www.diariocritico.com

¿Son un negocio las renovables?

¿Es rentable invertir en energía verde? Aunque en los últimos años la caída de los incentivos fiscales aumentó el riesgo para estas empresas, parece que estamos en un buen momento para apostar por el sector. La Fundación para el Conocimiento madri+d celebró recientemente una jornada en la que se analizaron las oportunidades que se ofrecen a nivel estatal, regional y comunitario a los empresarios que inviertan en la energía del futuro.
Es un secreto a voces: la supervivencia de nuestra sociedad, tal y como la conocemos, depende de una sustancia, cada vez más cara y escasa, que un día no muy lejano habrá desaparecido por completo. Mientras los polos se derriten y las industrias tienen que pagar por el CO2 que emiten a la atmósfera, aparecen nuevas oportunidades de negocio respetuosas con el medio ambiente y que solamente en España aportaron 5.475 millones de euros – un 0,5 por ciento- al PIB español de 2008.

Se estima que para 2020 la energía renovable suministre el 20 por ciento de la energía total consumida en el mundo, frente al 4 por ciento actual.  Un ‘boom’ que según el Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud (ISTAS), creará en España unos 270.000 puestos de trabajo, entre empleos directos e indirectos, para este año clave en las previsiones europeas.

Pero iniciar este camino no siempre es fácil, ya que generalmente el empresario debe realizar una inversión inicial bastante fuerte – son tecnologías muy caras- que no siempre se recupera con celeridad. Para solventar estos inconvenientes, varios organismos nacionales e internacionales convocan cada año programas de ayuda para empresas que apuesten por las energías renovables.

Una buena ayuda para empezar
El Ministerio de Industria, por ejemplo, a través del Instituto de Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE) dedicará 120 millones de euros en 2009 al Programa de Ayudas a Proyectos Estratégicos de Inversión en Ahorro y Eficiencia Energética. Virginia Vivanco Cohn, del Departamento de Relaciones Internacionales de IDAE explicó -en el marco de la Jornada ‘Incentivos a la innovación y cooperación tecnológica en energía: eficiencia y tecnologías renovables’ organizada por madri+d- que su objetivo es financiar los proyectos más innovadores y eficaces energética y ecológicamente. La fecha límite de presentación de proyectos es hasta el 5 de julio y las bases se pueden consultar en la web del IDAE.

También se presentó en el transcurso de la jornada - incluida en la feria Genera de Ifema- la convocatoria 2009 del programa europeo Eco-Innovación. Beatriz Yordi, directora de la Executive Agency for Competitiveness and Innovation (EACI), detalló que estas ayudas tienen el objetivo de “apoyar la entrada en el mercado de tecnologías y prácticas innovadoras, ayudando a salvar la brecha entre investigación, desarrollo y mundo empresarial, especialmente a las pymes europeas.”

En 2009 se destinarán 30 millones de euros a financiar proyectos que fomenten la eco-innovación en Europa. A la convocatoria pueden presentarse empresas y organismos públicos –no personas físicas- que cumplan las bases y las prioridades marcadas por la agencia. El año pasado no quedamos en mal lugar y España fue el segundo país en volumen de propuestas presentadas y el primero en número de aceptadas. Entre ellas, un proyecto para reducir el consumo de agua en la producción de vino u otro para minimizar el impacto de la industria cerámica en el medio ambiente.

Los beneficios continúan
Una vez desarrollada la idea y financiado el proyecto, todavía pueden arañarse beneficios para el bolsillo del empresario en forma de incentivos fiscales, explicó por su parte José María Cobo, asociado Senior del despacho de abogados Garrigues. La mayor parte de los incentivos dentro de la cadena productor-distribuidor-usuario de energía renovable se los lleva la empresa productora. Especialmente puede beneficiarse de una rebaja importante del Impuesto de Sociedades.

En el año 2002 se estableció este incentivo que permitía recuperar hasta el 10 por ciento de la inversión al año siguiente de realizarla, pero la pérdida recaudatoria originada en 2006 por el descenso del Impuesto de Sociedades se palió con la práctica desaparición de los incentivos medioambientales, cuenta Cobo. En 2011 habría desaparecido, pero actualmente se encuentra en fase de discusión en el Congreso el restablecimiento de este incentivo y su incremento hasta el 20 por ciento para las pymes. “Esto permite ser muy optimista y es un buen momento para invertir en renovables”, asegura Cobo.

También se pueden obtener rebajas en el pago del IBI, en los tributos gestionados por los ayuntamientos y estar exentos del pago del Impuesto sobre la Electricidad. En cuanto a los particulares que apuesten por producir energía solar en sus domicilios –las demás no están incentivadas- solamente pueden obtener rebajas en Valencia y Murcia. La Comunidad de Madrid, que explicó sus líneas de financiación para la promoción de energías renovables a través de José Antonio González, subdirector General de Promoción Industrial, no contempla por el momento este tipo de incentivos.

Tarde o temprano las renovables serán la energía que moverá el mundo. Los interesados en emprender el camino del futuro, tienen en el presente una buena coyuntura para iniciar el viaje.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios