www.diariocritico.com
¿República o Monarquía?

¿República o Monarquía?

jueves 12 de junio de 2014, 11:06h

A menudo surge la pregunta acerca del modelo de Estado que debería tener nuestro país y casi siempre que se examina a fondo y con criterio, se llega a la conclusión de que las decisiones precipitadas no aportan nada, en lo sustancial, a la solución de la pregunta. Muchas personas entienden por República el modelo político contrario a la Monarquía, pero desconocen que la república es el poder que el pueblo tiene para gobernarse, y que en España ese modelo ya existe, y que recae en la potestad que tienen los partidos políticos para ejercer un gobierno mediante el sufragio universal del voto de los individuos en elecciones democráticas.

Lo que se discute en la cuestión a la pregunta, debería ser más acertadamente, Monarquía si o Monarquía no, ya que el modelo de gobierno que tendría una republica no alteraría en nada al que tenemos ahora. Existen varios modelos de república, y hasta en la forma de adoptar un modelo que nos conviniera a todos, sería ardua tarea que podría derivar en desacuerdos, en el mejor de los casos, o tirándonos de los pelos unos a otros, como ya ha ocurrido en nuestra historia.

Si tuviera que confesarme políticamente sobre el modelo que elegiría en nuestro país, concretamente, no vacilaría en lo más mínimo a la hora de apostar por el relevo generacional que se nos plantea en la figura de Felipe de Borbón, y lo haría desde una posición muy lejana a la simpatía monárquica o a la defensa a ultranza del modelo republicano, sea cual fuere. Lo que si tendría claro a la hora de decidir, sería en que país estoy viviendo, ya que no es lo mismo hacer este planteamiento en países del norte de Europa, incluso en Gran Bretaña o Francia, que hacerlo en España, por mucho que nos pese.

La responsabilidad de elección de un modelo de Estado u otro, tiene que ver a mi juicio, con la imagen que desde fuera vayan a tener de nosotros y peor aún, la imagen que podamos transmitir como país solvente. Internacionalmente, no es lo mismo que en España sea el Jefe del Estado Felipe VI, un joven JAS (joven aunque suficientemente preparado) con dominio de idiomas, diplomacia, relaciones con otros países, con gobernantes mundiales y el respaldo de la economía internacional, como garante de la solvencia del Estado, que tener de presidente de la República a un Zapatero o Rajoy cualquiera, sin idiomas, sin peso ninguno en las relaciones internacionales y expuesto a la connivencia con el partido del gobierno de turno.

A nadie debe asustar un hecho puntual en la conducta de la Monarquía, como a nadie parece que asusta la corrupción galopante que padecemos, y de la que no estaríamos exentos con un modelo republicano, ni con un presidente de la misma impoluto, porque parece que eso ya no existe en este siglo que vivimos. Deberíamos pensar más serenamente en la respuesta a la pregunta sobre el modelo que queremos de Estado, pero teniendo en cuenta todas estas cuestiones que, necesariamente, habría que plantearse.

Es cierto que la Constitución dice en su artículo 92, que "las decisiones políticas de especial trascendencia podrán ser sometidas a referéndum consultivo de todos los ciudadanos", pero visto la falta de sensatez que a veces deberíamos tener, la visceralidad con que acogemos los hechos que padecemos y ese temperamento íntimo que tenemos y que nos lleva a romper todas las reglas, apuesto por la imposición del relevo en la Jefatura del Estado antes que arriesgarme a que el presidente de la Republica de mi país sea Cayo Lara o el de la "coleta" que tanto inquieta en estos días, y pasar de ser la España de la pandereta, a la España alejada de todas las órbitas y élites mundiales, como corresponde a un país de nuestro entorno.

Como argumento a mi afirmación sólo voy a poner un ejemplo: Si el Rey hubiera tenido poder político internamente, quizá muchos casos de corrupción no se habrían dado, o puede que sí, pero de lo que estoy seguro y mucha gente olvida, es de que los contratos que firman nuestras empresas gracias a las gestiones del Monarca con los gobernantes de otros países, no las tendríamos con un presidente de una República ni por asomo.

Ismael Álvarez de Toledo

Escritor y periodista

http://www.ismaelalvarezdetoledo.com

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios