abril. El EBB emitió el primer comunicado de rechazo a ETA donde señalaba. ”El Partido entiende que hasta la propia guerra se halla sujeta a normas éticas y el asesinato como represalia tal y como se ha ejecutado en la persona del empresario Aingeru Berazadi se sale de todo planteamiento de violencia política legítima…..”. Estos hechos los tengo grabados a fuego pues Joseba Goikoetxea, Bingen Zubiri y yo fuimos detenidos cuando hacíamos la propaganda previa del Aberri Eguna frustrado y a Joseba le mató ETA posteriormente en 1993 cerca de mi casa.

Aquello fue toda una convulsión y aquel prometedor Aberri Eguna fue suspendido. ETA anunciaba otros cuarenta años de dolor y muerte, centrando muchos de sus crímenes en la figura del empresario. "Obrero despedido; patrón colgado". Como buenos marxistas leninistas inventaron aquella sucia manera de recaudar dinero manchado de sangre con el sarcástico nombre de 'Impuesto Revolucionario' del que puedo hablar ya que en tres ocasiones y con un amigo jelkide ya fallecido tratamos de lograr la eliminación del mismo desplazándonos a Donibane Lohitzun. Solo logramos una pequeña rebaja en uno y un fracaso en los otros dos, logrando ETA el pago completo en uno de ellos a plazos y, en otro, que el pequeño empresario se tuviera que ir del país, destrozando su empresa y familia. Para más Inri, y como ellos eran revolucionarios, mandaban miles de cartas con una literatura trasnochada del castrismo más intimidatorio y despótico. Esto ha ocurrido en este país y no hace tanto.

También visité lo que quedaba de una empresa destrozada por una bomba de ETA porque el empresario comercializaba con Francia y eso en aquellos momentos era un delito de lesa traición habida cuenta que Francia era el enemigo y había que hacer boicot a los productos franceses. Aquel empresario tuvo que cerrar. Los profesionales del terror, los de la socialización del sufrimiento, los de la acumulación de muertos para negociar, mantenían a la sociedad vasca aherrojada.

Me imagino que son miles las historias dramáticas de este tipo sin obviar los secuestros, el lazo azul, y los asesinatos habidos por parte de ETA a empresarios apoyados por una Izquierda Abertzale que aplaudía las acciones, callaba ante ellas, o incluso suministraba los datos para las fechorías, entre ellos al presidente de los empresarios gipuzkoanos J. M. Korta entre otros muchos. Y así durante cuarenta nefastos años.

Afortunadamente ETA en 2011 decidió cesar definitivamente su locura y el país va poco a poco normalizándose y es lógico que se produzcan fotografías como las que vimos el pasado 29 de enero dándose la mano Otegi y Larrañaga en la sede de Confebask. Una foto que tenía otros acompañantes pero no del más alto nivel de Bildu como se dijo, sino del grupo parlamentario. El más alto nivel de Bildu debe ser el secretario general, Otegi con el de Sortu Arkaitz Rodríguez, el de EA, Pello Urizar que como dijeron los suyos solo es un florero incapaz de marcar espacio y el de Alternatiba que creo es Oskar Matute. Pero no. Estaba Otegi con Maddalen Iriarte, Leire Pinedo e Iker Casanova dando a entender que no habían ido a hablar de ese pasado sangriento sino de autogobierno, presupuestos, fiscalidad y negociación, sacándose la espina de que no fueran invitados en octubre al acto que Confebask organizara en recuerdo de los empresarios asesinados y extorsionados. Hizo bien Confebask. Toda aquella masacre empresarial se había producido por ETA con el apoyo absoluto de aquella HB y sus diferentes nombres y al parecer es algo que no se quiere asumir, como si no hubiera ocurrido. De hecho el 9 de enero, Bildu se sumaba al homenaje en Zarautz en recuerdo de Iruretagoiena pero no a la declaración que era muy clara en relación con aquella orgía de sangre, y no la firmaron porque pedía perdón a la familia. Terrible.

No obstante hizo bien Confebask en propiciar dicho encuentro, a pesar del riesgo del blanqueo a toda una conducta. Siempre alguien debe ser más generoso que el otro y en esa foto lo fue pues tragó el sapo de permitir la entrada a Iker Casanova quien ahora con su labia pirotécnica nos habla de industria, turismo, desigualdades, coste de la energía y de todo lo habido y por haber pero se niega a condenar a ETA. Se negó hace muy poco en Radio Euzkadi tras acusar al PSOE del Gal. Eneko Andueza condenó al Gal y le pidió que hiciera lo mismo con ETA. Se negó.

No entiendo como una sociedad sana y normalizada y una coalición como Bildu puede tener al frente de sus cosas a gente de semejante actitud moral. Para muchos nos es incomprensible y en el caso de Confebask le hubiera puesto en la puerta el letrero de “reservado el derecho de admisión”. Cuentas claras, conservan amistades. A una sociedad viva y que mira al futuro no puede representarla un personaje como éste y no porque haya sido el jefe de Jarrai y haber estado encarcelado sino por su contumacia en el error, su actitud indiferente ante el dolor ajeno y su criterio de que el fin justifica los medios. Y así como la foto de Otegi y Larrañaga me parece un avance, la foto con Casanova me da a entender que hay en este país gentes que quieren pasar la página sin leerla porque aquí no ha pasado nada y la victoria es la de ellos. Pues no.

El primer consejero de Comercio del Gobierno Vasco de 1936, Ramón Aldasoro solía contar la historia de un vasco muy terco que confundió un lote de jabón con una partida de queso. Es jabón le advierte el tendero. Es queso insiste, el vasco tozudo. El tendero le da a probar un trozo. Lo saborea el terco, y sin dar su brazo a torcer, insiste aún: parece jabón, pero es un mal queso.

Y es que aquella locura infinita para 'liberar' Euzkadi matando y extorsionando no fue un hecho climatológico. Aquello fue una acción criminal continua, enloquecida y estúpida de la que yo no estoy dispuesto a recibir la menor clase por parte de los que la ejecutaron, por eso entiendo que ahora la banalicen, porque no les interesa sepan las nuevas generaciones el horror que aquello supuso para miles de familias. Y no me olvido del franquismo, ni del Gal, pero tampoco de ETA como quiere Casanova tratando de dar la mano con el puño cerrado.

Hanna Arendt discurrió sobre la complejidad de la condición humana y alertó sobre que es necesario estar siempre atento a lo que llamó "la banalidad del mal" y evitar que ocurra. Hoy la expresión es utilizada con un significado universal para describir el comportamiento de algunos personajes que cometieron actos de extrema crueldad y sin ninguna compasión para con otros seres humanos para los que no se han encontrado traumas o cualquier desvío de la personalidad que justificara sus actos. En resumen eran y son 'personas normales' a pesar de los actos que cometieron y por eso no solo no los rechazan sino se jactan de ellos. Al parecer es el caso de Casanova.

Sin embargo la vida continúa. Tras habernos criticado de traidores en 1977 por habernos registrado en Madrid, discutido la Constitución, conseguido un buen estatuto, la devolución del Concierto, (ellos no iban a Madrid ni a Gasteiz y el Estatuto era vascongadillo y una miseria) celebraron el pasado domingo en Hernani una reunión para hacer públicas las bases políticas del documento presentado en la ponencia de autogobierno de la Cámara Vasca. Previamente habían hablado de las transferencias pendientes reconociendo implícitamente que a pesar de sus deficiencias el estatuto de Gernika le ha permitido a este pueblo ponerse en pie y como esa rectificación les produce urticaria, con el telón de fondo de la situación catalana, el 23 de setiembre del año pasado el nuevo secretario general de Sortu Arkaitz Rodríguez llamaba a abrir en Euzkadi otro frente soberanista ,aunque ahora en la ponencia parlamentaria de autogobierno ,a la que van con un lápiz rojo, atemperan en algo aquellos gritos, desconociendo lo que les dijo Artur Mas sobre el exceso de ideología para estropear las cosas.

El PNV no fue en 1978 con la reivindicación del derecho de autodeterminación como lo hizo Ortzi porque sabía el nulo recorrido de la propuesta a pesar de que Sabino Arana lo puso en su ADN cuando dijo aquello de que Euzkadi era la Patria de los Vascos. Fue por la reintegración foral plena y gracias a aquella apuesta, pasamos de cero a cincuenta y seguimos en ello con la vista puesta en cien. El derecho a decidir sobre Navarra, una buena bandera, logramos incluirlo en la propia Constitución en la transitoria cuarta y ahora se planteamos conjugar el derecho a decidir con los derechos históricos en el marco legal.

Protagonistas de los años más sucios, dictadura incluida, deberían saber que solo aciertan cuando rectifican y están ante una oportunidad única.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.