www.diariocritico.com
Messi, en su despedida
Ampliar
Messi, en su despedida (Foto: German Parga - FC Barcelona)

Qué hay más allá de las lágrimas de Messi: verdades y mentiras

lunes 09 de agosto de 2021, 08:42h

La rueda de prensa de despedida de Leo Messi en el Barça ya supera en emociones a otras históricas, como la de Iker Casillas o Sergio Ramos del Real Madrid. Pero detrás de esas lágrimas y lamentos hay una historia que contar.

Éstas son todas las verdades y mentiras sobre la marcha de Messi de Can Barça.

- Una motivación económica: Verdad, pero...

Messi no puede continuar en el Barça por una cuestión económica. Pero hay que hacer algún matiz, como quién tiene la culpa de que su contrato no tenga cabida en las cuentas azulgranas.

La gestión que durante años hicieron Sandro Rosell (2010-2014) y sobre todo Josep Maria Bartomeu (2014-2021) han condenado al club en los últimos tiempos. Ha habido, claro que sí, grandes logros deportivos, incluidas las Champions League de esta época, pero a costa de sacrificar las cuentas del club.

Ahora bien, Leo Messi, sabedor de que era el gran baluarte del club, un mito viviente, no dejó de hacer disparar las deudas con sus meteóricas aspiraciones económicas. Se asegura que su último contrato suponía al club unos 135 millones de euros anuales, difíciles de amortizar y compensar con sus goles y su imagen internacional.

- Un acuerdo que se cae: Verdad, pero...

Ambas partes, club y jugador, coinciden en que alcanzaron un acuerdo esta semana pasada para inscribir al argentino en La Liga. Según aseguró Messi ayer en la rueda de prensa de despedida, se había bajado el sueldo a la mitad.

Pero sigue el misterio entonces: ¿por qué se acordó una cifra que luego no encajaba en las condiciones financieras que imponía el campeonato liguero español? ¿Quién miente aquí? La Liga, presidida por Javier Tebas, se lava las manos y apunta al ya famoso acuerdo económico con el fondo de inversión extanjero CVC para salvar las cuentas de los clubes españoles, incluidas las del Barça. Pero nadie aclara qué números tenía que cumplir el Barça para inscribir a Messi y por qué no se abordó esa cifra para poder encajarle en la plantilla azulgrana.

- No estaba preparado para irse: Mentira

Messi, lógicamente, quiso despedirse con las cosas en paz con la afición blaugrana. Pero mintió en alguna ocasión, como cuando dijo que no estaba preparado para marcharse o que no quiso dejar el club. Parece que olvida el famoso burofax del pasado verano, cuando unilateralmente quiso dejar el club para probar suerte en otras ligas, se habla de la inglesa.

También dice que no tiene planes, pero en apenas unas horas tras la confirmación de que no continuaba en el Barça ya había negociaciones en marcha con el PSG. Quiere decir que sus agentes y representantes ya tenían un plan B, y bien que hacen, por si las cosas no salían en Barcelona.

- No es culpa suya, sino de las cuentas: Mentira

Él y sus compañeros de plantilla fueron los grandes responsables de saquear al club con sus contratos millonarios, a los que accedía siempre sin responsabilidad el ex presidente Bartomeu. Entre Messi, Luis Suárez, Griezmann, Dembelé, Coutinho... sabían, o deberían saber, que sus fichas tenían consecuencias y que por mucho que el Barça fuera un club de élite, la ruina estaba por venir.

Cuando se accede a bajarse la ficha a la mitad, insistió en este dato Messi, quiere decir que era consciente de que antes pedía mucho, ya que nadie, ningún profesional de élite, deja de ganar lo que merece por su talento. Messi no es culpable, pero sí corresponsable de la situación caótica en las arcas azulgrranas. Entre todos contribuyeron a hundir económica al club, que ahora hereda Laporta sin margen de maniobra para operaciones económicas.

- Se va del club que ama contra su voluntad: Verdad a medias

Insistimos: el pasado verano, en 2020, tenía pensado marcharse por la puerta de atrás tras varias decepciones acumuladas con la gestión de Bartomeu. El caso de las acciones en redes sociales contra los jugadores, la mala planificación deportiva, el caos económico, la venta a coste cero de su amigo Luis Suárez al Atleti... Messi envió un frío burofax que ahora define de "lío", pero que dejó claro que no amaba tanto los colores como para continuar en el club.

"Siento tristeza, mucha tristeza, porque me voy del club al que amo. No me lo esperaba". Sí lo hacía el año pasado, y la afición lo olvidó rápido e incluso se solidarizó con él por el rechazo generalizado a Bartomeu, pero si hubiera salido adelante, ahora estaría en otro equipo y no habría habido ni lágrimas ni sorpresas. "Nunca mentí, siempre fui de frente diciendo la verdad, el año pasado quería irme, pero este no. Por eso la tristeza", zanjó Messi para cerrar esta historia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios