www.diariocritico.com

Exclusiva: los correos diplomáticos de nuestras Embajadas

La 'Operación Emperador' contra la mafia china puso en peligro las relaciones con Pekín

La 'Operación Emperador' contra la mafia china puso en peligro las relaciones con Pekín

- El embajador Bregolat pidió un gesto al Gobierno español para aplacar a los chinos

miércoles 16 de enero de 2013, 09:07h
El Ministerio de Seguridad Pública de China presionó a España el pasado mes de octubre con motivo de la 'Operación Emperador', en la que fue desarticulada una red mafiosa china que había evadido importantes capitales de nuestro país. La operación se saldó con la detención del supuesto jefe de la red mafiosa, Gao Ping, quien resultó ser un influyente miembro de la Conferencia Consultiva de Zhejiang. Tras esas veladas presiones se conoció que el juez instructor del caso, Fernando Andreu, equivocó las fechas de detención, por lo que Gao Ping tuvo que ser puesto en libertad.
Las veladas presiones chinas en relación a la 'Operación Emperador' -desarticulación el 16 de octubre de 2012 de una supuesta red mafiosa china que operaba en España- están contenidas en un fax remitido el 26 de octubre de 2012 por el Departamento de Cooperación Internacional del Ministerio de Seguridad Pública de China a la Consejería de Interior de la Embajada española en Pekín. La traducción de ese fax, así como una valoración del mismo, fue remitida al Ministerio de Asuntos Exteriores por nuestro embajador en Pekín, Eugenio Bregolat, en sendos correos diplomáticos enviados el 31 de octubre y el 2 de noviembre de 2012 y a los que Diariocrítico ha tenido acceso.

Nuestro embajador en Pekín da cuenta de las reacciones chinas relativas a la detención del supuesto jefe mafioso Gao Ping, tanto a nivel oficial como a nivel de medios de comunicación chinos, y pide al Ministerio de Exteriores gestos que calmen los ánimos en las autoridades chinas, dado que este país es importantísimo para el desarrollo económico español.

Como se recordará, a mediados de octubre de 2012 se desarrolló un operativo en el que participaron la Unidad contra la Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), la Unidad contra la Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV), la Oficina Central Nacional de INTERPOL España y la Unidad Contra las Redes de Inmigración ilegal y Falsedades documentales (UCRIF) de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, entre otras.

Esa operación culminó en días sucesivos con la detención de al menos 69 personas y del supuesto líder de la red, el ciudadano chino Gao Ping, que habría evadido de España unos 600 millones de euros. La inquietud en China por esta operación fue evidente, dadas las notas diplomáticas remitidas por nuestro embajador.

China, precisamente, 'duda' de la 'justicia' española

En un correo fechado el 31 de octubre, Eugenio Bregolat informa al Gabinete del ministro de Asuntos Exteriores que el Ministerio de Seguridad Pública chino ha remitido un escrito a la Consejería de Interior de la Embajada en Pekín pidiendo información sobre la "Operación Emperador", y expresando el interés de estas autoridades por estrechar la cooperación con España en la lucha contra la delincuencia internacional organizada.

Hasta ahí, todo normal, pero el embajador español añade la siguiente nota: "La comunicación del Ministerio de la Seguridad Pública termina rogando que 'la Policía' española 'salvaguarde de manera efectiva los derechos e intereses legítimos de los ciudadanos chinos involucrados en el caso'. En el contexto, quizá no es inverosímil interpretar ese ruego como la expresión de una velada sospecha", afirma Bregolat.

Nuestro embajador comunica que es muy posible que los medios -chinos- estén siendo especialmente cautos ante las posibles ramificaciones de la trama en cargos públicos chinos, "tratando de evitar cualquier noticia desestabilizadora, dado el poco tiempo que falta para que comience el XVIII Congreso del PCCh", dado que Gao Ping era miembro de la Conferencia Consultiva de Zhejiang.

Dada la naturaleza del caso y de las personas afectadas, "su evolución es imprevisible", comunica nuestro embajador, por lo que "parece de especial importancia articular una respuesta adecuada a la solicitud del Ministerio de Seguridad Pública" de China.

Esa respuesta podría ser, según Bregolat, una declaración del ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel García Margallo, "u otra autoridad a nivel no inferior al ministerial a medios de comunicación dejando claro que la comunidad china en su conjunto tiene en España una merecida reputación de gente honrada y trabajadora, y que responsabilidad por presuntos hechos delictivos corresponde sólo a quienes los hayan cometido".

El papel 'combativo' de la prensa sensacionalista china

En sus correos, Bregolat hace un repaso de la posición mantenida por la prensa china, señalando que "hay que tener en cuenta que el turismo chino es extremadamente sensible a los problemas de seguridad, por lo que si se produjera un incidente violento contra ciudadanos chinos sin duda causaría un perjuicio potencialmente grave a nuestro sector turístico, entre otros efectos negativos".

En realidad, Bregolat mostraba una gran preocupación por la forma en que la noticia era comentada por los medios chinos, "ya que no es imposible que pudieran llegar a tener una incidencia muy negativa en la relación bilateral". Ponía como ejemplo "elocuente" un artículo publicado ese 31 de octubre en el diario "Global Times" (con una tirada de 1,5 millones de ejemplares).

El "Global Times" de ese día relativa un supuesto incidente ocurrido en España en una tienda de comestibles regentada por un chino, dando a entender -"y es lo preocupante"- que incidentes tan desagradables como este no son algo excepcional en absoluto, y asegurando que la situación de la comunidad china en España es "muy mala".

Queja china por el tratamiento en la prensa española

Esa misma idea le transmitió el director general de Europa del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Liu Haixing, quien, en un encuentro bilateral, dejó patente a nuestro embajador su preocupación por el asunto. Liu Haixing le dijo que las acciones policiales no deben perjudicar la "trayectoria y prestigio comunidad china que con sus negocios legales también contribuyen a desarrollo económico nuestro país, por lo que el Gobierno debe tomar medidas para proteger sus derechos e intereses legítimos".

Liu Haixing se quejó del tratamiento del asunto en la prensa española, señalando que "no pueden exagerar tanto y hay que prevenir consecuencias negativas para las relaciones bilaterales".



VEA TAMBIÉN:

>> Almodóvar, ¿la baza de España en China?

>> El jefe del ISAF en Afganistán se queja de la prensa: "Hagamos lo que hagamos, nos critica por hacerlo mal"

>> Diariocrítico publicará correo diplomático reservados entre el Ministerio de Exteriores y nuestras embajadas

>> Así es Gao Ping, el 'Francisco Correa' de la trama china de blanqueo de dinero


 
 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios