www.diariocritico.com

VOX

Dos semanas después de las elecciones autonómicas, y a falta de 12 días para la constitución del Parlamento, las negociaciones para formar Gobierno continúan en Andalucía. Aunque se descarta que Susana Díaz intente la investidura, el bloque de derecha, formado por PP y Cs, podría romperse debido al papel que debe jugar de la extrema derecha de VOX.

Las elecciones en Andalucía han arrojado unos resultados abocados a los pactos. Sin embargo, no está claro quién los liderará, qué cederá cada uno y quién llegará finalmente al palacio de San Telmo para gobernar la Junta. De momento, varias encuestas apuntan hacia las preferencias de los votantes hacia distintos escenarios.

El ex primer ministro francés y candidato a la Alcaldía de Barcelona, Manuel Valls ha llamado a las fuerzas políticas a frenar a VOX, después de que tanto Cs como el PP se hayan mostrado dispuestos a pactar con la ultraderecha en Andalucía. Valls rechaza de plano cualquier pacto con VOX y advierte a Cs de las posibles repercusiones de su 'cercanía' con la extrema derecha.

La Fundación FAES presidida por el ex presidente José María Aznar ha hecho un llamamiento a PP, Ciudadanos y Vox para alcanzar un acuerdo de gobierno en Andalucía porque para frenar las "pulsiones xenófobas" del independentismo catalán. Un discurso que llega en paralelo a las felicitaciones del antiguo líder del Ku Klux Klan, David Duke, por los resultados en Andalucía.

> Casado admite haber empezado a dialogar con el partido de Santiago Abascal

Vox financió su campaña a las europeas de 2014 con medio millón de euros procedentes de un grupo iraní anticapitalista que contó en el pasado con su propio grupo armado.

Vox asegura que se ha colapsado su sistema para nuevos afiliados

El secretario de Organización y ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ha denunciado "el blanqueo de la derecha" para pactar con Vox en Andalucía y ha alertado de que "el fascismo nunca aparece tal cual".

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, alertó ayer a los partidos socialdemócratas del "malestar" ciudadano de cara a las elecciones europeas y del auge de la extrema derecha como uno de los "síntomas" de ese malestar, al tiempo que pidió autocrítica para combatirlo.

El PP invita a Ciudadanos a llegar a un acuerdo a dos en Andalucía confiados en que Vox apoye la investidura de su candidato, Juanma Moreno, sin necesidad de incluir a la formación de ultraderecha en el gobierno autonómico.

¿Quién gobernará la Junta de Andalucía? Es la gran incógnita tras las elecciones autonómicas del pasado 2 de diciembre, en las que las fuerzas de derecha y extrema derecha superaron a las de centro-izquierda, en un vuelco sin precedentes en el feudo socialista. Aunque hay varias opciones para formar Gobierno, la lucha por la presidencia puede terminar en bloqueo parlamentario, y quizá en una repetición de elecciones, que se celebrarían en un año cargado de citas con las urnas.

Los resultados en las elecciones autonómicas de Andalucía cosechados por Vox se han celebrado por la ultraderecha más allá de nuestras fronteras. Sin embargo, también ha dejado patente que a nivel europeo no se trata de un bloque monolítico.

Tras la felicitación de la líder de la ultraderecha francesa, Marine Le Pen, VOX ha recibido un nuevo 'reconocimiento' internacional. David Duke, el antiguo líder del Ku Klux Klan, ha celebrado el resultado de la formación ultra en España, 'palabreando' a sus dirigentes: "La Reconquista comienza en tierras andaluzas", ha comentado a través de Twitter.

Las elecciones autonómicas han provocado un vuelco político en Andalucía, tras el batacazo del PSOE y la irrupción de VOX, que posibilitan un Gobierno de derecha y extrema derecha. La debacle socialista ha sido interpretada como una gran victoria por PP y Cs, que buscan liderar el Gobierno, con el apoyo de VOX, y es que el gran objetivo es desalojar a Susana Díaz de San Telmo. Sin embargo, 'populares' y 'naranjas' difieren sobre la formación del Ejecutivo, ya que ambos pretenden imponer a sus candidatos, por lo que la presidencia de la Junta será el eje de las negociaciones.