www.diariocritico.com

Un club de negocios

Lo confieso: me he convertido en euroescéptica. No es que haya dejado de creer en las bondades teóricas de la Unión Europea, es que ésta se ha convertido en un exclusivo club de negocio. La "última" de la comisión europea ha sido ceder ante las multinacionales de la comida basura. A los señores de la Comisión poco parece importarles la salud de los europeos, entre la salud y los negocios apuestan por los negocios. Y así, en una reciente rueda de prensa el comisario de Sanidad y Consumo de la Unión Europea, Markos Kyprianou, sin ponerse colorado, se dedicó a elogiar a la industria de comidas rápidas y de bebidas gaseosas.

   Por lo que se ve, al responsable de la salud de los europeos le importa un bledo que haya 200 millones de personas obesas en la Unión, y que cada año a esta cifra se sumen cuatrocientos mil niños.

La sustitución de la dieta mediterránea por la comida basura también ha hecho estragos en España donde cada vez hay más niños obesos y con el colesterol disparado, pero nadie dice nada al respecto.

   Vuelvo a mi euroescepticismo: los dirigentes de la Unión Europea solo están para garantizar que las grandes multinacionales hagan negocio. Y así, lentamente han ido acabando con la agricultura de los países mediterráneos, sin importarles el impacto en el medio ambiente, en la economía de cada país, ni en las consecuencias directas para los ciudadanos. Hace unos años, el comisario de agricultura y ganadería quiso arrancar todo los olivos de Andalucía y, gracias a la tozudez y el trabajo de la entonces comisaria Loyola de Palacios, se evito el desastre.

   Luego se extrañan de que los ciudadanos pasemos de la UE, y es que los ciudadanos no somos tontos y nos hemos dado cuenta de eso, de que en la UE lo que cuentan son exclusivamente los negocios. Para los dirigentes de la UE los ciudadanos somos solo consumidores, y Europa es solo un especio para hacer negocios. Ahora bendicen la comida basura con total falta de escrúpulos, y mañana darán luz verde a que los estados miembros acaben con sus sistemas públicos sanitarios porque las grandes multinacionales de la salud le tienen echado el ojo al mercado europeo, y claro, se están perdiendo la oportunidad de hacer negocio con nuestra salud.

   Algunos partidos políticos participan de ésto con más entusiasmo que otros, por ejemplo el PP en las comunidades que gobierna está privatizando la sanidad, o sea, está permitiendo que unos particulares ganen dinero a cuenta de las enfermedades de los ciudadanos. La verdad es que el panorama es desolador, y no es de extrañar que muchos ciudadanos miren a los políticos con recelo. Desde luego la idea romántica de una Unión Europea como espacio de libertad y bienestar social se ha ido desinflando, ahora solo es un espacio para ganar dinero y los europeos somos las cobayas consumidoras. Así de claro y desolador.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.