www.diariocritico.com
Por qué Ayuso no tiene todo que celebrar: así será la difícil convivencia con Vox en Madrid
Ampliar
(Foto: Chema Barroso (MDO))

Por qué Ayuso no tiene todo que celebrar: así será la difícil convivencia con Vox en Madrid

jueves 06 de mayo de 2021, 08:56h

Parece que todo fueran motivos de alegría y festejo para el PP en Madrid tras las elecciones del 4-M. Pero tras el momento para la euforia, Isabel Díaz Ayuso ha comenzado a tomar conciencia de que pese al gran resultado, no ha obtenido mayoría absoluta, así que el triunfo es sólo parcial.

Le toca compartir gobierno o bien condicionar todas las acciones de él a que su socio parlamentario en la Asamblea de Madrid, la ultraderecha representada por Vox, le facilite la legislatura.

La investidura está hecha: le basta incluso con la abstención de los de Rocío Monasterio, pero incluso el partido ultra ya confirmó su voto favorable desde la noche electoral. El problema es el día después: Vox exigirá mucho para dar su apoyo en estos 2 años que están por delante e incluso se especula con que exigiría presencia en el gobierno autonómico.

Será una difícil convivencia con Vox en Madrid donde los principales puntos de fricción serán éstos:

  • Los menas y los temas migratorios
  • Mano dura con la okupación y otro tipo de delitos
  • Pin parental y educación
  • Colectivos LGTBi y feministas
  • Nacionalismo extremo y tradiciones
  • Telemadrid y otros organismos públicos o subvencionados
  • Reducción de gastos en políticos y cargos públicos

Ya hay presión

De hecho, Vox ha comenzado ya la presión. Porque más allá de las felicitaciones, muy explíticitas, a Ayuso, el presidente del partido, Santiago Abascal, recordaba a la presidenta madrileña que le corresponde ahora elegir si quiere a Vox "de alguna manera" en el gobierno regional.

Monasterio, fiel a su perfil estricto, también incidió que en Vox será "firmes" en la defensa de los principios básicos de su programa electoral, así como de sus convicciones ideológicas, dejando claro que Ayuso debe optar por la vía tradicional del bipartidismo, apoyándose en algunas cosas en el PSOE, o el lado de la derecha.

La líder de Vox en Madrid insistió: "Nos vamos a dedicar a defender a nuestros votantes y defender nuestro programa, la seguridad, acabar con el despilfarro político, bajar los impuestos, proteger a las familias, incentivar la natalidad y luchar contra las leyes de ideología de género y el adoctrinamiento en la educación de nuestros hijos".

"Estaremos firmes en la defensa de nuestras convicciones", descató junto a su jefe Abascal.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

4 comentarios