www.diariocritico.com

20 de abril de 2021

martes 20 de abril de 2021, 12:46h

Hoy es 20 de abril e inevitablemente quién más y quién menos nos hemos despertado con la misma canción... La música de una generación, de un tiempo pasado. Un tema, que te gustaran o no Celtas Cortos, todos hemos cantado, tarareado, bailado, amado u odiado, pero hoy, 30 años después todos la tenemos en nuestra memoria.

Y hoy 20 de abril de 2021 todos estamos un poco nostálgicos, como el autor de la carta de la canción. Nostalgia de ese tiempo no muy lejano en el que abrazábamos, besábamos, nos rozábamos, sentíamos la piel del otro, nos quedábamos hasta las tantas, cerrábamos los bares a deshoras, salíamos de noche y llegábamos de día... Nostalgia de cuando hablábamos a voces en los bares, en los que bailábamos pegados, cantábamos a gritos, reíamos juntando nuestras caras, brindábamos, íbamos a conciertos, viajábamos, compartíamos, planeábamos, cuando nuestra vida era nuestra, cuando éramos libres y felices y no lo sabíamos..

Hoy nos sentimos algo más vacíos y tenemos ese amago de arrepentimiento como en la canción, de no haber disfrutado lo suficiente, de habernos quedado con las ganas, de haber antepuesto el tengo que y el debo de, de no haber quedado más, de haber dejado para después, de haber esperado el momento perfecto, de no haber dicho, de haberle puesto más razón que corazón, de haber justificado más que sentido, de habernos guardado te quieros, abrazos, besos... De haber tenido miedo cuando no teníamos que temer.

Hoy todos hemos cambiado y no por esos 30 años que han pasado, sino por este último que hemos vivido, bueno, los que hemos tenido la suerte de sobrevivirlo, porque han sido muchos los que se han quedado por el camino, los que se han ido sin que les tocara. Hoy ninguno de nosotros somos el mismo de hace un año porque un virus así lo ha querido. Porque una pandemia mundial ha monopolizado nuestras agendas, nuestras costumbres, nuestros planes, nuestras vidas. Ha venido a ponerle tiempo al tiempo, a demostrarnos que el tiempo puede pasar despacio pero que corre deprisa y no vuelve. Ha venido a confirmarnos nuestra fragilidad, nuestra pequeñez. Ha venido a decirnos que nuestra única certeza es la incertidumbre.

Por eso, hoy 20 de abril de 2021 es un buen día para dejar atrás la nostalgia y el miedo y pensar o al menos soñar que nos está esperando la vida sabiendo que el dejar para mañana no es siempre buena idea y sintiéndonos afortunados por estar vivos y siendo conscientes de que la mejor manera de vivir es viviendo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios