www.diariocritico.com

José Manuel Soria

Toda la oposición al PP criticó que la comparecencia de De Guindos de ayer fuera en la Comisión de Economía y no en el pleno del Congreso, y pidió la dimisión del ministro ante las "mentiras" con las que el Gobierno en funciones explicó en un primer momento la designación de Soria. Fueron varias las inexactitudes y contradicciones en las que concurrió el ministro durante sus explicaciones.

> El ministro de Economía en funciones acudirá este martes a la Comisión de Economía
> PSOE y Podemos amenazan con reprobar a Pastor por no escuchar a la mayoría de la cámara

El caso Soria aún está afectando a la agenda política. El Gobierno ha vetado la comparecencia del ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, ante el Pleno del Congreso como pide la mayoría de la cámara a excepción del PP. Sin embargo, la competencia de convocar o no la cita es de la presidenta de la cámara, Ana Pastor, que podría enfrentarse a una histórica reprobación política promovida por PSOE y Podemos si finalmente, como todo parece indicar -Luis de Guindos acudirá el martes a la Comisión de Economía gracias a la alianza entre PP y Ciudadanos-, no materializa la voluntad de los grupos de la oposición.

La presidenta del Congreso, la 'popular' Ana Pastor, ha rehusado avanzar este viernes si finalmente convocará el Pleno que reclama toda la oposición para que el ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, responda en el hemiciclo por el frustrado nombramiento de José Manuel Soria para el Banco Mundial. Pastor ha preferido no desvelar aún sus planes después de que el Gobierno haya dejado claro que Guindos sólo está disponible para comparecer por este tema ante la Comisión de Economía.

> Comienzan a conocerse las razones que sirvieron para que finalmente Rajoy echara marcha atrás

¿Fue Luis de Guindos el gran culpable de este empecinamiento por nombrar a José Manuel Soria como director ejecutivo del Banco Mundial por propuesta española? ¿Por qué en un momento clave para el PP? ¿Por qué se prefirió encender un fuego en pleno intento por formar gobierno? Aquí están algunas de las razones más nombradas en las últimas horas...

> Precisamente, había sido seleccionado como director alterno en el Fondo Monetario Internacional (FMI)
> El Gobierno en funciones de Rajoy sortea así la polémica originada por la designación de Soria
> Se trata de otro hombre cercano y de absoluta confianza, ya que fue 'número dos' de De Guindos

Fin del culebrón. Aunque también sea un hombre cercano al Gobierno del PP, tiene un currículum, hasta que se dijera lo contrario, intachable. Por eso el Ejecutivo en funciones ha propuesto al ex secretario de Estado de Economía Fernando Jiménez Latorre como candidato para ocupar el puesto de director ejecutivo del Banco Mundial, tras la renuncia de José Manuel Soria, según han informado a Europa Press fuentes del Ministerio de Economía.

> No se había realizado un proceso de concurso público para que accediera como funcionario
> El PP habla ahora de "un problema de información" y dará explicaciones en el Congreso

Escándalo tras escándalo. Rajoy tiene muy complicado conseguir la reelección con asuntos como éste de Soria, que ha sido todo un terremoto desde que comenzara a rodar por el panorama político nacional desde el viernes. Después de varias mentiras descaradas, se ha sabido que el Gobierno en funciones del PP no había realizado tal concurso ni permitido que otros funcionarios pudieran acceder al nombramiento del cargo como director ejecutivo del Banco Mundial a propuesta española. Además, Soria no había reingresado como funcionario a la Administración y no participó en un concurso porque no se había convocado.

Si parecía que este asunto no podría acaparar más polémicas, llega la realidad para superar la ficción: resulta que la persona que el Gobierno mantendría como adjunta a José Manuel Soria para el Banco Mundial es Beatriz de Guindos, sobrina del actual ministro de Economía, Luis de Guindos.

> Rebelión pública de dirigentes 'populares' contra este nombramiento

> Responsabiliza a su número dos en el Ministerio de la designación "discrecional" para el Banco Mundial
> Afirma que la decisión fue "técnica" y, en ningún caso, "un nombramiento político"

El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, ha afirmado esta tarde en el Congreso que José Manuel Soria “era el mejor” de entre más de una decena de aspirantes al puesto de director ejecutivo del Banco Mundial. Curiosamente, ambos se presentaron en su juventud a la misma oposición de Técnico Comercial del Estado, como le recordó Pablo Iglesias, improvisado portavoz de Podemos en la Comisión de Economía… “salvo que usted quedó el primero, y él, el penúltimo”.

Hace tiempo que pienso que, ahora que Obama se nos marcha, esperemos que para ser sustituido por alguien que no esté tan enloquecido como Trump, podría darse una vuelta por España y traer aquí su espíritu conciliador. Ahí es nada lo que logró con las relaciones con la Cuba de los Castro. Y ahora vemos cómo ha logrado, nada menos que con Putin, el emperador guerrero, poner fin a la guerra en Siria, que es un buen primer paso, probablemente, para acabar con los fundamentalistas asesinos. Aunque, bien mirado, puede que ni los buenos oficios de Obama, que fracasó frente a los más duros republicanos a la hora de intentar poner fin a la vergüenza de Guantánamo, lograsen evitar la reconciliación de las fuerzas políticas españolas y la 'guerra' de esas terceras elecciones que ya parecen casi -casi- inevitables a trece semanas vista en nuestro peculiar país.

Porque los españoles, lejos del mundanal ruido, de las advertencias que cada día con más premura se nos lanzan desde Europa y desde los propios Estados Unidos, ajenos a la paz en Siria y a cuanto ocurre, como diría Felipe González, en el mundo mundial, estamos mucho más pendientes de cosas como Soria. El ex ministro, digo, que nunca llegó a tomar posesión del cargo de director del Banco Mundial, a donde le condujo la benevolencia de su buen amigo Mariano Rajoy. No sé si la escandalera suscitada por el 'affaire Soria' y la posterior batalla acerca de la comparecencia parlamentaria o no del ministro Luis de Guindos, a quien acusan soterradamente desde Moncloa de haber sido el instigador del nombramiento 'mundial' de Soria, merece tanto la pena como otros pintorescos pasajes de la vida nacional. El caso es que ahí está un buen ministro, como Luis de Guindos, bastante independiente dentro del mundillo del PP, mirado de reojo por los 'halcones' más belicosos en el 'aparato' de Génova. Pues ¿no se atreve el muy osado a sacar ahora, precisamente ahora, un libro desenterrando algunos pasajes oscuros del partido que nos gobierna en funciones?

Aquí, el que se mueve no sale en la foto, y Guindos quisiera pasar por el paradigma de la lucha contra la corrupción en el partido con el que sido superministro de Economía, el interlocutor de los próceres europeos, comenzando por su poderoso colega alemán Schäuble, y el hombre que se jacta de haber sido quien salvó a España del rescate y de los 'hombres de negro'. Ingredientes todos que, en un partido en celo como el PP, agobiado por todos los problemas imaginables en un calendario político simplemente inimaginable, hacen que el ministro se haya convertido en el blanco de soterrados alfilerazos que algunos hemos podido escuchar donde corresponde y, claro, sin micrófonos.

Lo que ocurre es que, valga la redundancia, aquí ocurren demasiadas cosas como para entretenerse en cuestiones menores, como si lo de Soria fue responsabilidad del 'jefe' o del segundón. Lo lógico sería peocuparse muy mucho de asuntos más lacerantes. Ahí tenemos, sin ir más lejos, la Diada, dentro de horas, inaugurando nuestra particular guerra política 'a la Siria', que menudo mes de septiembre viene, de enfrentamientos políticos a muerte, en la corrompida, putrefacta, vida política catalana. Ni las cosas incomprensibles que hacen los de la 'banda de los cuatro', que acabarán, ya verán, llevándonos a otras elecciones, logra superar el circo de la CUP, Puigdemont, Forcadell, Romeva y Junqueras, a los que una mayoría silenciosa de catalanes parece incapaz de atajar en su viaje a toda máquina hacia la escollera.

Así que ya digo: alguien, en la debilitada sociedad civil española, debería invitar a Obama, ahora que se va de la Casa Blanca, para que se dé una vuelta, aunque sea pagándole el elevado 'fee' de los ex presidentes, por Moncloa, Génova, Ferraz y, si acaso, por la plaza de Sant Jaume. Que más difícil habrá sido convencer a la proverbial cabezonería de Raúl Castro y Bashar el Asad para que enterrasen las hachas guerreras en Cuba y Siria que persuadir a los verdaderos culpables de lo de Soria de que han metido la pata hasta el fondo. Y no, no se caen, para seguir con los inocentes juegos de palabras, del Guindo(s). Aquí, ni de coña se cae nadie del Guindo(s). Imposible, porque son unos alcornoques. Y lo digo en serio y, si hace falta, en sirio. O en Soria, o donde sea.

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha asegurado sobre el nombramiento fallido de José Manuel Soria para representar a España en el Banco Mundial que tiene la conciencia "muy tranquila" tras haberlo defendido antes de ser revocado.

> Presenta a Alfonso Alonso como candidato a Lehendakari ante los medios madrileños
> Alfonso Alonso zanja el tema con una frase: "Respeto la decisión que ha adoptado y no tengo más que decir, así que no lo voy a decir"

La invasión de cargos del Gobierno y del PP esta mañana en el Hotel Villamagna, para desayunar mientras hablaba el presidente de la Xunta -también en funciones-, Alberto Núñez Feijóo, ha hecho imposible citarlos a todos en la presentación del evento que este lunes ha abierto otra trascendente semana política. Una ‘multitud’ que ha asentido mayoritariamente cuando su compañero de partido, quizá el mejor colocado en la carrera por la sucesión de a Mariano Rajoy, ha criticado la designación del ex ministro José Manuel Soria para ocupar un alto cargo en el Banco Mundial.