www.diariocritico.com

Los parados sí tienen descuentos en Barcelona

Historia de un desempleado madrileño que no puede pagar el billete de transporte

Historia de un desempleado madrileño que no puede pagar el billete de transporte

viernes 28 de septiembre de 2012, 09:14h
Un castigo añadido. El que sufren los desempleados para buscar trabajo, porque salvo excepciones, deben pagar el transporte público como el resto de la gente, añadiendo así una carga más a sus escasos ingresos, los que los tengan. Un asunto que empeora en ciudades de enorme extensión como Madrid, donde ocurrió esta historia, que no acontecería, por ejemplo, en Barcelona, donde los parados tienen importantes descuentos.
Una hora punta. Un autobús atestado. Usuarios con prisa y cara de sueño. Entre ellos uno muy especial: un desempleado. Que sube al vehículo y cuando llega a la altura del cancelador de viajes, junto al conductor, no introduce billete, abono o tarjeta de transportes. Simplemente porque no lleva, ya que afirma, tras solicitárselo el conductor, que con el subsidio que recibe -otros no cobran nada- no puede gastar en desplazamientos, a pesar de lo cual tiene que buscar trabajo y presentarse a entrevistas, todas ellas lejos de su barrio.

El conductor muestra su comprensión y, en principio, la mayoría de los viajeros, también. Pero se niega a continuar, porque está prohibido viajar sin billete o título de transporte. Y si sube un inspector, la bronca y algo más es para él, a lo que no está dispuesto. De modo que detiene el autobús, con lo que la comprensión de los usuarios desciende en cantidad y calidad. Todos tienen prisa. Todos, afortunados, llegan tarde a sus trabajos. O a sus citas.

Se lía una pequeña bronca, con una mayoría ya en contra del parado y algunas pocas personas en su defensa, pero el vehículo sigue detenido. Hasta que se soluciona cuando un par de viajeros ofrecen su dinero, un par de euros, al desempleado para que pague el billete, lo que éste en principio no acepta "por dignidad", según expresa, pero finalmente lo hace y todos contentos. Hasta el día siguiente, porque escenas como ésta suceden casi a diario.

Grandes descuentos en Barcelona

Al menos en Barcelona, también con gobierno conservador, de CiU, en su Ayuntamiento, como el de Madrid, con el PP, los parados han conseguido el objetivo que no lograron en en la capital de España, a pesar del apoyo de diversas organizaciones propias y sociales y de muchas asambleas del 15-M. Porque en la Ciudad Condal los desempleados que tengan ingresos iguales o inferiores al salario mínimo interprofesional (SMI) podrán obtener descuentos del 76 al 80% en los títulos de transporte integrados de larga duración, que representan el 90% del total.

Algo que intentó sin éxito en la Comunidad de Madrid el Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea, que registró una Proposición No de Ley (PNL) en la que instaba al gobierno de Esperanza Aguirre a implantar un abono de transporte mensual con un descuento del 30 por ciento sobre el precio general para las zonas de validez para estudiantes y parados y otro 'super-reducido' para pensionistas y desempleados sin prestación.

En el texto registrado, los socialistas piden la implantación de un abono mensual 'reducido' con un descuento del 30 por ciento sobre el precio general de las zonas de validez aplicable a estudiantes que acrediten estar matriculados en cualquiera de las universidades públicas de Madrid y desempleados con prestación contributiva. Pero la mayoría absoluta del PP votó en contra y lo impidió.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios