www.diariocritico.com

Eva Aguilar

Aquí no hablamos inglés

A veces me pregunto si en Nueva York alguien habla inglés. No me malinterpreten, el inglés es, por supuesto, la lengua oficial de esta ciudad. Pero por algo Nueva York es también una de las urbes más diversas del mundo en cuanto a razas y culturas.

Aquí viven en armonía chinos, hindús, judíos, negros, irlandeses, italianos, alemanes, rusos. Eso sí, todos segregados en sus propios barrios y municipios.  Brooklyn es de los asiáticos, Coney Island de los europeos del este y Harlem de los afroamericanos.

Pero en Nueva York hay sobre todo hispanos. Del grupo de habitantes compuesto por las minorías que viven en el estado, el 16% es de origen latino, una cifra apenas superada por el 17% que constituyen los afroamericanos.

Además, Nueva York alberga la mayor población de dominicanos y puertorriqueños en todo Estados Unidos, concentrados en la parte norte de Manhattan los primeros, y en el Bronx los segundos.

Por ello no es difícil entablar una conversación en inglés con el camarero del restaurante o con la empleada de la oficina de correos y de repente darnos cuenta ambos que estamos haciendo el ridículo. Entonces el inglés se deja a un lado y empezamos a entendernos como Dios manda.

Aquí no hablamos inglés. Pero el oído nos traiciona y también estamos perdiendo el español. Lo mezclamos con el inglés de manera brutal y la cosa no parece tener remedio. En Nueva York, el espanglish alcanza dimensiones insospechadas.

El albañil de origen cubano que está intentando arreglarle un problema de humedad en la pared a la vecina del piso de abajo, sube a preguntarme si yo tenga una fuga de agua, y me explica tan tranquilo que el problema es que la señora tiene un “liqueo” en el “rufo”.

Es una pena. Ya no decimos “gotera” sino “leak” y de “roof”, hemos pasado a “rufo”. Se nos van olvidando las palabras y no recordamos que lo que está encima de nuestras cabezas es el techo.

Puedo seguir con otros ejemplos, pero no es cuestión de que la Academia tome nota e incluya estas patadas al idioma en la próxima edición de su diccionario.

En realidad mi intención es darles la bienvenida a este Diario Hispano de Nueva York que la familia de Diariocrítico acaba de estrenar. Este nuevo portal será un medio informativo del momento político y cultural que está viviendo Estados Unidos. Pero también será un reflejo de lo que la comunidad hispana hace y piensa en esta ciudad en la que, a fuerza de ser de otro lugar, es imposible sentirse extranjero.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios