www.diariocritico.com
Pasaba por aquí: Semental y caballero

Pasaba por aquí: Semental y caballero

La antigua estrella porno y flamante diputada en Italia, llamada Illona Staller, pero más conocida como Cicciolina, está a punto de cumplir sesenta años y se va a retirar. Una merecida jubilación  (tres mil euros al mes) para alguien que ha rendido innumerables “servicios” a la patria… Si fuera un sainete tendría gracia, pero no lo es. La realidad política de Italia se ha pasado de largo varios pueblos y roza los límites de lo aceptable hasta para los estómagos más acostumbrados a tragar con todo. Ignoro por qué se empeñan en llamar “caballero” a alguien que prefiere, con mucho, ser un gran semental. Alguien que ha hecho de la Viagra una de las bellas artes y presume de haber “podido” en una sola noche con ocho mozas y haber dejado a otras tres esperando porque (sic) “no podía hacer más, no se puede llegar a todo”. Poco que añadir a esos alardes de macho, a esa ensoberbecida personalidad de quien parece creerse Duce y no gobernante en los tiempos que corren y con la que está cayendo en la vieja, bella y depauperada Italia. Dentro de nada veremos anuncios en chino en los canales venecianos. Dentro de nada el Coliseo será un parque lúdico con propietarios saudíes, orientales o indios. La caída del Imperio Romano ha sido suficientemente analizada por los historiadores. Acaso porque los imperios y las civilizaciones, como los seres vivos, nacen, crecen, se desarrollan y terminan por morir. ¿No será que este modelo europeo al que nos empezábamos a acostumbrar está agonizando? ¿No será que hay otras formas mejores de organizar los gobiernos, la economía y la vida en general? ¿Es razonable pasarse la vida trabajando y cotizando para que, al final, nuestros menguados ahorros se los lleve una residencia-aparcamiento de ancianos donde esperamos la inevitable muerte? ¿Es razonable tolerar que ni uno solo de los centenares de asesores económicos de los gobiernos del mundo previera el desastre? Voy a copiar una cita histórica que una buena amiga ha puesto en su blog. La frase es de Cayo Julio César el viejo y se escribió en esa época que conocemos como “antes de Cristo”, dice así: “Si la clase media sirve para algo es para trabajar y pagar impuestos, con los que podemos sobornar a la plebe de Roma y tenerla contenta y mantenerla dócil. Es cierto que los plebeyos de Roma son animales, pero son muchos y necesitamos sus votos para alcanzar el poder. Que la clase media nos sirva hasta el final, porque los nuevos ciudadanos no piensan nada más que en el trabajo, la industria y el ahorro y otras preocupaciones por el estilo”. Fin de la cita, fin del ciclo, fin de una era. Volvamos al principio. Calígula amaba tanto a su caballo Incitatus (impetuoso) que lo nombró cónsul… El “caballero” que manda en Italia en este siglo XXI parece gobernar con sus gónadas en vez de con su cerebro. Y por estos lares seguimos adormecidos, contribuyendo a que los gobernantes hagan de su capa un sayo con la excusa de nuestros votos. Ya lo dijo Cayo Julio César, somos animales… aunque unos más que otros. Ana Ruiz Echauri. Periodista.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios