www.diariocritico.com

Haga lo que haga Sánchez, Podemos sale ganando y apunta al control de España

> Las encuestas ya le ponen por encima del PSOE, y actualmente tiene la llave del gobierno

viernes 05 de febrero de 2016, 07:45h
Es en la actualidad el análisis que hacen los expertos: Podemos, pase lo que pase en las próximas semanas, sale ganando. El intento por formar gobierno de Pedro Sánchez da más poder aun a la formación de Pablo Iglesias, que se configura como la fuerza que tiene la llave del poder y que por tanto marcará las líneas generales con las que regirá el país el próximo Ejecutivo.
Haga lo que haga Sánchez, Podemos sale ganando y apunta al control de España
(Foto: EP)

Éstos son todos los supuestos que se están teniendo en cuenta:

1.- Si finalmente Pedro Sánchez tiene el respaldo de su partido y llega a un acuerdo con Podemos para formar gobierno, incluyendo a IU y puede que algún apoyo más, el partido de Pablo Iglesias será el verdadero 'jefe' del gobierno de coalición. Iglesias será vicepresidente y marcará la línea mediática del Ejecutivo. Será la cara visible en las ruedas de prensa del Consejo de Ministros, si así lo exige, y como actualmente hace Soraya Sáenz de Santamaría y en el gobierno anterior lo hacía María Teresa Fernández de la Vega en el Ejecutivo de Zapatero. Allá donde no llegara Sánchez por exceso de trabajo, Iglesias sería el verdadero protagonista y conseguiría así el trampolín que le faltaba para ganar la primera plaza en la izquierda española. Se considera que en los años que durara esta alianza de gobierno, Iglesias ganaría la popularidad suficiente como para ganar en las próximas elecciones o al menos ser el líder de la izquierda.

2.- Si al final no fructifica un pacto entre PSOE y Podemos, podrían pasar dos cosas: que se convocaran nuevas elecciones o que finalmente Sánchez prefiriera la opción más incómoda de gobernar en solitario con apoyos puntuales de Ciudadanos o incluso el PP. Sería una legislatura vacía, sin futuro, con pocas reformas y con continuas llamadas a las urnas. Finalmente, la presión terminaría desgastando a ese presidente tan poco apoyado y la legislatura no llegaría a 4 años. Suficiente tiempo para que igualmente Iglesias salga reforzado, se imponga a Sánchez como líder del centro-izquierda y de la izquierda y en los siguientes comicios también ganara. El PSOE sufriría el desgaste de un fallido intento por gobernar pese a no tener apoyos suficientes.

3.- En el caso de nuevas elecciones por la imposibilidad de formar gobierno, las encuestas dejan claro que la situación sería muy similar: no habría mayorías absolutas claras y de nuevo los pactos serían clave. Pero esta vez la situación favorecería a Podemos, ya que su ascenso es imparable desde que debutara en unas urnas en mayo de 2014 en las elecciones europeas. Actualmente el CIS, como se confirmó ayer jueves en el barómetro de enero, muestra que Podemos y sus confluencias (En Marea, En Comú-Podem y Compromis) superarían en votos al PSOE, que baja un poco sus apoyos entre los votantes. Para ser del todo exactos, también Iglesias tendría más complicado sumar los apoyos catalanes y valencianos, ya que Ada Colau quiere formar su propio partido y Compromís de momento se ha distanciado para dejar claro que su marca es independiente, aunque coincidan en temas programáticos. De todos modos, Iglesias contaría con sus votos para ser presidente en la siguiente legislatura.

4.- El último supuesto es que finalmente haya una gran coalición o que al menos el PP estuviera presente en el bando victorioso. Eso sucedería si Sánchez no puede convencer a sus potenciales aliados para un gobierno de coalición. Entonces, el Ejecutivo resultante también tendría las horas contadas, ya que el PSOE intentaría frenar cualquier política liberal y de derechas para no desaparecer del espectro político de la izquierda. Eso tendría consencuencas clara: otro ejemplo de legislatura atascada con final anunciado: nuevas elecciones antes o después. Ahí Podemos tendría doble recompensa: superar al PSOE igualmente pero también dejar claro a la ciudadanía que votar a los partidos tradicionales no soluciona los problemas ciudadanos, con lo que se estima que tendría un apoyo extra en el electorado.

Así las cosas, se entiende la eterna sonrisa de Iglesias, que algunos ven como maléfica. Más allá de los amores y odios que genera por partes iguales el líder de Podemos, el caso es que tiene un gran futuro por delante y no sería descabellado pensar que pronto le podríamos ver como el presidente de todos los españoles, en un plazo de 1 a 4 años...

Y mientras, los ciudadanos no las tienen todas consigo a la hora de valorarle con una buena nota. Alberto Garzón es el líder más valorado según el CIS, rozando el aprobado con 4,68 puntos. Le sigue Xavier Domènech, líder de En Comú-Podem, el ala 'podemita' de Cataluña, con 4,26 puntos, y después Albert Rivera, con un 3,92. Pablo Iglesias sólo obtiene un 3,78 de nota, aunque mejor que la de Pedro Sánchez, que sólo consigue un 3,75 pero intenta ser el presidente del Gobierno. Peor lo tiene Mariano Rajoy con un pobre 3,08.


- Condenados a entenderse: el primer sondeo oficial tras el 20-D confirma que si hubiera elecciones todo seguiría igual

- Desencuentros y coincidencias entre los programas de PSOE y Podemos: del referéndum a las puertas giratorias

- Sánchez y Rivera esquivan las discrepancias sobre la fórmula de Gobierno en su primera reunión

Haga lo que haga Sánchez, Podemos sale ganando y apunta al control de España
Ampliar
(Foto: Podemos)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios