www.diariocritico.com
José Antonio Poveda, secretario general de Escuelas Católicas de Madrid, Rocío Albert, viceconsejera de Política Educativa de la Consejería de Educación y Juventud de la Comunidad de Madrid, Rafael Puyol, presidente de UNIR
José Antonio Poveda, secretario general de Escuelas Católicas de Madrid, Rocío Albert, viceconsejera de Política Educativa de la Consejería de Educación y Juventud de la Comunidad de Madrid, Rafael Puyol, presidente de UNIR (Foto: Chema Barroso (MDO))

La Formación Profesional, una "alternativa real" en continuo crecimiento

Por MDO
lunes 18 de octubre de 2021, 13:56h

La formación Profesional ha sido durante años la cenicienta del sistema educativo. Muchos creían que tener un grado universitario otorgaba un empleo seguro. Además, antes existía la idea de que una FP la estudian aquellos que no tenían capacidad para estudiar un bachillerato o un grado. Afortunadamente, según los ponentes de la mesa 'El despegue de la FP', dentro de las VI Jornada de Educación 'Formación, el aprendizaje continúa , esta perspectiva está cambiando.

Ahora los alumnos y las nuevas generaciones saben, a jucio de la viceconsejera de Política Educativa de la Consejería de Educación y Juventud de la Comunidad de Madrid, Rocío Albert, saben que la FP es una "alternativa real", que tiene una alta inserción laboral al estar muy pegada al mercado laboral. Es por ello, por ese cambio de tendencia, por el que, aunque aún es todavía el puente de Formación Profesional a la Universidad es el más utilizado, el sentido inverso está cada vez más transitado. Así, según Albert, el número de alumnos que pasan de un grado universitario a una formación profesional está creciendo y en unos años puede ser el predominante.

Y es que, como ha asegurado el presidente de UNIR, Rafael Puyol, conforme se han demostrado los elevados índices de empleabilidad que tiene la FP, el número de alumnos que optan por estos estudios se ha ido recuperando, aunque cree que debería haber ocurrido "hace mucho tiempo". Como ha expuesto, se está haciendo "justicia social" con la incorporación de tantos estudiantes a la Formación Profesional.

Pero la FP tiene otra vertiente también explotada y con recorrido. Según el secretario general de Escuelas Católicas de Madrid, José Antonio Poveda, a esta etapa educativa se están subiendo personas que vienen del fracaso escolar y que ven en esta opción "una forma de reengancharse al sistema educativo". A su juicio, en España hay un problema de abandono temprano de la educación que la FP está ayudando a recuperar ese "talento perdido".

No obstante, en estos estudios son cada vez más los trabajadores que la utilizan para reciclarse en su profesión, algo fundamental, como han defendido los ponentes. En ello juega un papel fundamental la formación continua. "Se está convirtiendo en una exigencia imprescindible porque nunca como ahora los conocimientos quedaron obsoletos en tan poco tiempo", lamentó Puyol, que ve que muchos profesionales españoles se formaron en una época donde muchas capacidades actuales eran desconocidas.

Es por ello por lo que resulta imprescindible estar actualizado en conocimiento, capacidades y destrezas. En palabras de Puyol, "si la formación continua siempre fue necesaria, ahora se ha convertido en algo imprescindible". La base para conseguir este objetivo está, según Poveda, en la formación inicial de las personas. "Tiene que hacerse con una formación que depare en el horizonte de ir actualizando y adquiriendo aprendizajes a lo largo de la vida, por lo que el sistema tiene que diseñar su actividad docente pensando en la trayectoria que va a recorrer la persona". Pero en esta formación, como han coincidido los ponentes, no se puede dejar de lado el aprendizaje y la formación humanística. "Son cuestiones y valores que se van a poner en juego a la hora de incorporarse en el mundo laboral y que son demandadas por las empresas", afirmó Poveda.

Ahora bien, el impulso de la Formación Profesional no se puede realizar al margen de las necesidades de las empresas. Es decir, tampoco se puede centrar todos los esfuerzos en la Formación Profesional, sino que cada opción educativa tiene que tener "su espacio" para que la inserción laboral sea en las mejores condiciones sociales y económicas. Y es que, según Poveda, hay muchas empresas que están reclamando perfiles profesionales que no están enmarcados en ninguno de los estudios.

Por ello, Puyol considera fundamental hacer "un esfuerzo" en adaptar los productos educativos a las demandas que hay en estos momentos. Y es que muchos estudiantes, contó, salen de la universidad insatisfechos y diciendo que la formación que han recibido no les faculta para desempeñar con eficacia un determinado puesto de trabajo. Es decir, explicó que "no debemos insistir en conocimientos que se quedan obsoletos sino en hacer hincapié en aquellos que es más permanente como las habilidades, destrezas y valores". Si se hiciera, continuó, "daríamos un paso definitivo para una universidad mejor".

Hacia un modelo híbrido

Sobre la idoneidad de crear estudios de Formación Profesional on line, mientras Puyol si ve fundamental crear estudios de manera exclusiva a distancia que den a determinados grupos de personas la posibilidad de estudiar ese curso, siempre y cuando no puedan recibirla de manera presencial, Albert consideró que no se puede olvidar que muchas familias profesionales requieren de una parte práctica. Así, según los expertos, la educación está encaminada a desarrollarse en un modelo híbrido, donde la teoría se pueda desarrollar de manera digital y la parte práctica sea presencial.

Aún así, si algo ha demostrado la digitalización, a raiz de la pandemia, cree Poveda, es la necesidad que hay de una enseñanza presencial, dejando las herramientas tecnológicas como "un complemento". De esta forma, Albert afirmó que la presencialidad va a seguir siendo la base fundamental de la Educación. Eso sí, como aclaró, que lo que se haga se haga bien. "Sabemos donde vamos pero hay que hacerlo de manera ordenada, con calidad", continuó.

Es por ello por lo que el presidente de UNIR criticó que durante la pandemia, muchos estudiantes estaban "muy disconformes" con la formación on line recibida. Y es que "no es lo mismo dar una clase de manera presencial que ponerse delante de un ordenador, sino que la formación digital requiere de diferentes condiciones. Así, a su juicio, la formación virtual se enfrenta "a una serie de problemas que debemos tener en cuenta si queremos que esta enseñanza tenga la calidad suficiente". Entre ellos, destacó la importancia de unos buenos sistemas tecnológicos así como una buena formación de los docentes para impartir una buena lección a través de internet.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios