www.diariocritico.com
Las teorías que sustentan las posibilidades de un acuerdo de última hora PSOE-Podemos

Las teorías que sustentan las posibilidades de un acuerdo de última hora PSOE-Podemos

>> LA ENCUESTA: ¿A quién creen que apoyarían en junio los votantes de Podemos?>>

jueves 14 de abril de 2016, 11:20h
Se acaba el plazo y el Rey, Felipe VI, ha pedido que el 25 y 26 los partidos le vuelvan a proponer un candidato para la investidura. Se desconoce si habrá alguno que levante la mano, o que tan siquiera Sánchez quiera rivalizar esta vez sin éxito contra Rajoy. El caso es que se acaba el tiempo pero algunos consideran que tras tanto 'teatrillo' partidista para calmar a sus votantes, PSOE y Podemos se darán el 'sí quiero' in extremis...

Tan 'in extremis', porque a 14 de abril, fecha por cierto que conmemora la proclamación en 1931 de la Segunda República, no tenemos noticia de alguna última negociación. Todo quedó roto la semana pasada, al menos de cara a lo público, pero aún hay quienes piensan que finalmente PSOE y Podemos darán su brazo a torcer y abandonarán el 'teatrillo' para llegar a un pacto. Lo que hoy votan las bases de Podemos es, sin duda, un apoyo a la dirección de su partido, comandado por Pablo Iglesias, para que obligue a los socialistas a firmar sólo un gobierno de cambio, a la valenciana, obligando a abandonar a Ciudadanos.

Lo que hay que valorar ahora es qué pacto sería, de qué características, qué duración se estima que tenga, y qué pros y contras tendría en el futuro para cada partido:

- PSOE teme las elecciones: si hay nuevas elecciones, Pedro Sánchez podría no repetir como candidato pues su papel como secretario general está en entredicho. La mano firme de Susana Díaz desde Andalucía le obliga a respetar sus designios para continuar al frente de Ferraz, y para ello le pide no gobernar con apoyos de Podemos, algo que ella misma ha hecho dando ejemplo en su región, donde ocupa el poder gracias a los votos de Ciudadanos y no de la izquierda. Esto supone que Sánchez no se la juegue y tenga que apostar por Ciudadanos hasta el final. Pero algunos expertos creen que, sabedor de que su final político está escrito si cede ante Díaz, se la jugará para acercarse a los de Pablo Iglesias pese a quien le pese.

- A Podemos no le conviene tampoco ir a las urnas: con la boca pequeña lo admiten, porque de cara a la galería tienen claro que hay que convencer al electorado de que se lograría una victoria moral absoluta en la izquierda nacional, logrando el siempre soñado por Anguita 'sorpasso'. Para ello, Iglesias incluso estima finalmente unirse con IU bajo alguna fórmula electoral aún por concretar, con lo que sumaría de inmediato casi un millón más votantes. Pero las encuestas dicen que Podemos pagará en las nuevas urnas su falta de cesión en las negociaciones y su empeño por dar a catalanes y vascos un referéndum separatista. Por eso, bajo tanto 'teatro', hay quienes opinan que en verdad, a última hora, Iglesias volverá a ceder y o bien se abstendría en una nueva votación de investidura de Sánchez o incluso le daría su apoyo sin más presiones.

- Pacto a la valenciana: es una utopía en estos momentos. Nadie se atreve a formar un gobierno también repitiendo la fórmula de Portugal, sólo con partidos de izquierdas. Sánchez ha ligado su futuro a Albert Rivera y su Ciudadanos, por lo que romper el acuerdo llamado 'del abrazo' con los centristas de la formación naranja le supondría en el futuro muchos problemas para el entendimiento con otras fuerzas. Los diputados que le sumaría un acuerdo con Podemos e IU, por mucho que se especule con el apoyo de ERC o PNV, serían siempre insuficientes. Además, Sánchez nunca podría poner al PSOE en la situación de dar un referéndum independentista a los catalanes, por el hito histórico que supondría. Sin embargo, se ha estado hablando de que en sus citas con Puigdemont o Junqueras habría negociado una fórmula alternativa que deje a medias la tan soñada independencia catalana. ¿Un sistema federal a construir entre todos donde catalanes y vascos obtengan mucha más libertad para articular sus leyes y el autogobierno?

- El PP es el vencedor y lo volverá a ser: a nadie se le escapa que el PP no está muerto. El error para algunos es considerar que sólo se trata de un juego entre 3 grandes protagonistas: PSOE, Podemos y Ciudadanos. Pero obviar los 123 diputados del PP (122 si tenemos en cuenta la expulsión de Gómez de la Serna) sería un gran fallo de cálculo. Sobre todo porque si al final hay que acudir a las urnas en junio, se estima que, como mínimo, los 'populares' repetirían resultados. Inclsuo se está hablando de que llegarían a aproximadamente 130 escaños, con lo que tendría la mayoría absoluta a tiro de piedra con una alianza con Ciudadanos. Eso supone más presión para PSOE y Podemos, que pensando fríamente, deberían llegar a un acuerdo sólo para evitar una derrota sin solución en junio.

- Ciudadanos es la llave y lo seguirá siendo: como se suele decir, la llave es o la tiene el partido o la fuerza política cuyos apoyos son necesarios para solucionar el rompecabezas de la constitución del poder. En este momento histórico, C's tiene esa llave y pase lo que pase en junio, seguirá siendo el amante querido por todos. Su ambivalencia por su carácter centrista le permite tanto apoyar a un PP a un PSOE (ahí están los casos antagónicos de la Comunidad de Madrid y la de la Junta de Andalucía). Eso quiere decir que el PSOE no puede ni quiere decir adiós a un pacto con ellos pese a que tenga que camelar a Podemos para lograr sus apoyos. Lo que Sánchez no sabe (ni nadie) es cómo conseguir la cuadratura del círculo, que es lograr al mismo tiempo el apoyo de los de Rivera y los de Iglesias sin que uno se sienta excluido del pacto. A los 'naranjas' no les conviene que se diga que apoya a un posible presidente, Sánchez, sustentado por los votos de una formación que permitiría, que no apoyar, la ruptura de España. A Podemos le molesta menos que haya un apoyo de Ciudadanos a ese hipotético presidente Sánchez, pero necesita saber que sus políticas liberales no son las que se impongan en ese futuro gobierno.

- Los tiempos de un futuro gobierno: otra variable a tener en cuenta son los tiempos. Iglesias podría ceder y permitir temporalmente un gobierno socialista porque le conviene para labrarse una carrera política con una legislatura real, en marcha, y no como la actual, que está siendo verdaderamente frustrante para todos e incluso le ha hecho perder la buena imagen que tenía en la sociedad. Las encuestas dicen que parte de sus votantes se irían ahora (de nuevo) a IU con Alberto Garzón, un líder más claro en su línea de acción, aunque no tenga su carisma. Todo ello supondría trazar un plan para permitir que la legislatura marchara con o sin Ciudadanos, pero poniendo un límite a la duración del mismo. Aproximadamente media legislatura, esto es, 2 años, para así cargar las pilas y presentarse a las urnas con más perspectivas de victoria, forzando una moción de censura o que Sánchez se viera obligado a convocar las urnas por el bloqueo parlamentario de la izquierda y los grupos nacionalistas.

- Composición del gobierno: es la gran duda de todos. ¿Una coalición? ¿Un gobierno socialista con apoyos exteriores? ¿Un gobierno lleno de ministros independientes? Cada uno tiene su fórmula. A Ciudadanos no le gusta ni quiere aceptar que el Ejecutivo tenga ministros o vicepresidentes de Podemos. Se negará en banda. No por ello obliga a Sánchez a estar presente. Esto es: C's propone o gobierno monocolor socialista con sus apoyos parlamentarios o tener alguna representación, pero nunca de Podemos. Podemos, por su parte, también presenta esta postura: no quiere ministros 'naranjas' en el gobierno pero estaría dispuesto a renunciar a estar presente, aunque esta vez pidiendo tener ministros de carácter independiente, aunque no sean diputados, como es el caso del actual gobierno del PP desde 2011 o como ya hizo Zapatero con ministros 'tecnócratas' en sus dos gobiernos, de 2004 y 2008.

El plazo final es el 2 de mayo. Si para entonces no se celebra urgentemente un Pleno de investidura para coronar a un presidente, en teoría Sánchez, se acabará la legislatura más breve de nuestra reciente historia democrática. Podemos fuerza la maquinaria, pero no todo el partido está dispuesto a dejar pasar la ocasión histórica para formar parte del cambio... aunque, ¿a qué precio?


>> LA ENCUESTA: ¿A quién creen que apoyarían en junio los votantes de Podemos?>>


- Podemos arranca su consulta interna haciendo campaña por el 'no' al pacto PSOE-Ciudadanos

- Pablo Iglesias contradice a Íñigo Errejón y acepta "hablar" sobre la confluencia con IU

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios