www.diariocritico.com

Otegi quiere tranquilizar y la violencia callejera aprieta

Sorprendentes declaraciones, las del portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi, que considera que ETA "ha dado muestras fehacientes" de tener voluntad para "buscar una solución democrática al conflicto", y que coinciden con las nuevas y más condenables muestras de violencia callejera en San Sebastián.

Otegi, nuevamente en su doble condición de portavoz de ETA y de Batasuna, sostiene que  intentar verificar la tregua etarra nuevamente, tras el robo de las pistolas, y después del mantenimiento y hasta radicalización de la violencia callejera, dos muestras de una dudosa voluntad de 'cambiar de oficio' para etarras y cómplices, sólo busca alargar más en el tiempo el debate.

Además, recuperó el otro 'gran argumento' de ahora mismo, las actuaciones judiciales, citando la condena impuesta a José Ignacio de Juana Chaos, la política carcelaria, la ilegalización de Batasuna y otras resoluciones judiciales, todas las cuales, a su juicio, "ponen en riesgo el proceso".

Otegi subraya que ETA, en los últimos tres años, no ha hecho ningún atentado mortal y lleva siete meses en tregua permanente, y que, por tanto, seguir intentando verificar su voluntad sólo busca alargar el debate porque la voluntad es manifiesta en el conjunto de la izquierda 'abertzale'. O sea, que la banda no quiere romper, según insiste el portavoz  'conjunto' de ETA y Batasuna, que se muestra "absolutamente convencido" de que la banda armada "está haciendo una apuesta sincera por buscar una solución democrática al conflicto que vive este país".

Las más recientes actuaciones de la violencia callejera, sin embargo, contradicen abiertamente a Otegi, y ponen seriamente en duda esos buenos propósitos. Nadie duda de que si ETA y Batasuna quisieran, también desaparecerían de manera inmediata esas otras formas de violencia.

Los seis cócteles incendiarios lanzados contra los Juzgados de la localidad navarra de Estella, y el ataque frustrado también con cócteles, a la sede del PSN-PSOE en la localidad también navarra de Burlada, así como las pintadas de la organización juvenil de la izquierda abertzale, Segi que aparecieron en Bilbao instando a concentrarse frente a la sede del PSE-EE 'por la independencia y el socialismo', y con una diana conteniendo las siglas PSOE, son los nuevos incidentes que cabe incluir en el marco de la escalada de violencia callejera que sufre el País Vasco desde hace meses y de la que no hay ninguna duda que son responsables ETA y Batasuna, Segi, Jarrai, todos reunidos y revueltos, y que emplean estas tácticas como forma de presión ante las mesas de diálogo y actuaciones judiciales que discuten.

Nadie duda, aunque Otegi trate de relajar el clima, que ese diálogo o ese proceso atraviesa un momento delicado desde el robo de armas en Francia por parte, presuntamente, de un comando terrorista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios