www.diariocritico.com

Rajoy saca pecho en Málaga y asegura que España crecerá más que Alemania en 2015

jueves 22 de mayo de 2014, 21:52h
Mariano Rajoy utilizó un triunfalismo poco habitual en su discurso en el cierre de su intervención en el mitin celebrado en el Pabellón de Deportes de la Universidad de Málaga. Ante más de 4.000 incondicionales entregados, el presidente se presentó como el paladín de las buenas noticias, que, según explicó, serán diarias a partir de ahora. Mirando a la crisis por el retrovisor, como sus antecesores en el estrado, se atrevió a vaticinar que España superará en crecimiento a Alemania, asiéndose a datos de la Comisión Europea.

- Especial: 'España, un país en elecciones'

  • Agencia Puntopress


  • Agencia Puntopress


  • Agencia Puntopress


  • Agencia Puntopress


  • Agencia Puntopress

En un mitin sin incidentes más allá de un anecdótico altercado protagonizado por jóvenes de la Plataforma Antidesahucios, Rajoy sacó pecho lanzando una lluvia de datos positivos sobre los índices de la prima de riesgo, las afiliaciones a la Seguridad Social (crecieron en febrero por primera vez en 68 meses), la creación de empleo y el crecimiento.

Rajoy presumió asimismo de resistencia en el año 2012, que calificó de durísimo, marcado por una enorme crisis de deuda soberana y financiera. "Nadie nos ayudó. Sólo encontré el apoyo del PP. España necesitaba las reformas que pusimos en marcha", aseguró, al tiempo que calificó como "algo notable" que el PSOE trate de llevar a Europa el mismo programa que, a su juicio, hundió a España. "Hemos pasado se ser el enfermo de Europa, al ejemplo a seguir", incidió.

El presidente ensalzó la preparación de Miguel Arias Cañete. "A Europa no se va a improvisar. Nosotros llevamos al mejor candidato", aseveró. Según Rajoy, el exministro sabe negociar, conoce los entresijos europeos y le avalan los 47.000 millones de euros de la PAC conseguidos para España. "Llevan toda la campaña hablando de él. Le tienen mucho miedo", prosiguió.

De progres y pufos

Precisamente fue Arias quien antecedió a Rajoy en el turno de palabra. Antes, un vídeo colorista y cercano, con música de corte folkie,  presentaba al candidato en su faceta más humana, con alusiones al aceite de oliva, caricaturas, negociaciones para el campo... El candidato utilizó su habitual estilo de trazo grueso tamizado por un buen puñado de cifras, siempre utilizadas a conveniencia propia, como cuando habló en términos absolutos y globales del aumento del poder adquisitivo de los pensionistas.

Cañete utilizó la palabra "progres" como hilo conductor, citando a Javier Arenas, presente en la primera fila. Una y otra vez arremetió contra los "progres" desgranando todos y cada uno de los números de la crisis, la deuda o el paro. En este sentido, decidió acortar el campo semántico de las desviaciones económicas y los descuadres financieros hasta reducirlo a la palabra "pufo".

Los dos dirigentes aseguraron que España necesita la "sensatez, la moderación y el trabajo" del PP para volver a decidir en Europa y llamaron a la movilización. Incluso, Arias Cañete invitó a los miles de afiliados a coger el móvil el domingo y a llamar a la movilización colectiva.

Tanto Rajoy como Arias simplificaron las opciones electorales en dos: PP, que es el futuro y la luz y PSOE, que es el retroceso y la crisis. "¿Qué se puede hacer en Europa con 1 diputado o medio?", se preguntó Rajoy en referencia a los partidos minoritarios, que fueron mencionados de una u otra forma por los 5 líderes participantes en el evento.

Antes, llegaron los discursos del candidato del PP a presidir la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, que lanzó varios ataques a la presidenta Susana Díaz, en una suerte de pretemporada en la que anda enfrascado para las próximas autonómicas. Abrieron el acto, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, y el presidente del PP provincial y de la Diputación, Elías Bendodo, pero antes se guardó un minuto de silencio por el agente de Policía Nacional Francisco Díaz Jiménez, asesinado el miércoles en Málaga tras ser apuñalado por un mendigo de nacionalidad alemana.

En las inmediaciones del pabellón, más de medio centenar de autocares y un fortísimo dispositivo policial, daban paso a unas gradas en las que decenas de abanicos intentaban combatir el calor. En el sentido estrictamente térmico.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

3 comentarios