www.diariocritico.com
Irregularidades en el plan de vacunación: dosis sin cita previa, vacunados con Janssen fuera del grupo de edad...
Ampliar
(Foto: Comunidad de Madrid)

Irregularidades en el plan de vacunación: dosis sin cita previa, vacunados con Janssen fuera del grupo de edad...

lunes 09 de agosto de 2021, 10:11h

El descontento de una parte de la sociedad madrileña en cuanto a la gestión de la pandemia no es ningún secreto. Más si cabe, con respecto a la campaña de vacunación masiva, organizada por el Gobierno regional.

El malestar tiene su origen en cuestiones tan básicas como la falta absoluta de horas libres para la vacunación de los mayores de 16 años por la vía de la reserva online en el pasado mes de julio. Desde mediados de mes, el sistema dejó de ofrecer posibilidad alguna de conseguir convocatoria. No había hueco, independientemente del centro habilitado al que se pretendiese acudir y la hora que se escogiese, por intempestiva que esta pudiese resultar, ya que las previsiones se habían fijado en 24 horas al día los siete días de la semana.

Más recientemente, los tan sonados retrasos en cuanto a la cita para la segunda dosis también han dado pie a un cierto hartazgo colectivo. Hay quien todavía espera un mensaje o una llamada que le indique dónde y cuándo le inocularán el tan ansiado refuerzo. Y lo que resulta aún más grave, con el plazo aconsejado por la comunidad científica ya vencido. Reina entonces el desconcierto y la desinformación se abre paso.

Para colmo, numerosos usuarios denuncian a través de las redes sociales que el teléfono habilitado para las consultas, dudas y reclamaciones en relación con la campaña de vacunación (900 102 112) no ofrece solución alguna. En el peor de los casos, ni siquiera hay respuesta.

Todo ello agravado aún más, si cabe, por la complejidad que trae consigo per se el periodo estival, con grandes desplazamientos de población y traslados a segundas residencias o lugares de vacaciones durante los meses de verano.

A este respecto, el Ejecutivo regional, liderado por Isabel Díaz Ayuso y con Enrique Ruiz Escudero al frente de la Consejería de Sanidad, lejos de la autocrítica, opta por echar balones fuera y culpar de todos los males a un Gobierno central que, de acuerdo con el relato oficial, pretende sabotear la inmunización a la madrileña al no suministrar el número de dosis solicitado y/o acordado de antemano. Declaraciones cruzadas y soluciones nulas para la ciudadanía.

En definitiva, falta de diálogo, de consenso y de cooperación entre instituciones y que acaban por pagar los usuarios del servicio de salud pública. Se cumple el clásico refrán español que dice “unos por otros, la casa sin barrer”.

Menores de 40 años vacunados con Janssen

Pese a estar autorizado por la Agencia Europea del Medicamento, Sanidad se niega por el momento a autorizar la vacunación con la estadounidense Janssen para los menores de 40 años, tal y como le habían pedido en la Comisión de Salud Pública del pasado jueves diversas Comunidades Autónomas, entre las que figura Madrid. Las únicas excepciones contempladas por el ministerio son los estudiantes internacionales, las personas sintecho, los temporeros, los marineros y otros colectivos que puedan resultar beneficiados del suministro en una sola dosis.

Sin embargo, la negativa de Sanidad choca frontalmente con la práctica en diversos centros de la Comunidad. Ante la reducción de stock en otras vacunas como Pfizer, algunos puntos de vacunación de la capital ya habrían comenzado a suministrar la vacuna de Jonhson & Jonhson a los menores de 40 años que diesen su consentimiento.

Algunos jóvenes con los que ha podido hablar Madridiario afirman que, pese a no ser excesivamente graves, sí pudieron notar efectos adversos desde el día en que recibieron la vacuna. “Me vacunaron a primera hora de la mañana y, al principio, solamente me dolía un poco el brazo. Pensé que era algo normal, fruto del pinchazo. Pasadas unas horas, ya por la tarde, comencé a sentirme mal. Estaba muy cansado, sentía escalofríos e incluso llegué a tener algo de fiebre. Pasados dos días, continuaba doliéndome un poco la cabeza”, reconoce uno de ellos.

Sin documentación

Una de las grandes apuestas de la Comunidad de Madrid en el pasado mes de julio fue la de acelerar la vacunación de aquellos estudiantes que, con el inicio del nuevo curso, se trasladasen fuera de las fronteras de nuestro país a través de programas como Erasmus, becas MAEC-AECID o Fulbright, entre otras.

Desde el 7 de julio se habilitó un sencillo formulario web. A través del mismo se ofrece la posibilidad de ser vacunado hasta en cuatro centros diferentes: el Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid, el Hospital Universitario La Paz, el Centro de vacunación internacional del Ayuntamiento de Madrid y el Centro de vacunación de la Comunidad de Madrid.

Del mismo modo, se establecen una serie de requisitos que el usuario se compromete a cumplir para formalizar su cita. Entre ellos, el hecho de estar empadronado en algún municipio de la región, disponer de documentación acreditativa de admisión en el centro extranjero en el que cursará los estudios y demostrar la obligatoriedad de haber recibido la pauta completa de vacunación para entrar al país y cursar sus estudios. La documentación, de acuerdo con lo expuesto en la web, debe presentarse una vez se accede al punto de vacunación. En la práctica, sin embargo, no siempre es así...

“Pedí la cita para estudiantes internacionales al ver que por la vía ordinaria no quedaba ningún hueco libre en julio. Casi por probar suerte, ya que resido en Madrid pero no estoy empadronado aquí. Además, como mi programa de movilidad comienza en 2022, pensaba que darían prioridad a los estudiantes que se marchasen en agosto o septiembre”, explica uno de los estudiantes vacunados en el Ilustre Colegio Oficial de Médicos.

“Me sorprendió muchísimo que no me pidiesen ningún documento. No acredité nada. Ni siquiera tuve que demostrar que era estudiante. Antes de ponerme la vacuna, eso sí, me preguntaron nombre y apellidos, el localizador de la cita, mi destino de movilidad y cuándo pensaba irme. Todo a viva voz. Si siempre siguen este protocolo, cualquiera puede rellenar el cuestionario y vacunarse por esta vía”, agrega.

Sin cita previa

Ante el retraso en la adjudicación de la cita para la segunda dosis, hay quien se las ha ingeniado para conseguir la vacuna al margen de los cauces oficiales. Es el caso de María Sánchez Fanjul, de 34 años, quien recibió la primera dosis de Pfizer en el Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal a principios del mes de julio para, según ella misma explica, “ponerme la segunda a finales de mes y poder irme de vacaciones en agosto con la pauta completa”.

La escasez de vacunas, sin embargo, hizo que su cita se retrasase más de una semana. Por este motivo decidió buscar una alternativa. “Leí en Twitter a un chico que decía que le habían vacunado en el Gregorio Marañón sin cita previa. Me pareció muy raro, pero decidí probar suerte junto a mi pareja. Fuimos a hacer cola a primera hora de la mañana. De vez en cuando salía una enfermera, la gente le preguntaba y, efectivamente, parecía que no ponían ningún problema para vacunar sin cita. ¡Estábamos alucinando!”, cuenta.

Una vez en el interior del hospital y tras explicar los retrasos que habían sufrido, ambos recibieron la segunda dosis. “Al entrar, nos preguntaron si teníamos cita. Dijimos que no por miedo a que no nos atendiesen y, además, porque el plazo de 21 días tras la primera dosis ya había vencido. A nuestro lado había otra pareja que ni siquiera estaba empadronada en Madrid y nos vacunaron a todos sin poner ninguna pega”, añade.

Lo más llamativo, sentencia, es que “los sanitarios se sorprendían porque en el Zendal no se estuvieran respetando los plazos de vacunación acordados por una supuesta falta de vacunas cuando en otros centros de la capital hay stock suficiente”.

Desde el departamento de comunicación del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, por el contrario, niegan tajantemente que en el centro se esté vacunando sin cita previa.

Vacunas a dedo cuando sobran dosis

Ante la irresponsabilidad de un sector de la población que, sin ni siquiera notificarlo al centro, está ausentándose reiteradamente de su cita, el personal de enfermería de distintos centros de salud de la capital han optado, con la mejor de las intenciones, por no desaprovechar las dosis y vacunar a pacientes del centro que aún no hubiesen obtenido cita por los cauces oficiales.

“Al principio de la campaña de vacunación, la gente mayor era bastante responsable y no fallaba a sus citas. En el caso de los jóvenes está siendo diferente. Están faltando bastante, tanto para la primera como para la segunda dosis. Puesto que, en el caso de Pfizer, las vacunas solamente duran seis horas una vez están preparadas, buscábamos a gente para suministrársela. Primero en las consultas, en las listas de pacientes, pero si no había nadie en esa lista extraoficial, tratábamos de encontrar gente tanto en el propio centro de salud como fuera, por la calle, en las colas…”, relata a este medio una enfermera que ha preferido no revelar su identidad ni su centro de trabajo por miedo a posibles reprimendas.

Sin embargo, hay quien ha aprovechado la coyuntura para priorizar la vacunación de familiares, amigos y conocidos. “Todo esto se hacia con buena intención, para que las dosis no se perdiesen y acabasen en la basura. No obstante, pasado un tiempo, cuando normalizamos que iban a sobrar dosis, algunas compañeras, tristemente, llamaron a conocidos suyos para que se vacunasen”, concluye.

“No nos consta”

Fuentes de la Consejería de Sanidad con las que se ha puesto en contacto Madridiario aseguran no estar al tanto de ninguna de las irregularidades expuestas en el día a día de los centros de vacunación madrileños.

“Solo nos consta que se suministrasen dosis sin cita previa el viernes 23 de julio en dos de los ocho macro puntos de vacunación en Centros de Atención Primaria incluidos en el sistema de auto citación. Nadie se había citado en dichos centros en esa fecha, por lo que las enfermeras, que habían preparado algunos viales de Janssen, aprovecharon las dosis haciendo captación activa entre personas mayores de 40 no vacunadas. Fue una situación muy puntual para no desaprovechar las dosis”, aclaran.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios