www.diariocritico.com

Tras las elecciones y los pactos, proyecto político

miércoles 05 de junio de 2019, 13:50h

Los procesos electorales encadenados, ciertamente han dificultado mucho la presencia de nuevas formaciones políticas, como el PSLF entre otras muchas, a pesar de ello, también diversas fuerzas de izquierdas minoritarias, hemos obtenido representación politica. La izquierda institucional toda ella, recela de nuevas formaciones y en lugar de analizar porque estas se dan y se organizan, las atacan o simplemente desprecian y siempre acusan de romper la unidad, unidad que parce que tan solo se puede dar bajo la sombra de sus aparatos y no en base a la libertad o la suplencia de las grandes carencias de la izquierda institucional, repito. A esto hay que añadir las potentes redes clientelares que los partidos del bipartidismo han tejido a lo largo de los años y de su control sobre empleos públicos y contratos de ayudas sociales, lo cual es también otra forma de burda corrupción. Esto se ha dado sobre todo en el centro-sur peninsular en el caso del PSOE y en gran parte de España donde concurre el PP y fuerzas de la derecha.

Cuando hablo de fuerzas menores no hablo de la operación Errejón. En mi opinión no es útil para la clase trabajadora, ni para la articulación de la izquierda. Su madrileñismo y sus vinculaciones con operaciones de otro tipo, la hacen tan solo coyuntural y con el arrastre de dos personas conocidas y valoradas, pero nada más.

Lo cierto es que Pedro Sánchez ha diseñado muy bien una concatenación de elecciones que de salirle bien le iban a dar los buenos resultados, que ha tenido, pues elecciones muy seguidas le iban a favorecer, y las clases populares, querían alejar a VOX y castigar a un partido corrupto como es el PP al tiempo que no se hay fiado ni de Ciudadanos, ni de Podemos a juzgar por los resultados. Mucho electorado ha ido a votar PSOE volviendo a confiar en una fuerza conocida y siempre mal menor. Lo cierto es que el socialismo es fuerte en España, -no solo-, siendo lo que el imaginario colectivo piensa que es o debe ser el Socialismo y precisamente en ese marco al objeto de rescatarlo de los y las liberales que lo controlan establecemos nuestro marco ideológico, entroncado con el socialismo clásico de Iglesias, Caballero, Prieto o Llopis.

Si los herederos de Felipe González vuelven a defraudar estaremos y estamos. Además ya se dan señales de alerta, veamos sino lo que afirma la ministra Calviño sobre las reformas laborales o el pacto no escrito Sánchez-Macron. Por eso, hablamos ya de ampliar un horizonte con otras fuerzas políticas de la izquierda transformadora e independiente al objeto de construir el partido que partiendo de las luchas sociales, obreras, de las mujeres y ecosocialista logre construir la opción de clase de la izquierda constituyente y socialista.

Dicho esto ni el PSOE, ni la derecha, ni la corona y sus jueces pueden ignorar el avance nacionalista e independentista que ha habido en los territorios que reclaman sus derechos en todas las recientes elecciones. Cierto es que no representan a la totalidad de sus clases populares, pero si a una parte muy importante de ellas, además de que sus votos valen tanto y son tan democráticos como cualquiera. Por cierto las derechas no pueden dar lecciones de democracia, ninguna de ellas, pues son autoritarias y entroncan con el franquismo incluso el falangismo y lo más rancio del requeté, por lo que lecciones a nadie. El PSOE también debe pensar que ignorar o no hablar con fuerzas nacionalistas es negar el derecho de serlo y su validez democrática, además de hacer caso de los cantos de sirena de una derecha que si pudiera dejaría fuera de la ley al propio PSOE.

Por todo esto los socialistas de la libre federación, no reafirmamos en su necesidad, libre federación y llamamos a trabajar por la construcción del proyecto socialista que ahora luche por la autonomía municipal, la defensa de las pensiones públicas, la movilización feminista, la derogación de las reformas laborales, fin del precariado, lucha contra la pobreza, defensa de lo público y del planeta, por tanto del clima.

De todas formas construir un proyecto socialista independiente, no se hace desde el sectarismo y el PSOE podría servir, siempre y cuando, en mi opinión rompiera con su ligazón con la corona y se declaré republicano, pero republicano activo, no de retórica. Lo cierto es que Podemos cada vez en más dificultades y mayores errores, no solo entiendo que no es el instrumento que se necesita, sino que sitúa la solución a las crisis del estado y sociales, es decir las reivindicaciones del Trabajo, las mujeres, los pueblos y las personas con voluntad de progreso, así como de revertir las injusticias cada vez más sangrantes que sufrimos en el campo socialista y en la tradición socialista, pero eso sí, socialista.

Carlos Martínez García

Politólogo y ex portuario. Miembro de la plataforma socialista pro PSF.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.