www.diariocritico.com

Muchos reproches por su clara omisión en la misa de Jueves Santo

El Papa vuelve a omitir el problema de la pederastia para sacudir a las leyes del aborto

El Papa vuelve a omitir el problema de la pederastia para sacudir a las leyes del aborto

Del problema de la pederastia dentro de su Iglesia, nada. Pero sí del aborto. El Papa Benedicto XVI manifestó este jueves santo durante la homilía con motivo de la celebración de la mañana de la Misa Crismal que los cristianos no deben aceptar "leyes injustas" como el aborto, que calificó de "asesinato de niños inocentes aún no nacidos".

   En esta ceremonia, en la que los sacerdotes renuevan sus promesas, añadió que los cristianos "respetan el derecho y hacen lo que es justo y bueno". Sin embargo, "rechazan lo que en los ordenamientos jurídicos vigentes no es derecho, sino injusticia". "La lucha de los mártires consistía en su no concreto a la injusticia: rechazando la participación en el culto idolátrico", puso como ejemplo.

   Además, recalcó que los cristianos deben ser, además, "personas de paz, personas que reconocen y viven el misterio de la cruz como misterio de reconciliación". "Cristo no triunfa por medio de la espada, sino por medio de la cruz. Triunfa superando el odio", añadió.

   Al margen de estas palabras, el Pontífice explicó la razón de ser de la Misa Crismal y apuntó que la consagración de los óleos -que están en el centro de esta celebración y que es realizada por el obispo- "expresan la unidad de la Iglesia garantizada por el Episcopado, y remiten a Cristo, el verdadero pastor y guardián de las almas".

   "El óleo, en sus diversas formas, nos acompaña durante toda la vida: comenzando por el catecumenado y el bautismo hasta el momento en que nos preparamos para el encuentro con Dios Juez y Salvador", agregó.

   Por otra parte, el Santo Padre defendió la diversión -signo del aceite, según explicó- es "buena y agradable en su justa medida". "Es algo bueno poder reír", aunque advirtió que la diversión "no lo es todo, sino una pequeña parte de la vida". "Cuando quiere ser el todo se convierte en una máscara tras la que se esconde la desesperación o, al menos, la duda de que la vida sea auténticamente buena", sentenció.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios