www.diariocritico.com

Obama busca acabar con la discriminación de los homosexuales en las Fuerzas Armadas

El Gobierno del presidente de EE.UU., Barack Obama, comenzó a revisar la política que se aplica a los homosexuales en las Fuerzas Armadas, quienes desde hace 25 años tienen prohibido revelar públicamente su homosexualidad.

El Secretario de Defensa, Robert Gates, según informaron hoy fuentes del Pentágono, defendió la idea de "hacer más humana" la aplicación de la ley hasta que el Congreso, eventualmente, derogue la legislación.

La ley, conocida como "no se te pregunta, no lo digas", fue resultado de la primera gran derrota política sufrida por el presidente Bill Clinton en 1993, después que intentó anular la prohibición contra los homosexuales en las filas castrenses.

Actualmente, y bajo las normas vigentes, a los militares estadounidenses no se les pregunta su orientación sexual, pero ellos tampoco pueden decir abiertamente que son homosexuales a riesgo de ser dados de baja de inmediato, independientemente de que hayan prestado un servicio distinguido en el frente o estén condecorados.

Gates dijo que lo que busca ahora el Pentágono, a la espera de que se derogue la ley, es flexibilizar su aplicación.

Las palabras de Gates se dan en un momento de especial acercamiento a la comunidad gay por parte de Obama, quien el lunes recibió en la Casa Blanca a activistas homosexuales y les prometió que sería su "defensor".

Además, hoy mismo se supo que el Departamento de Justicia no recurrirá el fallo de un tribunal que adjudicó la máxima indemnización -en este caso 500.000 dólares- para Diane Schoer, quien como hombre y con el nombre de David fue comandante de Fuerzas Especiales del Ejército.

Después de 25 años de servicio militar, Schoer obtuvo un empleo en la Biblioteca del Congreso. Pero la contratación se rescindió un día después que Schoer informó que se sometería a una cirugía para un cambio de sexo.

Joe Solmonese, presidente de la Campaña por Derechos Humanos, uno de los mayores grupos de militantes homosexuales, recibió con "aprecio y beneplácito" las palabras de Obama durante el encuentro presidencial y recordó que "son las acciones las que promueven la igualdad, no solo las palabras".

La decisión de no recurrir el caso Schoer, dijo Solmonese "fue la correcta, y supone aceptar el fallo de los tribunales que dice que la Biblioteca del Congreso violó la ley y discriminó contra Diane por ser una mujer que cambió su género".

La decisión "es una señal alentadora de que este Gobierno intenta cumplir con sus compromisos para terminar con la discriminación en los lugares de trabajo" por razones de sexo, indicó Sharon McGowan abogada del Proyecto de Homosexuales en la Unión de Libertades Civiles.

La batalla por la aceptación abierta de los homosexuales en las Fuerzas Armadas será un poco más prolongada y difícil para Obama, quien ahora, en medio de una recesión económica, tiene otras prioridades más urgentes por las que luchar en el Congreso.

En un contexto político difícil, por ahora ni la Casa Blanca ni los demócratas en el Congreso han dado pasos para terminar la ley de "no se te pregunta, no lo digas".

El jefe del Estado Mayor Conjunto, Mike Mullen y otros mandos militares han advertido que la anulación de esa ley debe hacerse de manera cautelosa de manera que no perjudique a las Fuerzas Armadas en tiempo de guerra ni aumente los problemas de personal que ya tienen los militares.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


+

0 comentarios