www.diariocritico.com

Elecciones 26-J| Debate a siete

La cuestión catalana enreda un escenario de pactos en el que PNV puede ser clave
Ampliar
(Foto: ERC)

La cuestión catalana enreda un escenario de pactos en el que PNV puede ser clave

> Los nacionalistas se muestran convencidos de que serán decisivos ante la pelea de los grandes partidos

martes 21 de junio de 2016, 00:58h
A pocos días de que llegue a su fin el capítulo de la repetición electoral, los siete partidos que podrían ser determinantes para la configuración de los pactos se han enfrentado en un debate que ha estado lejos de dibujar posibles sumas. Los partidos nacionalistas catalanes han dejado claro que no apoyarán a ningún partido que no se tome en serio la soberanía del pueblo de Cataluña, mientras que PNV -consciente de su posible rol determinante- ha destacado condiciones de la agenda vasca en un tono más flexible. Por otra parte, los comentarios irónicos de Gabriel Rufián ante las peleas de PP, PSOE, Ciudadanos y Unidos Podemos han puesto en perspectiva un debate que por momentos se ha convertido en una repetición del de los cuatro candidatos a la presidencia.

Nueva oportunidad de confrontar y convencer para los partidos políticos en los últimos días de campaña. Esta vez, a las cuatro principales formaciones se han añadido los nacionalistas catalanes de Convergència (CDC) y ERC, y el partido vasco PNV en un debate a siete emitido por TVE que ha reflejado, más si cabe, la complejidad del puzle de los pactos en caso de que el 26-J no arroja una suma clara.

Los grandes partidos han optado por segundas espadas y por portavoces consagrados como Pablo Casado (PP), Íñigo Errejón (Unidos Podemos) y Juan Carlos Girauta (Ciudadanos). El PSOE había decidido ir por esta misma línea y apostar por Antonio Hernándo, pero a último momento ha elegido diferenciarse del resto con Isabel Rodríguez, la única mujer del debate.

Por su parte, Gabriel Rufián ha representado a ERC, Carles Campuzano a CDC y Aitor Esteban a PNV en un debate excesivamente encorsetado por los tiempos de intervención. De hecho, Rufián ha acabado recibiendo una severa amonestación por parte del moderador, Julio Somoano, por no cumplir las reglas de los turnos.

Los partidos nacionalistas catalanes no han esperado ni un minuto para intentar centrar el debate sobre la cuestión de Cataluña, que Campuzano ha definido como el "principal problema político" que tiene en la actualidad España.

Tanto Rufián como el candidato de CDC han mostrado su desconfianza por las propuestas sobre Cataluña de los grandes partidos y han vetado, ya de entrada, apoyar un Gobierno del PP, aunque el respresentante de ERC ha extendido el veto a quien "niegue la soberanía del pueblo catalán".

Ni siquiera ha habido sintonía en este debate entre ERC y Unidos Podemos, a pesar de que Rufián ha reconocido que hubo coincidencias en el Congreso entre ellos y "la buena gente de Podemos y las mareas".

Errejón ha asegurado que no están dispuestos a apoyar la continuidad de Carles Puigdemont al frente de la Generalitat porque ha presentado unos presupuestos continuistas con las políticas de recorte de Artur Mas. El choque no ha sido tando de propuestas como de compañías, ya que a su vez Rufián ha criticado que Podemos quiera asociarse con el PSOE.

En cualquier caso, Campuzano y Rufián han puesto como principal condición para cualquier apoyo que se dé una salida democrática a la situación de Cataluña y se han mostrado firmes en esta línea roja. "Sin solución a la cuestión catalana díficilmente habrá Gobierno en España", ha sentenciado Campuzano.

El PNV, ¿posible llave?

Los partidos son conscientes de que este 26-J se podría volver a dar la situación de que las sumas que intenten entre los partidos de ámbito nacional podrían necesitar además del refuerzo de los escaños nacionalistas.

En este escenario, el PNV puede ser una de las opciones más viables, ya que sus condiciones pasan por cuestiones de la agenda vasca relacionados con la inversión en la industria u otros temas económicos y sociales. Sin embargo, Aitor Esteban no se ha querido mojar en su preferencia de pactos y ha dicho que habrá que esperar a ver qué candidato designa el Rey.

"En una situación tan complicada como esta, con líneas rojas no se llega a ninguna parte, nosotros vamos a dar líneas verdes", ha señalado Esteban en un tono más conciliador.

Aunque Podemos planteó en la legislatura pasada la necesidad de contar con el voto favorable o la abstención de los nacionalistas vascos, en este debate ha sido Ciudadanos quien más les ha cortejado. "Estoy convencido de que los votantes del PP quieren estabilidad y reformas, como los del PSOE. Y también los votantes del PNV seguro que están por posiciones constructivas", ha señalado Girauta.

Sin embargo, Esteban se ha llegado a alinear con los representantes catalanes durante algunos momentos del debate sobre el modelo territorial. En concreto, el dirigente ha asegurado que hay que lo primero que hay que hacer es reconocer que hay naciones diferentes, para luego establecer un sistema bilateral con Esapaña. Esteban también ha mostrado su recelo por la propuesta plurinacional de Podemos, ya que ha cuestionado que eso implique una defensa de la ampliación de competencias territoriales.

Un ring a cuatro

A pesar la importancia clave de los partidos nacionalistas, el debate se ha convertido por momentos en una repetición del debate a cuatro con acusaciones cruzadas de los grandes partidos.

De hecho, se ha producido la misma dinámica: PSOE, Podemos y Cuidadanos cargando contra el PP; Casado culpando a la herencia socialista y cargando contra Errejón y los socialistas sumándose a las críticas contra la formación morada mientras el número dos de Podemos repetía -como ya hizo Pablo Iglesias- que el adversario era el PP.

La diferencia es que en esta ocasión en el plató estaba Gabriel Rufián, que ha aderezado el combate con algunos comentarios irónicos. "Tiene cierta gracia verlos pelearse porque al final se pondrán de acuerdo. En los despachos luego no se llevan tan mal", ha comentado.

El debate se ha vuelto a tensar cuando Casado ha acusado a Podemos de recibir financiación ilegal de Venezuela. En este caso, Rufián se ha puesto del lado de Errejón, que a su vez ha pedido a los populares que se presenten en otro país si no tienen proyecto para España.

Pero si de algo ha servido este debate a siete es para percibir con más realismo la imagen de un próximo Congreso de los Diputados, en el que alcanzar la mayoría requerirá la suma de partidos diferentes y que será imposible si alguien no está dispuesto a ceder.

La inclusión de los partidos nacionalistas ha puesto, por tanto, en perespectiva la realidad política más allá de la burbuja de la campaña. Como resumen de esta circunstancia, se puede destacar las palabras de Carles Campuzano cuando ha alertado de que, si los partidos no se ponen de acuerdo en un proyecto de futuro, existe el riesgo de hacer el ridículo e ir a unas terceras elecciones.

Lea también:

- Todos contra el Gobierno en el principal debate económico de la campaña

- La fractura entre Sánchez e Iglesias difumina un debate centrado en la crítica a Rajoy

- Margarita Robles se desespera ante la nueva política de Bescansa, Arrimadas y Levy

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.