www.diariocritico.com

En el acto del Bicentenario del Tribunal Supremo

Dívar, ante el Príncipe, se 'olvida' de su caso personal mientras el Supremo ya le busca sustituto

Dívar, ante el Príncipe, se 'olvida' de su caso personal mientras el Supremo ya le busca sustituto

lunes 18 de junio de 2012, 19:53h
El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Dívar, ha destacado este lunes la "importancia transcendental" de la separación de poderes lo que, en relación con el poder judicial "requiere el reconocimiento del Tribunal Supremo y la organización de tribunales como un sistema básico, esencial e ineludible". En su opinión, un Estado que "socave el poder judicial hace "inexistente" el Estado de Derecho y defiende que el Tribunal Supremo tenga una posición institucional equiparable a los otros poderes del Estado. 
El aún presidente del Poder Judicial ha hecho esta alusión durante su discurso solemne con ocasión del Bicentenario del Tribunal Supremo, en presencia del Príncipe Felipe; el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, los máximos representantes de la cúpula judicial, presidentes de las cortes supremas iberoamericanas y altos representantes del poder político y legislativo.

Dívar no ha hecho mención alguna, ni siquiera por alusiones, a su actual situación al frente del órgano de gobierno de los jueces, que pende de un hilo después de que el pasado sábado se comprometiera ante el Pleno del Consejo a adoptar una medida "rotunda y contundente" a lo largo de esta semana tras constatar la pérdida de confianza de una amplia mayoría de sus vocales.

Tras dar la bienvenida al Príncipe y recordar la inasistencia del rey Juan Carlos, que ha excusado su presencia para acudir a las exequias del príncipe heredero saudí, Divar realizó un discurso centrado en la importancia de la Constitución de 1812 como germen de derechos y libertades y del propio Tribunal Supremo.

Al recordar que la conmemoración de la Constitución es también la celebración de la creación del alto tribunal, ha recalcado que "el Estado de Derecho requiere una estricta separación de poderes y un reconocimiento del poder judicial como un poder del Estado, que organiza una tarea de Estado, lo que a su vez requiere el reconocimiento del Tribunal Supremo y organización de tribunales como un sistema básico, esencial e ineludible".

"El poder judicial ha de cumplir su misión de controlar a los poderes públicos -ha señalado mientras tanto el presidente del CGPJ-. De ahí que un Estado que socave la posición institucional del poder judicial dificulta o hace inexistente el Estado de Derecho". Por ello, ha insistido en que el Tribunal Supremo ha de tener "una posición institucional que le equipare a los otros poderes del Estado".

Igualmente, Dívar ha recordado a lo largo de su discurso la importancia de los estrechos vínculos que durante la mayor parte del siglo XIX unieron al Poder Judicial con los existentes en las diferentes naciones americanas, y que se hacen patentes en la existencia de las denominadas Cumbres Judiciales Iberoamericanas, cuya secretaría permanente está encomendada a España. "La historia judicial común no sólo es historia sino presente, y queremos que siga siendo futuro", ha manifestado.

La lectura del discurso por Dívar coincidió con una protesta de funcionarios frente al Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) --que se encuentra situado frente al Tribunal Supremo--, con motivo de los recortes, que no dejaba escuchar bien su voz desde la biblioteca del Tribunal Supremo, donde la prensa ha seguido el acto.

Los concentrados portaban pancartas en las que se podían leer lemas como "La Justicia está de luto por los recortes, corrupto" o "la banca siempre gana". Además de protestar por las medidas del Gobierno, los manifestantes utilizaron pitos y corearon frases pidiendo la dimisión del presidente del Consejo General del Poder Judicial.

Final de 'la era Dívar'

A tres días de que Carlos Dívar anuncie su dimisión, los vocales ya dan por cerrada su etapa al frente de este órgano y han comenzado los movimientos en busca de sucesor.Según lo que marca la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ), una vez que se produzca la dimisión o cese del presidente del CGPJ, automáticamente el vicepresidente del órgano de gobierno de los jueces, el conservador Fernando de Rosa, pasaría a sustituirle.

En el Supremo la presidencia será por ley para el presidente de sala más antiguo, Juan Antonio Xiol, de la sala de lo Civil y de talante progresista, que en principio ocuparía esa responsabilidad hasta la designación de un nuevo presidente, según han informado fuentes del Consejo.No obstante, magistrados del TS y vocales del CGPJ admiten que no es deseable que se mantenga esa duplicidad hasta que dentro de un año y medio concluya el mandato del actual Consejo y creen que lo más recomendable para la estabilidad es que el presidente del Supremo sea también el del Poder Judicial, como establece la Constitución.

La preocupación por lo que puede perjudicar a la imagen de España en el exterior la próxima dimisión de Dívar es otra de las razones por las que consideran que una sola presidencia es la mejor opción para conseguir el equilibrio necesario. 


Vea también:


Dívar confirma que dejará sus cargos el jueves si sigue sin apoyos 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.