www.diariocritico.com

Ramón Espinar y la Coca-Cola más cara del mundo

Ramón Espinar y la Coca-Cola más cara del mundo
miércoles 05 de abril de 2017, 09:38h

Nunca beber una Coca-Cola le ha salido más caro a nadie en el mundo. Hablamos del caso de senador Ramón Espinar, puesto en evidencia en un claro de preocupante 'postureo' político. Y es que el dirigente de Podemos, que lideró parte del frente de la izquierda a favor de los trabajadores de esta marca en España y que apoyó el boicot a su consumo en nuestro país mientras se mantuvieran los despidos y los planes de cierre de la planta de Madrid, fue pillado ayer en el comedor del Senado bebiendo este famoso refresco.

El portavoz de Unidos Podemos en el Senado y actual máximo dirigente de Podemos Madrid, fue cazado con una fotografía en el comedor con dos botellas de Coca-Cola en su bandeja del menú. Espinar ya ha pedido disculpas por su "error", unas disculpas a las que se suma Pablo Iglesias, su líder, quien también encabezó el frente anti-Coca-Cola por sus planes de mudanza de Madrid.

"Es un error, he hablado con los trabajadores de 'Coca-Cola en lucha' y les he manifestado mi apoyo y mi solidaridad" dijo Espinar tras su grave error político. Eso sí, no se quedaba en sus disculpas y, como es habitual en él, cargaba contra los críticos y rivales políticos: "El día que hemos conocido que el PP utilizaba dinero de la sanidad pública para financiar sus campañas en Madrid y la dimisión del presidente de Murcia, sorprende que un refresco acapare la actualidad política".


Texto íntegro del comunciado de Espinar sobre su consumo de Coca-Cola:

Sobre el asunto de la Coca-Cola:

Vayan por delante las disculpas: he podido hablar con las espartanas de Coca-Cola En Lucha y transmitirles mis disculpas, mi calor y mi apoyo. He cometido el error de tomar un refresco y me he disculpado con quien creo que debía.

Como dice Pablo Iglesias, no hay mal que por bien no venga. Esto nos permite decirle a mucha gente que Coca-Cola no respeta los derechos de los trabajadores en la planta de Fuenlabrada. También espero que abra la veda de saber qué se come y qué se bebe, cuanto cuesta y quien lo paga en la cafetería del Senado. Yo suelo comer el menú de 8 euros en el autoservicio, en alguna ocasión el de 13 euros en las mesas y a menudo un bocadillo o hamburguesa rápidos para seguir trabajando. Y lo pago de mi bolsillo.

El día que hemos conocido que el PP utilizaba dinero de la Sanidad pública para financiar sus campañas en Madrid y la dimisión por corrupción del Presidente de Murcia, sorprende que un refresco acapare la actualidad política. No puedo evitar que me suene a cortina de humo.

Lo dicho: a no repetir el error, mis disculpas y todo el calor, como siempre, a los trabajadores de Coca-Cola.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios