www.diariocritico.com

Los negocios políticos, consecuencias de una ley electoral perjudicial para el Gobierno de España

sábado 05 de diciembre de 2020, 13:40h

Este jueves pasado, se ha presentado la plataforma Otra Ley Electoral, en que convergen personalidades del mundo de la política y la cultura, juristas y analistas, entre otros. La campaña, que huye de presentar fórmulas concretas sobre esa nueva regulación, sí que apuesta por algunas ideas hacia las que -a su juicio- debería avanzar una reforma: "una persona, un voto", que los políticos se deban más a los ciudadanos que los eligen y no tanto a los partidos o reducir la "sobrerrepresentación territorial".

Como quiera que en 1977, yo era el presidente del comité de organización de la UCD, tuve una serie de enfrentamientos con Adolfo Suárez, con respecto especialmente al sistema electoral ,que el proponía incluir en la constitución y que utilizó en las elecciones de Junio de 1977, proponiendo un sistema proporcional corregido por la Ley d'Hondt, con listas cerradas de partidos, aconsejado según me dijeron, por mi colega el sociólogo John Linz, que trabajaba con Manuel Gómez Reino en una consultora de mi competencia, a la vez que se me dijo que este sistema permitiría a Rodolfo Martin Villa controlar las elecciones, con más facilidad para que ganara la UCD como así ocurrió. Dimití y no quise ser diputado de tamaño enjuague, siendo como soy partidario del sistema británico de distritos uninominales, que acercan al diputado al pueblo, y de mayorías absolutas que favorecen la gobernabilidad.

Naturalmente nuestro sistema, conduce a que los territorios están sobrerrepresentados, como ahora ocurre con partidos como el PNV, Bildu, Esquerra Democrática de Catalunya o JuntsxCat o la CUP o Más País, Compromís, Teruel existe Coalición Canaria, PRC y BNG. Dado que el PSOE es la mayor minoría, tiene que tener negocios políticos, no tan relevantes como la coalición con Unidas Podemos, pero que suman a la hora de aprobar como socios los presupuestos o las leyes de corte socialcomunista que se están presentando en las Cortes, debiendo a cambio pagar como ha ocurrido esta semana alrededor de 4.000 millones de euros, de los que corresponden 2.700 a ERC, PDECat y Bildu. Con otras bagatelas, como cesiones de soberanía, los cuarteles de Loyola, el acercamiento de los presos etarras, o el intento de indultar a los golpistas catalanes, además de quitar al castellano como lengua vehicular en la ley Celaa. Estos negocios perjudican a la Nación, y no se puede decir que esto es una democracia, pues a pesar de que los diputados representan al pueblo español, lo hacen con una ley D´Hondt malvada y alejada de una verdadera representación de nuestros votos personales como ciudadanos.

"La prueba de que está obsoleto es la inestabilidad de los últimos cinco años", argumenta Iñaqui Ezquerra de la plataforma , en referencia a las caídas de los principales partidos desde 2015 en las elecciones generales. Las irrupciones de Podemos y Ciudadanos primero y luego de Vox en 2019, así como de otros partidos minoritarios, han forzado a que múltiples formaciones se vean obligadas a pactar para poder tejer mayorías que sustenten o permitan la formación de gobiernos. Prueba de ello son las dos repeticiones electorales que se han producido en este tiempo.

Pero más allá de esta obsolescencia, Ezkerra cree que ha quedado demostrado que la regulación prima en demasía los territorios sobre las personas, es decir, que hay zonas poco pobladas en las que conseguir un escaño es mucho más barato o requiere menos votos que lo que cuesta sumar un diputado en otras circunscripciones. Es lo que denominan "sobrerrepresentación territorial". Aunque no explican por qué fórmula apostarían, durante la conversación con Ezkerra este plantea propuestas como rebajar el número mínimo de diputados por cada circunscripción provincial de dos a uno. "Creo que queda abierta la posibilidad de ir a una circunscripción única. Caben también las fórmulas mixtas", incide el analista, que enfatiza que el objetivo de la campaña es denunciar la situación actual.

Estos comentarios que me los ha hecho llegar Lorenzo Abadía, coinciden con la entrega de los pagos a los negocios convenidos dentro del Gobierno Frankenstein, que es una auténtica vergüenza. El problema es que como en el momento que hay un gobierno ya sea de derechas o de izquierdas, el sistema que ha generado escandalosos casos de corrupción, es el que les conviene y desde 1978, nada se ha podido tocar ni se tocará, salvo milagro en contrario.

Bernardo Rabassa

Presidente de clubs y fundaciones liberales. Miembro asociado de Alianza Liberal Europea (ALDE). Premio 1812 (2008). Premio Ciudadano Europeo 2013. Medalla al Mérito Cultural 2015. Psicólogo social. Embajador de Tabarnia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios