www.diariocritico.com
El abanico

El abanico

   Viendo lo que está ocurriendo en Italia -aumento de la extrema derecha y el asentamiento de Silvio Berlusconi, incluso después de que se haya puesto el Estado de Derecho por Montera-, podemos imaginar lo que nos espera a los españoles si miramos hacía otro lado y no se toman medidas contundentes contra los corruptos, contra los de la Gürtel, contra Matas y contra todos los implicados en el "Caso Palma Area", y tantos otros. Medidas que no deberían ser solo judiciales, sino medidas políticas que obligasen a los condenados a devolver todo lo que se han llevado, euro a euro, no sea que después de varios años a la sombra, se marchen de rositas a una isla del Caribe, mientras el sufrido contribuyente se las ve y se las desea para acabar el mes. 

   Creo, cree mucha gente que los primeros que deberían reaccionar son los dirigentes de los partidos afectados, ya que estamos ante un fenómeno cada vez más extendido, debido sin duda a que la sociedad española al igual que la italiana da signos de agotamiento, o lo que es peor, de indiferencia ante lo que ocurre a su alrededor, ante lo que hacen sus representantes políticos. Incluso ante una corrupción que afecta a los pilares de la democracia,  de ahí los altos índices de abstención en las últimas elecciones celebradas en Francia y en Italia.

   Pero siendo esto peligroso, lo más grave es que ningún dirigente, en este caso del PP, pero podría ser de cualquiera de los partidos afectados por la corrupción, se capaz de detectar el cáncer que tienen entre sus propias filas.

   Lo que me lleva a preguntarme ¿qué se puede esperar de unos políticos que viendo el súbito enriquecimiento de uno de los suyos no llevan a cabo una exhaustiva investigación para saber de dónde le venía al ex presidente de la Comunidad Autónoma Balear, tanto dinero, tanto lujo, tantos billetes de 500 euros? Una cosa no se le puede negar a Matas y a su señora, la prepotencia, la avaricia de que han hecho gala en estos últimos cuatro años.

   En Baleares como antes en Marbella los políticos corruptos han campado a sus anchas. Todos lo sabían pero nadie fue capaz de presentarse en un juzgado a denunciar a la plana mayor de los dirigentes del PP balear o de Unión Mallorquina. Visto lo visto, se diría que algunos han convivido  cómodamente con quiénes no han tenido escrúpulos en utilizar el dinero público en beneficio propio. Pagar una lechuga con un billete de 500 euros demuestra la impunidad con la que se movían los Matas, la complicidad que encontraban allí donde iban, la indiferencia de quiénes sabiéndolo no lo pusieron en conocimiento de la policía y de la justicia.

   Me consta que muchos otros ciudadanos están avergonzados y preocupados por la mala imagen que se esta dando en el extranjero de nuestro país, en concreto de dos lugares tan emblemáticos para el turismo como son Marbella y Palma de Mallorca, donde tantos extranjeros acuden cada año a pasar sus vacaciones, donde la familia Real tiene una residencia, donde personajes del mundo de la farándula o de las finanzas, sientan sus reales no solo por su clima y por su calidad de vida, también porque la imagen que proyectaban esos lugares era la contraria de la que hoy reflejan todos los medios de comunicación del mundo.

   Años tardará Marbella en recuperar el prestigio perdido, toda vez que aún no se ha celebrado el juicio sobre el "Caso Malaya", pero no menos de lo que tardarán en las islas por el "Caso Palma Area".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios