www.diariocritico.com
Cataluña: confundir deseos con realidades

Cataluña: confundir deseos con realidades

miércoles 14 de noviembre de 2012, 08:33h
Cuando uno pisa la calle en estos últimos dos meses palpa y contempla una Barcelona que aspira más que respira. Una ciudad salpicada con banderas de Cataluña dio paso, desde el 11 de septiembre, a un horizonte plagado de esteladas. Caldo de cultivo más que suficiente para generar una necesidad innecesaria más allá de lo político: la independencia. Aunque al tiempo deja claro que hay un sentimiento en la calle que quiere ser escuchado y hay que escuchar.
 
De momento el paisaje ha cambiado. Hay una nueva especie de geranios en las ventanas de Cataluña, que brotan sin cesar y que en lugar de necesitar agua y sol, reclaman mensajes que les hagan crecer. Los hay de varios tipos: las más simples con rayas horizontales de color rojo y amarillo, las hay con estrellas rojas, con estrellas azules, y también una subespecie que aunque guarda similitudes como la tonalidad, es bien distinta en cuanto al estampado. Esta especie parece que tiene más dificultad a la hora de arraigarse en esta zona del mediterráneo, ya que su presencia es menor respecto a las otras.  Aunque hay otras épocas del año en las que suelen brotar con fuerza coincidiendo, casualmente, con citas futbolísticas de índole internacional.
 
"Cataluña es diferent" seria seguramente la versión que los catalanes harían ahora del lema tan español que protagonizó en su momento aquella campaña franquista promovida por el fallecido don Manuel Fraga. Lema que en la versión inglesa acuñaba aquello de: "Spain is different".

Ahora Cataluña ya sólo juega órdagos y no envites, ya no pretende ser Euskadi, ya no le vale. Parece ser que el pacto fiscal es una concesión necesaria pero insuficiente, según explicó Duran i Lleida recientemente en Protagonistas de Luis del Olmo.
 
Claramente en estas tres semanas de recorrido hacia la gloria del president Mas, el discurso tenderá a la moderación. La voz del Gobierno en Cataluña y la voz del Gobierno catalán en Madrid mantendrán, en la búsqueda de voto, dos caminos, dos versiones , una ambigüedad capaz de otorgarles la mayoría más 'mayoría' posible con el fin de justificar cualquier reivindicación futura.
                                                                                                              
El incendio está provocado, las llamas vivas y el pueblo, según el gobierno catalán, con ganas de desalojo. Pero ¿desalojo hacia dónde? España no les gusta y a Bruselas no les gustan ellos. ¿Y la siguiente alternativa?
 
La frustración genera incomodidad, nerviosismo, rechazo y amargura. La definición correcta es: fracaso de una esperanza. Los catalanes creen en esa independencia explicada por sus gobernantes como el camino más recto hacia un cielo abierto, hacia un paraíso alejado de la crisis. La economía española es para los catalanes como la gripe de 1918 que los europeos llamaron, con toda la intención del mundo, 'la gripe española'. Ahora hay nueva gripe en el ambiente y parece que la solución es alejarse del enfermo creyendo que la enfermedad está en los demás y no ya en uno mismo.
 
En este camino hacia la diferenciación política fluyen los argumentos para iniciar la guerra de guerrillas. La última arma en aparecer en escena es la batalla de las pensiones. El gran déficit que tiene Cataluña con el Estado es la balanza negativa en el pago de pensiones. Comprueben lo absurdo de la situación: donde unos ven el abismo más tenebroso, otros ven la justificación más verosímil. Atención. Desde CIU consideran que la creación de un Estado propio garantizará, en una mayor medida, las pensiones de los catalanes. Y con ello lograr el mejor argumento para justificar su deseo de emancipación. Por su lado, ante el mismo mensaje esperanzador del Gobierno catalán, el PP de Cataluña, que tilda de "telepredicador" al señor Mas, asegura que una Cataluña siendo Estado no podrá garantizar, en ningún caso, las pensiones sin la ayuda del "papa" Estado central.
 
De momento, en Cataluña el número de pensiones se sitúa en 1,6 millones en el mes de octubre. Un incremento de 1,5 % respecto al mismo periodo del año anterior. En total el gasto de la Seguridad Social en pensiones en Cataluña asciende a 1.381,9 millones de euros mensuales, casi una quinta parte del total del país, según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, colocándose a la cabeza en este gasto público. ¿Y quién pagaría estos gastos? Según datos de la Seguridad Social mientras que en el conjunto de España hay 2,39 afiliados por cada pensionista, en Cataluña esta relación se sitúa en 2,11. Dato que certifica que la balanza entre ingresos de cotizaciones y gastos destinados a pensiones y desempleo, no es muy positiva para Cataluña.
 
La primera batalla, pues, está planteada, pero ojo al parche ya que se atisba la que será el segundo gran campo de confrontación: los posibles aranceles comerciales. En este sentido, lo último es el anuncio desde Esquerra Republicana, con el señor Junqueras como candidato, que asegura que España es el más interesado en que Cataluña siga en la Unión Europea porque no le conviene tener que pagar por la entrada del 70% de sus mercancías a Cataluña.
 
Así que atentos al cruce de amenazas que desde esta semana de inicio de campaña y hasta el próximo 25 de noviembre nos espera. Aunque seguro que esto no quedará en esa fecha. Ese sí será el principio de todo. Mientras tantos seguiremos viendo geranios que compiten por ser los más llamativos de la calle.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios