www.diariocritico.com

ETA

En su último boletín interno, antes de su disolución oficial, la banda terrorista ETA asumía la autoría de dos atentados que nunca reconoció; la bomba que dejó 13 muertos en la calle Correo en Madrid en 1974 y el triple asesinato de Tolosa en 1981. Con estos, son 2.606 los crímenes cometidos por ETA, aunque su balance de víctimas, 758 personas, dista mucho de los ofrecidos por el Ministerio del Interior (829) y los colectivos de víctimas (853).

> Pero considera que se impidió su derecho de acceso al Tribunal Constituicional y pide indemnizarles

El Gobierno y el PNV incluyen medidas como la "progresión de grado" de los presos etarras -lo cual podría derivar en su excarcelación- en el pacto de política penitenciaria que promoverá su acercamiento al País Vasco en aras de trabajar por la reinserción y la convivencia.

> Se comprometen a reparar a "todas las víctimas, sea cual sea la causa de su victimización"

Uxue Barkos e Íñigo Urkullu, presidentes regionales de Navarra y País Vasco respectivamente, han escenificado una postura oficial común ante la disolución de ETA. Ha sido a través de una declaración conjunta en la que apelan a la "memoria crítica" del pasado y presionan para modificar la política de dispersión de presos terroristas.

Amnistía Internacional ha celebrado la disolución de la banda terrorista ETA pero ha dejado claro, de la misma forma que el Gobierno y los colectivos de víctimas, que "su desaparición no reduce ni un ápice la responsabilidad de sus miembros de colaborar en la investigación y el esclarecimiento de los asesinatos cometidos, así como de las extorsiones, amenazas o coacciones a amplios sectores de la población".

> La banda terrorista hace pública su disolución, dirigida al Pueblo Vasco, sin autocrítica ni arrepentimiento

Pese a que el texto llevaba días redactado y desde ayer, filtrado en algunos medios, por fin podemos leer íntegramente el comunicado oficial de ETA, en el que la banda terrorista vasca confirma su disolución y el fin de toda actividad "política". Sin embargo, lejos de ser un texto de rendición, la organización criminal evita la autocrítica y el reconocimiento de su derrota, y opta por dejar un sabor de insatisfacción entre la sociedad española.

> Exigen que se investiguen los crímenes aún no resueltos por los terroristas y que sigan perseguidos

Los dirigentes de ETA remitieron una carta a instituciones y colectivos sociales y económicos del País Vasco, fechada el 16 de abril, en la que anuncian el desmantelamiento de todas sus estructuras y dan por terminado su "ciclo histórico". Si bien ETA insiste en su carta en reconocer el daño causado, no hace referencias explícitas a las víctimas y sigue justificando su existencia por "el conflicto", que aún considera no acabado.

La Policía Nacional ha detenido en el aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas al etarra Luis Miguel I.D, alias 'Tontxu', cuando intentaba entrar en el país, tras casi cuarenta años huido en México.

En la localidad vascofrancesa de Cambo-les-Bains, se ha escenificado el fin a ETA tras una negra historia que deja tras de sí 829 muertos. Los observadores internacionales han certificado la disolución de la banda, han guardado silencio por "todas las víctimas del conflicto" y han reclamado diálogo al Gobierno para encauzar un proceso de paz sin olvidarse de "presos" y "huidos".

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy ha reiterado que "haga lo que haga ETA, no va a encontrar ningún resquicio para la impunidad de sus crímenes", ya que "ni sus crímenes ni la acción de la Justicia desaparecen". Ante el comunicado final de la banda terrorista vasca, en el que confirma su disolución pero elude hacer aurocrítica, Rajoy ha asegurado que se trata de "palabrería y operaciones de propaganda", al tiempo que ha proclamado que "ETA ha sido derrotada por la acción del estado de Derecho y por la fortaleza de la democracia".

> La carta, fechada el 16 de abril, sale a la luz dos días antes del acto en Cambo

La banda terrorista ETA ha comunicado su disolución a las instituciones y agentes sociales, en una carta fechada el 16 de abril, en la que confirma su decisión de "dar por terminados su ciclo histórico y su función, dando fin a su recorrido". El acto de disolución se celebrará el próximo 4 de mayo en la 'villa de Arnaga de Kanbo', situada en la localidad del País Vasco francés de Cambo-les-Bains. Esta carta se suma al comunicado en el que la banda terrorista reconocía por primera vez el daño causado, al tiempo que pedía perdón a las víctimas "ajenas al conflicto".