www.diariocritico.com

Gentes de bien, lasciate ogni speranza

jueves 12 de mayo de 2022, 11:58h

Las comparaciones son odiosas, especialmente para el que sale mal parado. Paz Esteban lleva en el CNI, antes CSID, desde 1988 y su expediente público está plagado de parabienes y ascensos. Frente a ella, un advenedizo como Gabriel Rufián o cualquiera de sus repulsivos adláteres Miriam Nogueras (JxCat), Mertxe Aizpurua (EH Bildu) y Albert Botrán (CUP), son como un chicle en el suelo frente a una currante de clase trabajadora que con tesón ha llegado alto… hasta que los envidiosos le han cortado alas, pies y hierba sobre la que apoyarse.

Comparar los currículos de todos ellos es un acto fútil porque mientras una trabaja y estudia, saca una oposición y dedica cientos de horas sin remunerar al servicio de la nación, los otros heredan la tierra por su cara bonita: desde Rufián que, de cobrar el paro tras ser despedido por malas artes en una empresa de empleo temporal, consigue auparse al carro del estado y pillar 80.000 € anuales de entonces (hoy este espécimen del odio milimetrado cobra más de 125.000 €) hasta la pija de Nogueras, rica heredera de una rica familia del textil catalán que no ha pegado un palo al agua en su vida, salvo para cepillarse su linda, larga y teñida melena rubia. O Aizpurúa, cobradora del frac terrorista desde sus puestos de editora de Egin o fundadora de Gara, condenada a un año de cárcel por la Audiencia Nacional por asociación con banda terrorista. Y estos malos mimbres han acabado con la carrera decente, recta y entregada de una verdadera servidora pública. Paz Esteban.

Estos pobres de alma y profesionales del odio, sin embargo, no lo habrían logrado sin el apoyo cobarde del presidente Pedro Sánchez: que buena vasalla si oviese buen señor escribiría hoy Pero Abate. “Es que lo han chantajeado” gritan algunos, y es verdad. Pero que te chantajeen no implica que te acoquines, especialmente cuando es falsa la amenaza y se basa en la nada más absoluta, como todo lo que tiene que ver con el independentismo y el filoterrorismo.

¿Acaso no fueron legales y amparadas por mandato judicial todas las escuchas realizadas por el CNI? ¿Acaso todos los traidores arriba nombrados no han accedido espuria y tramposamente a las órdenes judiciales para escuchar a los enemigos del estado, conspiradores y taimados sirleros a la espera de que les demos por un segundo la espalda y apuñalarnos? ¿Entonces por qué habría de dimitir Esteban?

Tal vez muchos hayan olvidado que noche tras noche Barcelona era una batalla desde la plaza Urquinaona hasta la plaza san Jaime con cientos de violentos auspiciados desde la Generalitat y amparados por ese veneno subvencionado que se llama Omnium Cultural. Puede que haya también quien ha olvidado que nueve facinerosos fueron condenados por el Tribunal Supremo por atentar contra todos intentando subvertir el orden constitucional y destruir nuestra forma de vida solo por envidia, codicia y encubrimiento de sus constantes y millonarias malversaciones. Ahí están las sentencias. Motivos para grabar, investigar y escudriñar a estos indeseables había y hay, y así lo vio el juez que lo autorizó. Así que por qué se destituye a Paz Esteban.

Luego está lo de las quiebras de seguridad de ministros y presidente del gobierno: son de hace un año (¡pero en manos de qué ineptos estamos!), son ilegales y “externas” al estado y, lo más de lo más, la seguridad violentada es responsabilidad directa del ministro de la presidencia, Félix Bolaños que no solo permanece en su cargo, es que con dos bien grandes le ha echado la culpa al CNI y, por ende, a la pobre Esteban porque, como bien sabemos, siempre hay tontos crédulos.

No obstante este batiburrillo de ladrones mediocres, lo peor ha sido la caída en mi ánimo de alguien a quien siempre respeté y admiré por su integridad y su entrega al servicio público, Margarita Robles. Lo mínimo, lo máximo, la grandeza de un broche de oro habría sido darle con la puerta en las narices al presidente Sánchez con ese viejo y conocido “¿quieres a Paz Esteban? Pues dos por uno: si se va ella, me voy yo”. Por lo menos algunos no habríamos perdido toda esperanza.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
1 comentarios