www.diariocritico.com

manipulación de vehículos

El presidente del Grupo Volkswagen (VW) en Estados Unidos, Michael Horn, ha reconocido ante un comité del Congreso de Estados Unidos que el objetivo del software instalado en algunos de sus vehículos diesel era ocultar sus emisiones reales. Horn también afirmó que no supo hasta el 1 de septiembre de este año que los vehículos del grupo alemán contenían el software ilegal y añadió que, hasta ese momento, solo sabía que algunos de esos automóviles diésel no cumplían con las normativas estadounidenses sobre emisiones.

La Fiscalía regional alemana ha registrado la sede principal de Volkswagen en Wolfsburg y otras dependencias en busca de indicios relacionados con la manipulación de emisiones en los motores diésel detectada en Estados Unidos.

El ministro de Industria, José Manuel Soria, avanzó el pasado martes que el Gobierno reclamaría a la firma Volkswagen 1.000 euros por vehículo trucado, cuantía correspondiente a las ayudas del plan PIVE que proceden de los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Este jueves, Soria ha explicado que Volkswagen le ha replicado que el fraude de las emisiones contaminantes de sus vehículos no afecta a las de CO2 por las que recibieron estas ayudas a los coches eficientes.

El escándalo de Volkswagen ha dado la voz de alerta sobre la manipulación de vehículos, y es que los 11 millones de coches afectados reconocidos por la compañía alemana no son los únicos cuyas emisiones no se corresponden con los resultados de los test oficiales. Un informe de la ONG Transport & Environment, revela que los vehículos europeos emitieron en 2014 una media de un 40% más de emisiones de las que señalan sus resultados de los test oficiales y en algunos modelos de marcas como Mercedes, BMW o Peugeot, la brecha llega hasta el 50%.

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha anunciado que el Gobierno reclamará a Volkswagen todas las ayudas recibidas dentro de los planes por eficiencia energética, el conocido como plan PIVE, en la compra de vehículos afectados por el caso fraudulento del software que alteraba los datos de emisiones contaminantes. Este plan de ayudas otorgaba 2.000 euros por la compra de un vehículo, de los cuales 1.000 proceden de los Presupuestos Generales del Estado, y que será la cantidad que exigirá el Ejecutivo a la compañía.

La polémica gira en torno a la compañía Volkswagen desde que se hizo pública la información que apuntaba que la compañía había manipulado durante años hasta 11 millones de vehículos diesel para evitar las regulaciones medioambientales. Después de que Estados Unidos haya anunciado la apertura de una investigación penal contra la empresa, el ministro alemán de Transportes, Alexander Dobrindt, ha asegurado este miércoles que el Gobierno de Angela Mekel no tuvo conocimiento de las prácticas fraudulentas de Volkswagen hasta el fin de semana y avanzó que la comisión de investigación creada por su departamento trabaja ya en la sede central de la empresa.
  • 1

> Rajoy intentará que la revisión de inversiones no afecte a España

El escándalo del fraude de las emisiones contaminantes de Volkswagen sigue trayendo cola, y es que además de las responsabilidades personales, y la asunción de los costes y consecuencias de dicha manipulación, el nuevo presidente de la compañía, Matthias Müller, ha anunciado este martes ante trabajadores de la compañía que el grupo revisará todas las inversiones previstas y "cancelará o aplazará las que no sean estrictamente necesarias".

En medio del escándalo desatado por la manipulación de emisiones de gases en los vehículos, el fabricante de vehículos de lujo Audi, firma que cuenta con 2,1 millones de los 11 millones de coches afectados, ha informado de que ha demandado a la matriz Volkswagen por supuestos delitos contra el derecho penal alemán en la Fiscalía de Ingolstadt (sur de Alemania). Un portavoz de Audi señaló que "de este modo queremos contribuir al proceso de esclarecimiento".

> Ya se ha completado el registro de los 11 millones de vehículos afectados

La filial de Volkswagen, Seat ha admitido haber vendido el 6% de los 11 millones de vehículos que el grupo reconoció que habían sido manipulados, lo que supone un total de 700.000 vehículos. Estos coches se vendieron entre los años 2009 y 2015 y habían sido equipados con esta familia de motores diésel manipulados con un software que identifica cuándo uno de estos vehículos es sometido a una inspección de emisiones y altera el régimen del motor para emitir menos gases contaminantes.

> Siguen rodando cabezas: Volkswagen despedirá al CEO de EEUU y a dos responsables de I+D

El escándalo sobre la manipulación en las emisiones contaminantes de hasta 11 millones de vehículos de Volkswagen no sólo acarreó una fuerte caída de la compañía en bolsa, sino que ha provocado la dimisión de su presidente, Martin Winterkorn, el despido del consejero delegado en Estados Unidos, Michael Horn, y a los máximos responsables de I+D en Audi, Ulrich Hackenberg, y en Porsche, Wolfgang Hatz. Además de las responsabilidades personales, la compañía deberá enfrentarse a las investigaciones abiertas por EEUU y Alemania así como a las consecuencias de estas prácticas fraudulentas, sobre las que el Gobierno aleman ya ha advertido que la manipulación afecta a Europa. Por su parte, la filial del grupo Volkswagen, la española Seat ha admitido haber equipado durante los últimos años algunos de sus vehículos, que todavía no han cifrado, con los motores diésel trucados.

> Este escándalo ha provocado una caída de más del 20% en bolsa

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha iniciado una investigación penal del Grupo Volkswagen por haber trucado durante años hasta 11 millones de vehículos diesel para evitar las regulaciones medioambientales, según publica el diario 'The Wall Street Journal'. La compañía alemana ha difundido un comunicado en el que explica que destinará unos 6.500 millones para hacer frente a las consecuencias de la manipulación de las emisiones de CO2 de sus vehículos en Estados Unidos y cifra en once millones los vehículos afectados por estas irregularidades. Este escándalo ha llevado a la compañía a acumular dos jornadas 'negras' en la bolsa, y es que este martes, la caída del valor de sus acciones ha superado el 20%.