www.diariocritico.com
Susana Díaz obvia el debate de primarias, pide unidad al PSC y da su apoyo a Rubalcaba para regenerar el ideario

Susana Díaz obvia el debate de primarias, pide unidad al PSC y da su apoyo a Rubalcaba para regenerar el ideario

> "Os pido que pongamos los intereses de los ciudadanos por encima de los del partido"
> A los socialistas catalanes les dice: "Sois fundamentales, os necesitamos"... pero en la unidad de España
> "Vengo de una tierra donde las identidades se suman, no se restan", dice Javier Fernández al PSC

sábado 09 de noviembre de 2013, 12:05h
Los dos presidentes autonómicos del PSOE, la andaluza Susana Díaz y el asturiano Javier Fernández, han respetado el deseo de Rubalcaba de que no se hable de primarias ya desde el inicio mismo de la Conferencia Política inaugurada este sábado en Madrid. Díaz obvió el espinoso asunto de las primarias, pidió anteponer "los intereses de los ciudadanos por encima de los del partido", dio su apoyo explícito a Rubalcaba para cambiar el ideario socialista para llevarlo a la sociedad, hizo autocrítica interna y pidió 'unidad en la diversidad' a los socialistas catalanes del PSC. Lo mismo que hizo que Fernández, que llegó a decir a Pere Navarro que "vengo de una tierra donde las identidades se suman, no se restan"

- Todo sobre la Conferencia Política del PSOE
Tanto la presidenta autonómica y próxima secretaria general de los socialistas andaluces, Susana Díaz, como el presidente asturiano y líder del PSA-PSOE, Javier Fernández, han escenificado su pacto con Pérez Rubalcaba y el 'aparato' federal socialista para no hablar de primarias en la apertura misma de la Conferencia Política que se celebra este fin de semana en Madrid. Fernández obvió el tema, directamente, y Díaz llegó a pedirle a los delegados que "antepongamos los intereses de los ciudadanos por encima de los del partido". Y fue más lejos: dio su apoyo explícito a Rubalcaba para que pilote un cambio en el ideario socialista que vuelva a conectar al PSOE con la sociedad.

"Os pido que pongamos los intereses de los ciudadanos por encima de los intereses del partido... y si eso lo conseguimos, esto saldrá bien", dijo Susana Díaz en el inicio mismo de la Conferencia Política, haciendo ver por dónde iba a transcurrir su intervención. Y no defraudó la andaluza: en un tono muy mitinero, sin duda, desplegó un discurso que superaba incluso las fronteras nacionales; un discurso muy pensado, delineado, medido para que simulara casi al de un estadista.

Díaz supo levantar a los delegados: por un lado, aseguró que "este país necesita un cambio de rumbo y quien puede liderarlo es el Partido Socialista"; es decir, que a partir de ahora basta de lamentos y que el "PSOE tiene que ser el partido de la esperanza", aunque para ello "tenemos que demostrar que otra política es posible y que tiene que hacerla el Partido Socialista".

Luego, en esa estructura básica argumental, Díaz se explayó en la parte más social: lo dedicó al Estado de Bienestar y especialmente a su cuarto pilar, el de la dependencia. Habló de la educación pública, de la sanidad que quiere privatizar la derecha, de la justicia que lejos de ser gratuita el Gobierno de Rajoy la 'gallardoniza' y la hace aún más lenta, más cara y, en definitiva, más injusta. Y habló de la inmigración, y de esa "Europa de la ciudadanía y de la solidaridad con la que los socialistas siempre hemos soñado".

Aviso al PSC: 'Convivencia en el proyecto común que se llama España'

Ese esquema le llevó seguidamente a decir a los suyos que para hacer todo eso, para reconstruir el Estado 'deconstruido' por la derecha, los ciudadanos "necesitan encontrar un partido reconocible", con un "proyecto solidario basado en la convivencia mutua y ese proyecto común se llama España y ahí debemos estar todos los socialistas".

De ahí que mandara luego un envenenado "saludo a todos los compañeros, en especial, a los del Partido Socialista de Cataluña", para que "sin dilación abordemos lo que nos une". Al primer secretario de los socialistas catalanes, Pere Navarro, sentado en primera fila, se le torno el semblante en más serio de los normal cuando Díaz le dijo: "Todos debemos estar cómodos, pero con la igualdad y la no discriminación".

Rematando este tema de la construcción interna de España, un tema tabú para el actual 'aparato' socialista, del dijo también al PSC: "Siento la misma emoción escuchar cantar a Estrella Morente a un poeta catalán que a Serrat cantando a Antonio Machado". Es decir, que hay que comprender "cuanto antes que, juntos, somos más".

Reorganización interna: autocrítica, pero con reconstrucción

Y finalmente tocaba hablar de lo interno, de la autocrítica, de que el PSOE debe decir: "Nos equivocamos, pero queremos rectificar". Díaz dijo, pues, que hasta esta Conferencia Política "hemos llegado con ruido mediático, pero también con ruido interno", y por ello avisó que "estamos malgastando energías entre nosotros cuando miles de ciudadanos están saliendo a la calle a defender con orgullo el sello socialista".

Así las cosas, Susana Díaz pronunció una de las frases más esperadas de este Congreso: "Tiene el secretario general [Pérez Rubalcaba] y la dirección federal mi apoyo para impulsar los cambios que este partido necesita para volver a ser reconocible ante la gente, y desde la unidad".

Y sólo un párrafo casi al final para las primarias: "No quiero caer en la tentación de que esto [la Conferencia Política] son sólo primarias: son muchas más cosas", es el "hacer un proyecto transformador para devolver la ilusión a la sociedad".

Javier Fernández, al nacionalismo: "Las identidades se suman, no se restan"

Seguidamente, el asturiano Javier Fernández obvió por completo el asunto de las primarias, pero sí entró a fondo en (contra) el 'nacionalismo excluyente': "Nos gusta la caja única de la Seguridad Social y nos gusta el Fondo de Compensación Interterritorial"; en definitiva, le dijo a CiU y ERC, pero en la cara de Pere Navarro, que seguía sentado en primera fila, que nos gusta "una España más fraterna y más solidaria, ésa es nuestra España".

Y por si no había quedado claro, Fernández añadió que "vengo de una tierra donde las identidades se suman, no se restan", y que "yo he elegido ser español, asturiano, socialista, porque, como vosotros, soy un puzle, un mosaico de cosas diversas y no soy como otros nacionalistas quieran que seamos".

La idea contra el nacionalismo excluyente la desarrolló de igual forma la vicesecretaria general, Elena Valenciano, en un discurso que puso fin a la apertura de la Conferencia: "No les reconocemos a los nacionalistas la capacidad de dar certificados de catalanidad".



Lea también:
- El sindicalista Héctor Maravall explica en Diariocrítico por qué participará en la Conferencia del PSOE y votará a IU
- El PSOE se rinde a la evidencia y su Conferencia Política será un debate previo para las primarias
- Patxi López da el paso para ser candidato: 'Si tengo apoyos no me pondré de perfil'
- Todo sobre la Conferencia Política del PSOE
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

3 comentarios