www.diariocritico.com

Por su intervención en el Juicio del 11-M

Los socialistas boicotean la labor de Díaz de Mera en la Eurocámara por 'desobediencia grave a la justicia'

Los socialistas boicotean la labor de Díaz de Mera en la Eurocámara por "desobediencia grave a la justicia"

El eurodiputado socialista Antonio Masip planteó este martes en la comisión de Libertades, Justicia e Interior del Parlamento Europeo aplazar la votación de un informe sobre intercambio de información policial de antecedentes penales, del que es ponente el parlamentario del PP Agustín Díaz de Mera, alegando que existe una "enorme contradicción" en el hecho de que éste último sea responsable de "asuntos importantes" en el Parlamento mientras está "incurso en España en una causa de desobediencia grave a los tribunales de Justicia y de falta de colaboración". Masip auguró, además, que el caso acabará llegando a la Eurocámara.

  El representante del PSOE reclamó también a los miembros de la comisión analizar en detalle la situación de Díaz de Mera en la reunión de coordinadores de grupo, que se celebra esta tarde, para ver si conviene o no mantener al eurodiputado vinculado a determinados informes. Díaz de Mera es ponente de un total de 8 informes relacionados con asuntos de justicia e interior, algunos de ellos aprobados y otros pendientes de ser votados.

  La primera de las propuestas de Masip fracasó y el informe ser votó y recibió la luz verde de la comisión. No obstante, la iniciativa de que los coordinadores de grupo se pronuncien al respecto salió adelante.

  "Es una contradicción que, enfrentándose a los tribunales de justicia públicamente, como lo ha hecho delante de toda España, y no colaborando con los tribunales de justicia, pretenda su nombre figurar como ponente cuando el marchamo de esta comisión es la colaboración con los tribunales de justicia", dijo Masip.

  Sus palabras fueron inmediatamente tildadas por Díaz de Mera de "golpe bajo". "Y cuando utilizo el adjetivo bajo no me estoy refiriendo a la estatura que se mide en centímetros sino bajo desde el punto de vista moral", explicó el aludido, quien relató también que le habían pedido permiso para que Televisión Española siguiera la votación del informe y que con ello contribuyó a su propio "linchamiento moral".

  "Así que acabamos de asistir, con mi autorización, a la escenificación de un linchamiento moral absolutamente injustificado con referencia a un asunto de dimensión nacional utilizando de una manera torcida y abusiva al Parlamento Europeo y su comisión de libertades públicas", se quejó Díaz de Mera.

  "Mi forma de caminar por la vida es vertical, no camino a cuatro patas. La verdad es mi compromiso vital.No temo a la verdad. Reclamo la verdad, proclamo la verdad y exijo la verdad y la rectificación pública", continuó el eurodiputado. Proclamó, además su "colaboración profunda" con la justicia, dijo que "nunca" se había negado a ello y que el tema nacional al que se refirieron los "supuestamente colegas" del PSOE es "duro y complicado".

  "Me he debatido entre la colaboración con la justicia y la fidelidad a una fuente de información. Finalmente, después de ver la traición de la fuente he decidido y decidí hace ya muchos días colaborar con la justicia. Así que no se puede prejuzgar lo que no está juzgado. No se puede sancionar lo que njo está sancionado", se defendió. "Es un comportamiento vil y rastrero traer este asunto a la comision de Libertades Públicas utilizando torcidamente al Parlamento Europeo", apostilló. La intervención de Díaz de Mera fue seguida de un aplauso.


Vergonzoso

  Manfred Weber, en nombre del PPE, salió en su defensa, consideró que su correligionario estaba siendo atacado de manera "inaceptable" y que era "vergonzoso" llevar la polémica nacional a la arena europea. Elogió el trabajo de Díaz de Mera, calificó el informe de "excelente" y dejó claro que el ponente goza de "todos" sus derechos porque España no ha presentado en Bruselas nada en su contra. "Como PPE no vamos a permitir que se socaven sus derechos. Apoyamos al cien por cien a nuestro colega", proclamó Weber.

   El eurodiputao de CiU Ignasi Guardans, por su parte, subrayó que, en la medida en que se trata de un diputado europeo a quien se "acusa" de desobediencia a un tribunal y donde se plantea el "posible delito" de desobediencia, no es sólo una "cuestión española". En segundo lugar, consideró que no se trata tampoco de una mera cuestión jurídica sino política porque, más allá de la inmunidad o no de Díaz de Mera, tiene que analizarse "serenamente" hasta que punto conviene o no que informes relacionados con asuntos de justicia e interior estén vinculados a un eurodiputado "que tiene un determinado conflicto".

  En el turno de réplica y cuando la polémica ya había invadido la sala, Masip dijo que no veía "motivo" para exacerbar los ánimos y que no se podían llevar las cosas "hasta la mentira". "Díaz de Mera ha tenido un problema muy grave en España y el asunto va a llegar al Parlamento. Este ciudadano se ha opuesto a la colaboración con la justicia y no lo podemos poner de ejemplo", remachó.

  Díaz de Mera replicó que él no está acusado de nada y quiso salir al paso de lo que consideró "comentarios fraudulentos". "Si alguna vez estoy acusado de algo, el tribunal competente sería el Supremo, en cuyo caso el asunto llegaría al Parlamento Europeo, pero por el momento no hay nada de nada". Por ello acusó a Masip de haber "mentido".

   Todo el rifirrafe provocó un gran revuelo en la comisión y el malestar de su presidente, el socialista griego Stavros Lambrinidis, que pidió en un momento dado no convertir la sesión en un 'circus máximus' y antes de proceder a la votación se permitió su particular venganza: "Ustedes me han fastididado la mañana, que estaba yendo muy bien, y yo ahora les voy a fastidiar un poco y voy a hablar en griego, así que pongánse los cascos por favor", sentenció.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios