www.diariocritico.com
Rapero Pablo Hasel
Rapero Pablo Hasel (Foto: EP)

Amnistía Internacional considera "injusto y desproporcionado" que Pablo Hasél entre en prisión

> La organización ha lanzado una campaña para exigir que no se penalice la libertad de expresión

miércoles 10 de febrero de 2021, 11:08h

La Audiencia Nacional ha confirmado el ingreso en prisión del rapero Pablo Hasél y en dos días se cumple el plazo para que el cantante entre en prisión durante 9 meses por un delito de enaltecimiento del terrorismoe injurias contra la Corona y contra las instituciones del Estado. Amnistía Internacional (AI) considera que el encarcelamiento de Hasél por sus expresiones artísticas es injusto y ha lanzado una nueva campaña para exigir, una vez más, la reforma del Código Penal.

Desde la organización consideran que varios de sus artículos vulneran el derecho a la libertad de expresión y si no se modifican, "se seguirá silenciando la libertad de expresión y libertades artísticas", ha subrayado el director de Amnistía Internacional España, Esteban Beltrán. Al hilo de esto, el Gobierno informó ayer de que va a plantear la modificación de este tipo de delitos para evitar las penas de cárcel y castigar solo las manifestaciones que supongan una "clara" amenaza.

Una reforma demandada por AI, pero recuerdan al Ejecutivo que dichos cambios deben ir encaminados en alinearse con los estándares internacionales en Derechos Humanos para que solo sean castigados los delitos que inciten directamente a la violencia.

"La entrada en prisión de Hasél es una restricción excesiva y desproporcionada de su libertad de expresión, pero no es el único que sufre las consecuencias de leyes injustas: muchos otros artistas, periodistas o activistas han recibido cuantiosas multas o largos periodos de exclusión del sector público. Y una consecuencia intangible pero triste para nuestra sociedad: la autocensura por miedo a sufrir la represión", lamenta Beltrán.

Ciberacción para exigir la reforma del Código Penal

La organización ha lanzado una ciberacción para exigir al Ministerio de Justicia que, en la futura reforma del Código Penal, estos delitos sean eliminados y se garantice una mayor libertad de expresión en la índole artística.

C.Tangana ha colaborado en esta iniciativa de AI para apoyar al rapero y a todos los que han sufrido las consecuencias de la tipificación de este tipo de delitos recogidos en el Código Penal y se suma a la petición para que el Gobierno los modifique.

Pablo Hasél ha sido condenado a nueve meses de prisión y seis años de inhabilitación por un delito de enaltecimiento del terrorismo. También ha sido condenado por los delitos de injurias a la Corona y contra las instituciones del Estado. En total, tendrá que afrontar una multa de casi 30.000 euros. Su caso, así como el de otras personas usuarias de redes sociales, periodistas, profesionales del derecho y artistas musicales, como Cesar Strawberry (Def con Dos) o la estudiante Cassandra forma parte del informe publicado por Amnistía Internacional en 2018, “Tuitea… si te atreves. Cómo las leyes antiterroristas restringen la libertad de expresión en España”.

Según los datos que revela Amnistía Internacional, en los últimos años se ha reducido el número de personas condenadas por enaltecimiento al terrorismo a través de redes sociales, pasando de 35 en 2016 a solo una en 2020. Sin embargo, en 2019 todavía se celebraron nueve juicios en España por este tipo de delito. Entre 2017 (31 personas condenadas) y 2018 (6 personas condenadas) se ha producido la reducción más importante.

España ha participado en varios tratados internacionales vinculantes que garantizan el derecho a la libertad de expresión, es decir, el derecho de todas las personas a buscar, recibir y difundir información e ideas. Y aunque, según el derecho internacional, se pueden imponer ciertas limitaciones al ejercicio de la libertad de expresión, se exigen una serie de condiciones para ello. Entre otras, estas limitaciones deben estar establecidas en la ley de un modo claro y accesible; sólo pueden imponerse para ciertos fines legítimos específicos (como preservar la seguridad nacional, el orden público o, como en el caso de la apología del odio, proteger los derechos de otras personas); deben ser manifiestamente necesarias (es decir, la medida menos intrusiva que alcance el fin perseguido) y proporcionales; y no deben menoscabar el propio derecho a la libertad de expresión.

Por todo ello, Amnistía Internacional considera que usar el Código Penal con el propósito o efecto de inhibir la crítica legítima viola la libertad de expresión.

España fue condenada hasta en tres ocasiones (2011, 2016 y 2018) por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por aplicación del artículo de injurias a la Corona, en vulneración del artículo 10 del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios