www.diariocritico.com

La respuesta del Gobierno a los reproches por sus últimas medidas

Rajoy: 'No puedo decidir entre un bien y un mal, sino entre un mal y un mal peor'

Rajoy: "No puedo decidir entre un bien y un mal, sino entre un mal y un mal peor"

miércoles 18 de julio de 2012, 10:04h
En la sesión de control del Gobierno de este miércoles, el presidente Rajoy se ha visto obligado a reconocer que su Gobierno está atado de pies y de manos. Si en el debate de una semana atrás dijo que el presidente del Ejecutivo no tenía libertad para decidir sus políticas, este miércoles ha avanzado un paso más hacia el abismo: "Este Gobierno no puede decidir entre un bien y un mal, sino entre un mal y un mal peor". Terrible frase con la que Rajoy contestó a una pregunta del líder de la oposición, Pérez Rubalcaba.
La situación es tan grave y está tan deteriorada que desde el Gobierno de España no surge ni una sola frase de optimismo: todo es pesimismo, un avanzar imparable hacia el abismo, una exigencia máxima de sacrificio constante. Esta realidad ha quedado más que evidenciada en la sesión de control de este miércoles en el Congreso, donde un acorralado presidente Mariano Rajoy se ha visto obligado a reconocer que las durísimas medidas anti-sociales que acaba de adoptar su Gobierno vienen impuestas por Bruselas y por las circunstancias.

"Este Gobierno no puede decidir entre un bien y un mal, sino entre un mal y un mal peor", fue la forma en la que Rajoy se defendió del ataque dialéctico del líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, que dos minutos antes le había dicho que "al menos, no le recorte el desempleo y la dependencia, porque va a llevar a mucha gente a la desesperación", y le había añadido que así no vamos a salir de la crisis y que "únicamente van a crear más injusticia y más sufrimiento".
En la respuesta se pudo ver a un Rajoy superado por los acontecimientos, rebasado por completo. Casi con gesto de impotencia llegó a decirle a Rubalcaba: "Si no puedo bajar los gastos y no puedo subir los ingresos, ¿me podría explicar usted como rebajamos el déficit?".

Previamente, Rajoy tuvo que sufrir el ataque también dialéctico de Cayo Lara, de IU, y del nacionalista catalán Josep Antoni Duran i Lleida, que le habían reconvenido por los mismos motivos. Lara le llegó a preguntar en un momento dado con una terrible ironía lo siguiente: "¿Quién paga esas ideas tan cívicas?", en referencia a reducir la prestación por desempleo "para que los parados busquen trabajo".


"El pueblo no es el enemigo"

"Así no, señor Rajoy, está aplicando la ley del embudo", le dijo Lara para finalmente hacerle una petición formal: "Ordene quitar las vallas de este Congreso. Esto no es el G-20. El pueblo no es el enemigo".

Duran i Lleida, por su parte, arremetió contra medidas concretas del paquete aprobado el pasado viernes en Consejo de Ministros, calificando de "confiscatorio" el incremento del 15 al 21 % en el impuesto a los autónomos, lo cual va a producir "menos consumo, más paro, menos crecimiento". Duran le reprochó que lo cargue todo en las Comunidades Autónomas y que, además, el Gobierno no dialogue cuando muchos le están pidiendo incluso un pacto de Estado.

La defensa de Rajoy fue la ya conocida: sólo los intereses de la deuda han aumentado en 30.000 millones de euros, y debemos el equivalente a un año completo del Producto Interior Bruto Español: ya no nos podemos financiar en el exterior y hay que reducir gastos como sea. Admitió el presidente una vez más que "los efectos [de sus medidas] no se van a producir de forma inmediata", pero que lo fundamental ahora es reducir el déficit público.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

3 comentarios