www.diariocritico.com
Juan Villoro opina de todo

Juan Villoro opina de todo

El escritor mexicano Juan Villoro, de visita en Chile, cree que el argentino Diego Maradona es el mejor futbolista de la historia, es crítico del estadounidense Tom Wolfe y aún lamenta la muerte del chileno Roberto Bolaño.

El autor de "El testigo", que el próximo jueves ofrecerá la conferencia "Crónica y fútbol", en el marco de la cátedra "Roberto Bolaño", de la Universidad Diego Portales de Santiago, considera que Maradona fue "el Espartaco del Fútbol", adelantó en declaraciones que publica La Nación.

"Maradona transformó él solo a todo un equipo, es inconcebible pensar a Argentina campeón en el Mundial del 86 sin Maradona. Fue el Espartaco del fútbol", subrayó el escritor, quien también destacó al chileno Ivo Basay, de quien dijo estar agradecido.

Ello porque "permitió que el Necaxa fuese campeón (en la temporada 1994-1995) del fútbol mexicano después de 57 años de no serlo".

De fútbol, el autor, nacido en 1956, dijo que el primer mundial del que tiene memoria fue el disputado en Chile en 1962, que a su juicio fue organizado bajo un lema que le parece excelente: "porque no tenemos nada queremos hacerlo todo".

También Villoro replicó a la sentencia que lanzó Tom Wolfe en su reciente paso por la Feria del Libro de Buenos Aires, donde afirmó que la novela "está muerta".

"Es peligroso que un autor piense que la única literatura válida es la que él cultiva, eso es absurdo y prepotente, porque actúa como un ideólogo, no como artista", consideró Villoro respecto de lo que afirmó del escritor estadounidense, uno de los símbolos del llamado "nuevo periodismo".

A su juicio, la opinión del autor de "La hoguera de las vanidades" es "crepuscular, de alguien que está terminando su trayectoria y prefiere que la literatura del mundo se hunda con él".

De Roberto Bolaño (1953-2003), cuya novela "Los detectives salvajes" sitúa entre "las grandes", consideró que "ya es una leyenda", aunque en su opinión, un escritor muerto "se entrega a ese malentendido que es la posteridad, que lo lee de maneras muy diversas".

"A mí me parece extraordinario que se haya transformado en un clásico contemporáneo, lo único que lamento es que no esté vivo", afirmó y opinó que a Bolaño, de quien fue amigo, le hubiese gustado la existencia de una cátedra con su nombre.

El también autor de "2666", "Putas asesinas" y "Nocturno de Chile", entre otras obras, según Villoro, "no buscaba honores oficiales, pero sí el privilegio de la discusión". "Él era un discrepante profesional, y claro, lo más probable que no hubiese estado de acuerdo con lo que se diga allí", señaló Villoro.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios