www.diariocritico.com

Félix Álvarez, 'Felisuco': "La noche en la que voté 'sí' a Mariano Rajoy no dormí"

jueves 15 de diciembre de 2016, 13:15h
Félix Álvarez, 'Felisuco': 'La noche en la que voté 'sí' a Mariano Rajoy no dormí'
(Foto: Ciudadanos)
Para Félix Álvarez, también conocido como 'Felisuco', la política no está reñida con el humor, pero prefiere enfocar su cargo en el Congreso de los Diputados con seriedad. La misma que echa en falta en la actitud de algunas de sus señorías durante los plenos de la Cámara Baja. En una entrevista con Diariocrítico, el diputado de Ciudadanos repasa algunas de las medidas que hay sobre la mesa en materia de cultura y confiesa sentirse orgulloso de que su grupo votara a favor de la investidura de Mariano Rajoy, a pesar de que asegura que la primera noche en la que le dio su 'sí' al presidente del Gobierno no pudo dormir.

Félix Álvarez (Santander, 1966) ha cambiado una vida profesional dedicada al humor por un escaño, el que consiguió por Cantabria en las elecciones generales de junio. Tras veinte años en la televisión y sobre los escenario, Álvarez decidió afiliarse y luego convertirse en candidato de Ciudadanos. Fue su primer paso en la política, aunque anteriormente había expresado su apoyo público a UPyD. Ahora es portavoz de la formación de Albert Rivera en la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados.

Ha llegado a calificar de "desastrosa" la política cultural del PP con mayoría absoluta, ¿qué aspectos esperan rectificar durante esta legislatura?

Habría que darle una vuelta totalmente a la política cultural del PP, donde yo creo que la cultura ha sido una de las partes más dañadas y ha sufrido no sólo los recortes sino hasta incluso el desprecio del PP. Hay que tener la capacidad suficiente de entender la cultura como algo que nos identifica como país y como individuos y como algo muy importante a nivel industrial y empresarial. Somos el 3,4% del PIB y creo que la cultura debería representar todavía más. Así que casi casi hay que empezar de nuevo.

El Gobierno es el mismo, ¿esperan algún cambio de actitud?

No nos queda otro remedio. El Gobierno es el mismo aunque se ha cambiado a algunas personas. Pero las circunstancias del juego sí que son totalmente distintas. Ya no hay el rodillo de la mayoría absoluta y yo creo que todos los partidos, incluido el PP, tienen una nueva visión y unas nuevas ganas hacia la cultura que espero que se refleje en acuerdos puntuales y en consensos que hagan que la cultura tire para arriba.

Una de las propuestas que ya se ha puesto sobre la mesa es la creación de una fiscalía especializada en delitos contra la propiedad intelectual, ¿qué efecto espera que tenga esta medida?

Espero que pueda hacer que se luche contra la piratería de una forma mucho más práctica y mucho más positiva. La piratería es un gravísimo problema que tenemos en nuestro país. Tenemos la dudosa posición de ser el segundo país con más descargas ilegales, después de China, y eso afecta de una manera fundamental al crecimiento de la cultura en nuestro país. Con lo cual, yo espero que esa fiscalía tenga la capacidad de actuar con rapidez y prontitud y que sea realmente contundente contra la piratería.

¿Cómo se puede hacer una lucha efectiva contra la piratería cuando vemos que cada vez que se cierra una página de descargas ilegal aparece otra?

Ya se está haciendo en Reino Unido, Portugal o Italia. Hay que atacar el problema de manera colectiva. Si tardas en cerrar una página web dos, tres o cuatro años entonces no hay ninguna posibilidad de luchar de forma práctica contra la piratería. Se tiene que actuar en bloque y con rapidez, de manera que se pueda cerrar no una sino las que sean necesarias. Siempre bajo tutela judicial, que también creemos que es fundamental.

¿La lucha contra la piratería se centraría solo en las webs de descarga?

No. A corto plazo esto es fundamental, pero luego a medio plazo creemos que hay que desarrollar un plan para los jóvenes, en las escuelas, donde se les puedan dar los suficientes datos para que ellos entiendan la importancia de la propiedad intelectual. Ya hay varios estudios que se han realizado en Madrid y en Castilla La-Mancha con más de 2.000 alumnos, donde a los alumnos que se les daba una formación para que entendiensen qué es la propiedad intelectual, cambiaban radicalmente su concepto de la piratería. En cuanto les dabas formación y les explicabas cuál es el proceso desde que alguien tiene una idea hasta que eso se cristaliza en una canción, en una película o en un libro, cambiaba el concepto que tenían. Yo creo que a medio plazo también es importante concienciar a la gente.

¿Por qué la reducción del IVA cultural acordada con el PP sólo afecta a los espectáculos en directo?

Porque no tuvimos forma humana ni divina de convencer al PP para que bajara todo el IVA cultural. Nosotros queremos que se baje todo. Lo que pasa es que somos 32 diputados y cuando uno hace una negociación, pues negocia. Conseguimos el compromiso de ellos de bajar el IVA de los espectáculos en directo, pero lo del cine fue imposible. Como decía mi abuela, pusieron culo contra la pared, sacaron las uñas y no hubo manera.

Sin embargo, incluso dentro del PP, cuando hablas con ellos, están deseando que se baje el IVA también del cine. Incluso el ministro, en alguna charla que hemos tenido, nos ha dicho que está deseando también bajarlo. Vamos a ver, dicen que cuando las circunstancias presupuestarias sean favorables, van a procurar que eso ocurra. Nosotros esperamos que sea cuanto más pronto mejor. Además, incluso por una cuestión egoista, a nivel económico creemos que va a ser bueno para la economía española. No por subir más impuestos vas a recaudar más. (Con una bajada) daríamos un empujón tremendo a esa industria.

¿Van a proponer la bajada de todo el IVA cultural al margen del pacto o van a esperar a que el PP tome la iniciativa?

No, no, no. Nosotros lo que queremos es que, en cuanto se pueda -dice el ministro que en los próximos presupuestos- se incluya la medida que habían acordado con nosotros, la de bajar el IVA de los espectáculos en directo. Y a partir de ahí, pediremos la bajada de todo el IVA. Ya lo pedimos, además que en eso estamos de acuerdo toda la oposición e incluso gente del PP.

Pero una cosa es pedirla en los medios de comunicación y otra es registrarla en el Congreso

Sí, sí, lo haremos sin ningún problema. Creo que es hasta estéticamente feo dejar aislado al cine. Entonces, habrá que hacer un frente común para hacerle entender al ministro de Economía que baje el IVA. Además, estamos hablando de migajas, estamos hablando de entre 40 y 60 millones de euros en un presupuesto de más de 300.000 millones de euros.

¿Por qué no se propone para 2017 si es una propuesta que puede tener un apoyo amplio en el Congreso?

Porque el ministro de Economía va a decir que no. Nosotros lo seguimos proponiendo. Yo siempre que me encuentro al ministro o al secretario de Estado siempre le pido lo mismo. Si al final somos unos cansinos. Yo estoy rodeado de amigos que trabajan en el mundo del cine y a mi ya sólo me queda suplicarlo, a nivel personal, no a nivel de partido. Y si hay que suplicarlo, lo suplicaré. Pero es un 'no' que ya te digo que hay mucha gente en el PP que no entiende. Te dicen que hay que llegar a una estabilidad presupuestaria y, bueno, ahí estamos, dando vueltas a una farola.

Esta semana habéis presentado la iniciativa 'España, plató de Europa' en la que proponéis aumentar los incentivos fiscales para las producciones de cine. ¿Contáis ya con el apoyo del PP para esta propuesta?

No, es algo que hemos presentado como proposición no de ley. Lo que pasa es que si coges los programas de cultura de todos los partidos políticos, todos van en la misma dirección. Yo no creo que haya nadie que se oponga a esta propuesta, porque es de cajón. Tenemos los mejores escenarios posibles de Europa, la mejor climatología y la mejor mano de obra cualificada a un precio competitivo. No digo a un mal precio, digo competitivo. Y ahora lo que tenemos que hacer es desarrollar una estrategia fiscal que nos ponga al nivel de los países de nuestro entorno. España es muy bonita, tiene muchas posibilidades, es maravilloso lo de la comida, los hoteles y todo, pero si a una productora de cine no le das donde le duele, que es en el balance de pérdidas y ganancias, entonces estás en desventaja con los países de tu entorno. Creo que va a ser una proposición de ley que va a tener consenso, a lo mejor con alguna enmienda y nosotros estaremos dispuestos a escuchar a todos.

Albert Rivera junto a Félix Álvarez en un acto de campaña en Cantabria/Foto: Ciudadanos

Ha llamado la atención que en una de las últimas reuniones de la Comisión de Cultura tanto usted como Toni Cantó evitaron aplaudir ante un homenaje al poeta Marcos Ana. ¿A qué se debió este gesto?

De entrada fue algo totalmente individual. No hubo ningún consenso por parte de Toni y por mi parte. Sencillamente fuimos muy respetuosos. Por cierto, hubo más gente que no aplaudió. Yo escuché respetuosamente el poema y a mi con eso me parece suficiente, no creo que tenga que hacer nada más. Hay gente que nos ha achacado que aplaudimos a Rita Barberá pero ahí tampoco aplaudimos porque no hubo aplauso. Yo cuando tengo mis dudas -que son mías y privadas- soy una persona creo que educada y, ante la muerte de un ser humano, mantuve un silencio respetuoso. Y ya está.

¿Cuáles son esas dudas?

Son mías y privadas. Es absurdo entrar en ese tipo de circunstancias porque, además, diga lo que diga me van a atizar igual... Hay mucho antifranquista sobrevenido. Algunos nos partimos la cara con los franquistas de verdad en los años 80. Pero bueno... es una pelea perdida.

¿Por qué?

Porque hay gente que ya de manera automática ya te ha juzgado y condenado sin conocer ni tu trayectoria, ni tu pasado, ni de dónde vienes, ni tus ideales ni tu ideología. Ya te han marcado. Para qué me voy a pelear en Twitter por ese tipo de cosas. Yo sé de dónde vengo, sé cuál es el origen de mi familia, sé cuántas veces me partí la cara con los franquistas de verdad cuando eran peligrosos. Y ahora los antifranquistas sobrevenidos, que no lo han conocido, nos dan clase. No quiero perder el tiempo en ese tipo de cosas. Prefiero trabajar por sacar este país adelante.

Ya lleva unos cuantos meses como diputado, ¿me podría decir una cosa positiva y una cosa negativa del trabajo en el Congreso?

Negativa que yo pensé que había más seriedad, sobre todo en el hemiciclo. Yo he sido profesor de informatica y he estado en aulas con niños de 4 o 5 años que eran más serias. Eso me impresionó. Me parece que a veces hay unas chiquilladas en el hemiciclo tremendas. Y lo que más me gusta sin duda es la capacidad de sentirme útil para la gente. Cualquier cosa pequeña que eres capaz de conseguir te produce una satisfacción que nunca había sentido.

¿Puede poner un ejemplo de las "chiquilladas" que dice que hay en el Congreso?

Mira, al haber sido profesor, a mi me resultaba prácticamente imposible dar una clase cuando todo el mundo hablaba. Y me enfadaba, claro. Además tengo muy mala leche cuando me pongo. Pues no me imagino subir a la tribuna de oradores con el follón que hay a veces en el hemiciclo, con todo el mundo hablando y cada uno a lo suyo. A mi me parece una falta de educación tremenda. Si tienes algo que hacer, te levantas y te vas fuera. Entonces, veo a compañeros de mi partido y de otros partidos sufrir porque no les hace caso nadie. A mi me parece que el hemiciclo es un sitio para escuchar al orador.

¿Y por qué cree que ocurre eso?

Podría decir la chorrada esa de 'porque somos españoles y nos la trae todo al pairo un poco'. Pero no... no sé. La gente pierde el hilo y se pone a hablar. Ojo, que a veces son conversaciones que se mantienen sobre trabajo y sobre política, pero, claro, cuando se mantienen muchas a la vez se forma un barullo tremento. Yo vengo del mundo del teatro, entonces cuando hablo desde un escenario lo que recibo es mucho silencio y, cuando hago bien mi trabajo, risas. Yo si no tengo ese silencio no podría haber desarrollado mi trabajo. Es distinto, pero sé que me va a costar.

¿Ha habido alguno de los 'extra' de los que disponen los diputados (iPhones, iPads, líneas de ADSL, los complementos por determinados cargos,etc.) que le haya llamado la atención?

Nosotros renunciamos a tener líneas ADSL en casa. Pero no, yo creo que cualquier empresa privada que tenga ciertas entidad te da un teléfono de trabajo. Yo no he cambiado mi número, con lo cual sólo tengo un teléfono, y considero que el iPad es un instrumento de trabajo. No creo que tengamos muchas más prevendas. Bueno, lo de los taxis, que los utilizamos para ir y venir a sitios de trabajo, como tiene que ser. Además, yo creo que debería ser totalmente transparente, como todo.

Luego, los 1.800 euros porque vengo de Cantabria (como complemento por ser elegido por una circunscripción que no sea Madrid), yo me he alquilado un piso -que me lo ha alquilado mi compañero Miki Nadal- y eso ya es la mitad de esa asignación, más luego tienes que comer. Yo no me quejo de lo que cobramos, pero es todo relativo. Si tu vienes de un mundo donde ganabas más, pues te parece lo que te parece, si vienes de un mundo donde ganabas menos....

¿Usted ganaba más o menos?

Mi declaración de renta está en la web del Congreso. Y el año pasado, teniendo un mal año, gané bastante más de lo que ganas de diputado. Y así llevo haciendo desde el año 98. Y lo digo no por vanidad, sino porque es público.

¿Por qué eligió Ciudadanos como partido para dar el salto a la política?

Me pareció un partido fresco, liberal, centrado, alejado de ideologías casi decimonónicas de rojos, azules, buenos, malos, capitalistas, comunistas y todo este batiburrillo que yo pensé que estaba superado. Y porque creo que la política tiene que ser menos ideológica y más práctica. Entiendo que haya ideologías y que haya gente que se deje el alma por ellas, pero yo prefiero dejarme el alma por que la gente viva mejor, y luego que cada uno tenga su ideología.

¿Se imaginó la posibilidad de que acabaría votando 'sí' a Mariano Rajoy cuando dio el paso a la política?

Jamás. Es más, aquella noche no dormí.

¿La noche en la que votó a Mariano Rajoy?

Sí, la primera, luego ya me fui acostumbrando (se ríe). Pero no, en mi vida lo pude imaginar. Lo que pasa es que hay una cosa en democracia que se llaman votos. Y cuando los votos son tozudos, cuando el único partido que había conseguido más apoyos que el 20 de diciembre era el PP, pues yo creo que de manera muy acertada nos tuvimos que tragar aquellos sapos. Es muy fácil ser del PSOE y votar a Pedro Sánchez, es muy fácil ser del PP y votar a Rajoy o ser de Podemos y votar a Iglesias. Lo que no es nada fácil es ser de Ciudadanos y votar a Sánchez o votar a Rajoy. Pero la democracia es eso, tener respeto a los resultados electorales, que fueron contundentes después del 26 de junio. Así que tuvimos que comernos lo que dijimos.

Hay gente que nos acusa de mentir. Dice el Diccionario de la lengua que mentir es decir lo contrario de lo que se sabe o de lo que se piensa con ánimo de engañar. Cuando yo personalmente dije que no íbamos a votar nunca a Mariano Rajoy -y estoy convencido de que también cuando lo dijo Albert Rivera- lo hicimos estando convencidos de que no lo íbamos a hacer. Pero cuando llega el 26 de junio y ves que sólo hay dos opciones: o que gobierne la lista más votada o ir a terceras elecciones, que sería algo desastroso para el sistema y para el país. Yo creo que hicimos muy bien tragándonos los sapos. Y además, me siento orgulloso, porque no es nada fácil hacerlo. Lo fácil es meterse en la trinchera, taparse con una gabardina y decir 'que llueva, que llueva, que salga el sol por donde quiera que a mi me da igual'. Así que estoy muy orgulloso de lo que hicimos, aunque me dolió y no dormí.

Félix Álvarez (Felisuco) en el hemiciclo del Congreso de los Diputados/ Foto: Ciudadanos

¿Decir que prometieron una cosa en campaña y que luego cambiaron de idea no puede ser también una justificación para los políticos que mienten?

No, porque tu en campaña lo que dices es que vas a hacer tu programa electoral, pero luego llega la realidad. Y si no tienes mayoría absoluta, tú no puedes hacerlo. Siempre tienes que renunciar a parte de tu programa electoral y tu trabajo como político, aunque tengas sólo 32 diputados, es que puedas llevar adelante la mayor parte de tu programa electoral. Si nosotros conseguimos sacar adelante el 40% de nuestro programa electoral -o el 50% o el 60%- ya será un triunfo fantástico. Habrá cosas que no se cumplan y habrá cosas que tengas que ceder a tus contrarios -que nunca enemigos- y tendrán que llevar adelante ellos también su programa. Este es el juego de la democracia: saber ganar, saber perder y saber empatar. Y hacerlo con honradez.

¿Se siente cómodo trabajando en el día a día con el PP?

Sí, la verdad que el trato personal es agradable. Además yo creo que tiene que ser así. Pero yo no vengo a hacer amigos ni a hacer enemigos, yo vengo aquí a cumplir con mi trabajo y a intentar sacar adelante las cosas a las que nos hemos comprometido.

¿Y cómo es la relación con Unidos Podemos en el Congreso?

Bien, también. Son un poco más puñeteros (se ríe). Lo digo amablemente. Pero bien, no tengo ninguna queja a nivel personal con ningún partido político aunque hayamos podido tener nuestras diferencias y nuestros pellizquitos. Afortunadamente me llevo bien con todo el mundo.

Usted ha sido bastante crítico con Podemos, ¿ha cambiado la percepción que tiene de ellos?

No, a nivel político en absoluto. Es peor. Todavía soy más crítico con los planteamientos comunistas que abanderan. Yo lo siento mucho pero las cosas estas que están ocurriendo en Unidos Podemos, su dialéctica y su ideología las conozco desde hace muchos años, porque la he vivido y la he estudiado. No me parece nada nuevo. No me gusta el comunismo. Nada.

En clave interna, ya que usted es militante de Ciudadanos ¿qué cree que podría mejorar el partido de cara a su cuarta Asamblea General?

Muchas cosas, pero sobre todo porque en un año y medio ha habido una intensidad político que en términos normales hubiera correspondido a ocho años. Ciudadanos en año y medio ha pasado por tres o cuatro elecciones. Hemos tenido poco tiempo para asentarnos, para mirarnos a los ojos, reflexionar, hablar y sentar las bases de un proyecto que explotó. Y como toda explosión, necesitamos un tiempo para relajarnos y buscarnos otra vez. Hay que sentarnos hablar, discutir, buscar nuevas fórmulas de participación,... al final es lo que todos los partidos tienen que hacer.

Necesitamos reposarnos, ver lo que ha ocurrido en este tiempo, cómo se ha pasado de 3 diputados en Cataluña a 32 nacionales. Todo eso es una explosión tremenda que a veces te puede cegar, porque todo ha sido excesivamente rápido. Necesitamos digerir todo lo que nos ha ocurrido y buscar unas metas más claras ante tanta confusión.

¿Le sirve de algo su faceta de humorista para estar en política?

No porque cuando hablo tengo que ser muy serio. También decía Billy Wilder que no hay nada más serio que ver a un cómico hablando en serio. Y si no lo decía Billy Wilder, lo decía Churchill porque sabes que en este mundo o lo dice Churchill o no lo dice nadie. Pues eso, yo espero ser capaz de transmitir esa seriedad. Que lo serio no es lo contrario de lo divertido. De hecho, ha habido grandísimos oradores que eran realmente divertidos, sobre todo en la transición y en la Segunda República. No está reñido, pero bueno, como uno viene del mundo del humor cualquier chiste que haga ya te dicen 'ya ha dicho la payasada de turno'. Entonces, no, venir del humor ni me quita ni me pone.

¿Se arrepiente usted de algún chiste o algún monólogo que haya hecho en el pasado ahora que es diputado?

No, ni de ningún tuit. Yo me acuerdo cuando me sacaron tuits de 2012, cuando yo era un cabreado y un indignado más, como tantos y tantos españoles. Que yo dijera alguna barbaridad genérica de los políticos es lo que decíamos todos en el salón de nuestra casa. Lo que pasa es que la gente lo saca de contexto y lo trae ahora pero, ¿cómo me voy a arrepentir si era un tio cabreado y lo que estábamos viviendo era indignante? En absoluto. Ahora lo diría de otra manera, claro, pero eran chiquilladas de niño cabreado. Es más, lo podía haber borrado.

¿Y por qué no borró los tuits?

Porque, parafraseando a Ortega y Gasset, yo soy yo, mis circunstancias y mis tuits. Entonces, que alguien intente borrar una parte de su pasado para contentar o evitar que haya maledicentes que lo quieran utilizar en contra suya, pues, mira, que lo hagan si así están contentos y tranquilos. Yo sé que la gente que me conoce y la gente que es capaz de ver más allá del odio ideológico entenderán que eran chistes -más o menos graciosos- que no buscaban ofender a nadie.

Lea también:

- Albert Rivera traslada su "comprensión" (que no su apoyo) a las movilizaciones de los sindicatos

- C's da su apoyo al techo de gasto a cambio del compromiso de 3.850 millones de euros para las medidas del pacto

- Sectores de Ciudadanos se rebelan contra las listas cerradas y el voto telemático de las primarias

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


+

0 comentarios